Después de 10 años, ¿tiene sentido continuar con nuestro blog?

Continuamos?

En 2006 empezó a dar sus primeros pasos este blog de la mano de Tom. Este año celebramos, por lo tanto, nuestro décimo aniversario. El paso al numeral de dos cifras inevitablemente nos ha llevado a reflexionar sobre este proyecto: ¿hemos conseguido lo que nos propusimos?, ¿qué función cumple hoy día?, ¿deberíamos cambiar algún aspecto?, ¿debe continuar…?

En cualquier caso, sentimos que es necesaria cierta introspección para hacer balance; pero, tratándose de un blog, tiene sentido hacerla en voz alta, así que aquí nos tenéis compartiendo esta discusión con todos vosotros.

Por mi parte, 10 años me parece un número bonito para despedirse. Creo que hemos hecho una labor modesta pero útil, de la que personalmente me siento muy orgulloso. Sin embargo, respecto al provecho que puede seguir ofreciendo un blog como este. En 10 años hemos visto desaparecer muchas de las páginas o aplicaciones recomendadas y aumentar los repertorios de actividades en Internet. Por eso, me pregunto si debemos continuar.

¿Por qué motivos creéis que debería seguir activo el blog? ¿Cómo debería cambiar para adaptarse a los nuevos tiempos? ¿O acaso pensáis que el tiempo de este tipo de páginas ya ha pasado?

¿Qué opináis…?

10 cómics para la clase de español

Dilbert

Uno que le gusta a Tom: Dilbert (fácil de importar a la pizarra digital y tapar el 95% del texto)

El mes que viene cumplimos 10 años y queremos compartir con todos vosotros 100 ideas (ya veremos si tenemos tantas, pero esa es la intención) para celebrarlo.

Vamos a empezar con cómics, con los 10 cómics que más me gusta llevar al aula.

Creo que en alguna ocasión ya he explicado que los cómics me parecen una de las mejores lecturas para aprender un idioma: hay cómics para todos los gustos; se cuenta con el apoyo de la imagen, lo que facilita la comprensión; hay poco texto, por lo que los estudiantes pueden hacer varias lecturas; el lenguaje está muy cerca al habla cotidiana normalmente, etc.

Así que aquí tenéis 10 sugerencias:

  1. MAFALDA de Quino. Junto con Calvin & Hobbes y Peanuts, Mafalda es una de las grandes tiras cómicas de toda la historia. Podemos, por supuesto, practicar el español, trabajar con los personajes y los estereotipos que representan, introducir un tema de discusión en clase a partir de una reflexión de Mafalda… ¡Genial!
  2. A riesgo de sonar repetitivo, insisto en recomendaros la obra de Quino, pero en este caso sus libros de tiras cómicas mudas. Son una herramienta perfecta para practicar la descripción y la narración.
  3. De forma parecida se puede utilizar un clásico del tebeo de humor español: 13, rue del Percebe de Ibánez. Las posibilidades de este tebeo son muchas. Por ejemplo, nos permite presentar el tema de la censura (leed la entrada de Wikipedia). ¿Qué más se os ocurre?
  4. Otra tira cómica con personajes entrañables llena de poesía y humor es Macanudo de Liniers. Si un día no sabéis cómo empezar una clase o necesitáis un pequeño paréntesis de 5 minutos, Macanudo es una buena opción.
  5. La traducción a veces es una buena opción. He usado Maus de Art Spiegelman con estudiantes de nivel alto y siempre ha sido un éxito. Aparte de discutir sobre la relación padre-hijo y de hablar sobre el holocausto, es interesante para repasar la gramática. El padre del protagonista, como inmigrante polaco, comete incorrecciones al hablar en inglés. En la traducción eso se ha trasladado a los errores más habituales de nuestros estudiantes: confusiones entre por y para, ser y estar, pasados… Llevar algunas páginas y dejar que los estudiantes encuentren los errores y los expliquen es un buen repaso de esas cuestiones de gramática.
  6. Una obra que siempre recomiendo a mis estudiantes es Paracuellos de Carlos Giménez. Para aquellos que están interesados en la historia es una lectura apasionante.
  7. También me gusta leer con ellos cómics de otros autores españoles contemporáneos como Alfonso Zapico o Paco Roca. De este último, por ejemplo, El invierno del dibujante es una manera de introducir a los estudiantes en la historia del tebeo español o una página de Memorias de un hombre en pijama como pequeña lectura diaria.
  8. ¿Quién no ha usado nunca una viñeta de Maitena en sus clases de español? Yo las he usado muchas veces para presentar diferentes estructuras y vocabulario: oraciones de relativo, verbos de sentimiento con subjuntivo, adjetivos de carácter, etc.
  9. Otro cómic traducido que he utilizado a veces en clase es Cutlass de Charlier y Giraud. El estilo de dibujo es, además, perfecto para animar a los estudiantes ha crear su propia historieta diseñando unos personajes sencillos con estilo palote.
  10. Por último, los cómics de Juanjo Sáez como El arte, conversaciones con mi madre o Arroz pasado (la traducción del catalán Arròs covat, del que hay serie de animación) o Yo, otro libro egocéntrico, ofrecen situaciones llenas de humor con las que pasar un buen rato en clase.

Por supuesto, la lista podría continuar. Pero lo ideal sería hacerlo con otros puntos de vista, así que… ¿Cuáles son vuestros cómics favoritos para la clase de español?

Ver también

Hacer un remake

Busca una escena de una serie de televisión o de una película en la que dialoguen dos personajes que te parezca interesante. No debe ser muy larga (un trailer siempre puede ser una alternativa).

Diles a tus estudiantes que van a ver una escena y que tienen que memorizarla tan bien como puedan porque luego la van a repetir en parejas. Tienen que intentar recordar las frases exactas con todos los detalles posibles (duración, entonación, etc.).

Avísales de que, si no recuerdan algo, tendrán que improvisar de manera que la escena siga siendo coherente.

Para repetir la escena puedes poner nuevamente el vídeo sin sonido o incluso puedes pedirles que la representen como si estuvieran haciendo un remake.

La historia de una casa

Hace unos días vi una noticia en televisión acerca de la casa más antigua del distrito de Gracia, en el barrio de Vallcarca. Está previsto que este edificio de 1790 sea derruido para cumplir un plan urbanístico que afecta a la zona. La noticia me interesó por diferentes motivos. En primer lugar, por una cuestión sentimental: al ser hijo de Vallcarca, he pasado por delante infinidad de veces y me entristece que vayan a derribarla, porque además me parece muy bonita. Y por otro lado me hizo pensar en que una noticia como esta se podría  usar para la clase de español para imaginar cómo ha ido cambiando la vida de la casa con las generaciones…

  • ¿Cómo era Vallcarca en 1790? ¿Quiénes eran las personas que hicieron construir la casa? ¿Qué había en la casa? ¿Qué hacían cada día?
  • ¿Qué pasó en Barcelona en esos años?
  • ¿Y en 1890? ¿Cómo había cambiado la ciudad? ¿Cómo imaginan a la familia que vivía en la casa? ¿Qué había pasado en esos 100 años?
  • ¿Y 50 años después? ¿Quién vivía en la casa en 1940? ¿Cómo era la vida en Barcelona entonces?
  • ¿Y justo antes de los Juegos Olímpicos en 1990?

Por supuesto, esta actividad se puede hacer con cualquier edificio y no solamente con esta casa. Podemos dividir a los estudiantes en parejas o pequeños grupos y asignarles una época y pedirles que investiguen un poco y busquen información sobre la época, etc. y después imaginen unos personajes y su vida.

Y si elegimos un rincón de la casa e imaginamos diferentes escenas que se han vivido allí, como hace Richard McGuire en su excelente cómic Here.

Antes o después
Si estáis en Barcelona, antes o después, podéis visitar juntos la exposición sobre la fotografía en la ciudad que hay en el Palau de la Virreina.

Viaje por los acentos de España

En una entrada anterior os proponíamos un test que ha publicado El País para reconocer acentos de los diferentes países donde se habla español. Esta semana os proponemos la misma actividad pero con acentos de las diferentes provincias españolas.

Lo más interesante no son tanto los acentos –que en algunos casos pueden ser difíciles de identificar, especialmente para nuestros estudiantes– como las diferentes palabras o expresiones que explican las personas que salen en los vídeos. Es una magnífica manera de poner en contacto a los estudiantes con la variación lingüística.

Además de intentar hacer el test, especialmente para que puedan identificar hablantes del norte o del sur, por ejemplo, podemos explotar este recurso y las provincias españolas en general de muchas otras formas:

  • Les damos una palabra (con un ejemplo o con opciones) y pueden intentar adivinar el significado. Después ven el vídeo y comprueban la respuesta correcta.
  • Por parejas, tienen que intentar colocar algunas provincias en un mapa mudo siguiendo las indicaciones del compañero y practicar estructuras como: ¿Dónde está Salamanca?, Está al lado de…, encima de…
  • Cada estudiante prepara una pequeña presentación sobre una provincia española para sus compañeros: el clima, el paisaje, los monumentos principales, actividades recomendadas, platos típicos, costumbres y tradiciones, personalidades importantes…
  • ¿Y un viaje por España? En las jugueterías podéis encontrar juegos de mesa que se basan en esto, pero si no tenéis ninguno a mano, podéis preparar uno con vuestros estudiantes. Lo más divertido será ponerse de acuerdo en las reglas del juego.

¿Alguna idea más?