Haciendo boca con la lista de la compra de la semana

 

Pictionary, La compra de la semana 1

La semana pasada Xavi nos hablaba de actividades motivadoras y significativas. Aquí un ejemplo de la clase de nuestra compañera Susana Ortiz, que trabajaba el léxico de la comida (alimentos, formato de presentación — paquete, lata, botella — los precios, etcétera) en una clase de A2.

Después de un Pictionary de "todo el léxico que ya sabían" (ver imagen, arriba), Susana les pidió que — en grupos de tres — hicieran la lista de la compra de la semana (ver la segunda imagen, abajo).

Pictionary, La compra de la semana 2

Tuvieron que negociar y ponerse de acuerdo (¡como buenos compañeros de piso ;-) !) y estimar el precio total. Luego, en el descanso, bajaron al supermercado para comprobarlo.

Susana nos comenta que luego el total les pareció excesivo y la actividad dio mucho de sí: hubo que recortar el presupuesto, eliminando algunos de los productos de la lista, y cambiando lo que ya tenían en mente para comer durante la semana.

Hablaron de comida, platos fáciles para preparar, etcétera y, haciendo boca, acordaron hacer un pícnic el viernes en el Parque de la Ciudadela.

Continuará…

Actividades para Sant Jordi (23 de abril)

La leyenda de Sant Jordi

La leyenda de Sant Jordi | Imagen: Xapo

Para los que dais clase en Barcelona (y por qué no, en otros lugares), el jueves 23 es Sant Jordi. Es un día importante en la vida de la ciudad y os proponemos algunas de las actividades que ya hemos publicado que se adaptan bien si queréis hacer algo especial.

Y, si os gusta la idea de crear poemas en clase, también tenéis esta otra entrada en nuestro blog de tecnología (contenidos en inglés) que genera un producto final curioso:

Gamificación con cartas y manzanas y un poquito de miel

Hoy os proponemos dos juegos de cartas que pueden dar buen resultado en la clase de español.

Y, además, aprovecho para proponer la cita de esta semana, un fragmento del prólogo de El conde Lucanor en el que Don Juan Manuel dice:

los médicos mezclan con aquella medicina con que quieren curar el hígado, azúcar o miel o alguna cosa dulce

Creo que al diseñar nuestras clases debemos tener siempre esto en cuenta: nuestros alumnos aprenderán más si se divierten. No es nada nuevo y, como veis, en el siglo XIV ya lo tenían muy claro, pero siempre está bien recordarlo y cuando pensamos en una actividad tenemos que plantearnos si resultará atractiva para los estudiantes, distraída, interesante, motivadora…¿Podemos enseñar lo mismo de una forma más divertida?

¿Cómo podemos hacerlo? Pues añadiendo esas cosas dulces como el azúcar o la miel: elementos lúdicos (ahora está muy de moda hablar de ludificación o gamificación — aunque los profesores de lenguas extranjeros llevamos "gamificando" nuestras clases años — y podéis encontrar muchas ideas en la red sobre cómo hacerlo, por ejemplo aquí en nuestro blog, en las entradas sobre "Juegos"), promoviendo la creatividad, la participación (en todo el proceso) y el trabajo en equipo.

Así que vamos con las propuestas.

El primer juego se llama "Cards against humanity" o "Cartas contra la humanidad". Se trata de un juego de cartas en el que los jugadores tienen 10 cartas blancas de respuesta. Por turnos cada jugador desempeña el papel de zar y lee una carta negra de pregunta. Las preguntas son cosas como: ¿Quién se ha comido todas las galletas?, ¿Qué me han estado ocultando mis padres?, La vida era difícil para los cavernícolas antes de….

Cada jugador elige la respuesta que cree que es más divertida de entre sus cartas blancas. El zar las lee y elige su favorita y explica por qué. Ese jugador consigue un punto. Al final de la ronda, el jugador con más puntos gana. Las cartas blancas suelen ser una frase nominal o un infinitivo. Algunos ejemplos: Los Simpsons, Comer sandía, Los empollones, Un buen salchichón…

El nombre del juego alude a los "crímenes contra la humanidad" por el (¡atención!) contenido políticamente incorrecto de las cartas, así que para evitar conflictos tenemos una excusa perfecta para que sean los propios estudiantes los que diseñen las cartas con las que se va a jugar.

En el enlace podéis echar un vistazo al juego en español (se puede descargar gratis gracias a una licencia de Creative Commons) para ver cómo son las cartas, pero insisto en que para nuestra clase debemos preparar nuestras propias tarjetas. Aquí tenéis los moldes para las cartas blancas y negras (pero a que también encontrarás fácilmente papel para reciclar, ¿verdad?)

Juego de cartas

Mecánica básico del juego Apples to Apples: ya que se acerca Sant Jordi, ¿qué tal un juego de cartas del amor? Ver también los comentarios.

El segundo es una versión más amable del primero y se llama Apples to apples” (entrada de Wikipedia, en inglés) "Manzanas con manzanas". La idea es muy similar: un jugador, el juez, coge una carta verde que contiene un adjetivo, cada jugador elige una carta roja (tienen nombres de personajes famosas, colectivos, etc.) de su mano que cree que es la que mejor casa con la verde, después cada jugador explica por qué cree que la suya es la mejor combinación y el juez decide la ganadora. Después un nuevo jugador adopta el papel de juez y cuando se termina la ronda gana quien más puntos tenga.

Aquí también os proponemos que sean los alumnos los que han de hacer las cartas.

Y ¡a divertirse!

Ver también:

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase — célebre o no — de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.

Crear tu propio juego de la oca

Cartulinas
Yo recorté las cartulinas pero el resto del trabajo lo van a hacer mis alumnos…

Tanto Tom como yo, pensamos que la mejor manera de aprender es hacer cosas. Por eso, siempre sugerimos que sean los propios estudiantes los que preparen el material con el que practicarán el español. Hoy os proponemos una actividad de este tipo.

Todos hemos jugado alguna vez al juego de la oca o algún otro juego similar, ¿verdad? Y ¿por qué no hacer nuestra propia versión?

Lleva un juego de la oca a clase y, después de una pequeña actividad de presentación (algún pequeño ejercicio para descubrir el tema de la actividad), echad una partida. Después, reparte unas cartulinas y, en pequeños grupos, pide a tus estudiantes que diseñen un juego de casillas. Juntos, tienen que decidir las reglas del juego, a qué acciones obliga caer en determinada casilla, etc.

Aparte del vocabulario y de estrategias de negociación, puedes practicar con esta actividad estructuras condicionales y perífrasis de obligación o imperativo: si caes en esta casilla, tienes que retroceder dos / retrocede dos.

Una vez acabados los tableros, los estudiantes se mezclan con estudiantes de otros grupos y juegan una partida.

Tom añade:
¡No recordaba (quizá ni sabía) que todos los juegos de la oca tienen tantas casillas especiales!

Quizás podríamos "pasar" de la tradición y crear juegos de la oca temáticos, por ejemplo del Camino de Santiago:

  • Bebiste de un pozo envenenado. Pierdes un turno.
  • Señalización defectuosa: Tira dos veces — ¡hacia atrás!
  • Etcétera…

En vez de numerar las casillas, podrían poner nombres de pueblos y ciudades: Puente la Reina, Logroño, Santo Domingo de la Calzada…

  • León: ¡Qué maravilla de catedral! … ¡Pero pierdes tu turno!
  • Frómista: ¡Tienes ampollas! Pierdes un turno
  • Ponferrada: ¡Quedas detenido por los Templarios! Pierdes dos turnos

Si tenemos acceso a gente (¿otros profesores…?) que han hecho el Camino, quizás podrían preguntarles sobre sus experiencias y los posibles percances del viaje.

Y desde luego, los alumnos también tendrían que ilustrar sus casillas:

Con pan y vino se anda el camino

Divertido.

Juego fácil y divertido: Trueque a ciegas

tarjetas

Ejemplos de tarjetas para la actividad (entre paréntesis, con un nivel más alto, puedes ir añadiendo posibles defectos, etcétera…)

Da a cada estudiante una tarjeta con el nombre de un objeto.

En parejas, los estudiantes tienen que describir propiedades de su objeto sin decir de qué se trata con el objetivo de decidir si intercambian su objeto con el de su compañero.

Finalmente, se hace una puesta en común para ver quién ha perdido una gran oportunidad, quién se ha librado de un trasto inútil y ha conseguido algo mejor o quién ha conservado un buen objeto.

Si los estudiantes tienen un buen nivel de español, puedes ir complicando la actividad, como hemos propuesto en los ejemplos de tarjetas; o por ejemplo, dándoles una serie de objetos y un problema que tienen que solucionar ("tienes que hacer un regalo, pero no tienes dinero; tu habitación es muy aburrida y necesitas algo que le dé vida…").