¿Qué tipo de lector eres?

Una idea para la clase de español a partir de la entrada de un blog sobre los diferentes tipos de lectores.

Para explotar la página, yo primero escribiría la siguiente lista de palabras en la pizarra y pediría a los estudiantes que en parejas intentasen definirlas todas: promiscuo, cascarrabias, cronológico, aniquilador, ocupado y somnoliento. Para las palabras que desconozcan pueden usar el diccionario, pero tienen que pensar en cómo explicarían el significado de la palabra en español.

Después les propondría que piensen en una palabra que se puede describir combinándola con todas las palabras anteriores y que piensen por qué. Pueden salir cosas muy originales y divertidas: un amante promiscuo, cascarrabias…; un profesor… Si les cuesta, dales un ejemplo.

A continuación, les mostraría la página y les pediría que definiesen al lector promiscuo, el lector somnoliento, etc. y compararíamos sus definiciones con las que se dan en la página.

Por último, les pediría que elaboraran su propia clasificación. ¿Qué tipos de estudiantes de español hay? ¿Y de profesores? ¿Y de vecinos?

Dibuja tu personaje como los Mr Men

Mr Men

Los Mr Men son fáciles de dibujar — o de imitar, al menos

¿Sabes quién es Roger Hargreaves?

A lo mejor el nombre no te suena, pero seguro que alguna vez has leído (o al menos visto) alguno de sus cuentos. Su serie de Mr. Men (y también tiene Little Miss) es muy famosa.

¿Qué te parece llevar alguno de sus libros a clase y pedir a tus estudiantes que piensen en un personaje que represente un rasgo de carácter como los de Hargreaves y creen su propia historia en función de la personalidad elegida?

O que lo dibujen, como en la imagen…

Las autoridades sanitarias advierten de que no saben de gramática

No saben de gramática

Errores básicos… ¿o de traducción? | Photo: Tom Walton

Toni Martín encontró el siguiente texto en Internet…

Muchos de vosotros conocéis una famosa frase que viene impresa en casi todos los paquetes de tabaco, ya sean cigarros, puros, o de cualquier otra índole. En ella, se nos advierte de esta manera:

"Las Autoridades Sanitarias advierten que el tabaco perjudica seriamente la salud"

Pues bien, en esa frase existen una serie de errores. Los dos primeros se encuentran en "Autoridades Sanitarias", que ambas deberían escribirse en minúscula. El tercero de ellos es una locución que aún discuten los gramáticos y los intelectuales de nuestro país. En nuestro idioma, el español, existe tanto "advertir" como "advertir de", teniendo ellas significado distinto. "Advertir algo" es darse cuenta de ese algo, mientras que "advertir de algo" significa enviar una advertencia ante un peligro o situación. Por tanto, debió escribirse "advierten de que".

Otro error lo encontramos en "seriamente", y radica en que esta palabra deriva del inglés "seriously", que quiere decir gravemente. En el español, los problemas no son serios o alegres, son graves o leves. El penúltimo error, yace en el verbo "perjudicar", que requiere, en este caso la preposición "a" para introducir al suplemento "la salud". El último error de todos no es un error gramatical, y quizás algunos no lo tomen como un error, pero que yo sepa el tabaco no perjudica a la salud, lo que provoca este efecto es la acción de fumárselo.

Resumiendo, la correcta construcción de la advertencia que se nos hace debería haber sido:

"Las autoridades sanitarias advierten de que fumar tabaco perjudica gravemente a la salud"

O para los menos cursi:

"Las autoridades sanitarias advierten de que el tabaco perjudica gravemente a la salud"