Juegos de naipes para aprender vocabulario

Juego de cartas IH Spain

El equipo de marketing de International House España (IH Spain) ha producido unas barajas de cartas con divertidas imágenes que ilustran una frase hecha en español y la explicación de su significado. Ya he podido usarlas y me parecen geniales.

Hemos probado dos maneras de jugar:

1) Colocar las cartas boca abajo y los estudiantes, por turnos, levantan dos cartas para emparejar una expresión con su significado, como en el juego del memory. El estudiante que consigue más parejas gana.

2) En parejas o tríos, cada estudiante tiene 3 cartas con expresiones y 3 cartas con significado y echan una (expresión o significado), los otros jugadores tienen que tirar una de sus cartas para formar una pareja. De manera que, si juegan tres y el primero ha tirado una carta con una imagen, los otros dos deberían tirar una carta con una expresión que creen que forma pareja (si la tienen) o cualquier otra. Si consiguen formar parejas, ganan un punto.

En este caso, lo mejor ha sido cómo los estudiantes discutían las reglas. Esa ha sido la práctica realmente interesante. Así que os animo a que hagáis los mismo: hacedles inventar un juego a ellos mismos. Y, además, han aprendido alguna expresión nueva y palabras como "tirar", "robar", "pasar", "baraja", "cortar"… que también han dado mucho de sí.

¿De qué otras maneras creéis que se podría jugar con las cartas?

Si os gustan las cartas, podéis poneros en contacto con International House Spain para ver si hay alguna manera de conseguir un juego (por ejemplo, durante los Encuentros Prácticos que se celebran en diferentes países).

Pero si no podéis haceros con una de estas barajas, no pasa nada…

Tarjetas caseras

Podéis hacerlas vosotros mismos, o aún mejor: ¡vuestros estudiantes!

Presentarnos el primer día de clase, de la A a la Z

B de Bel

Be de Bel… (y de paso A de Amor de mi vida, dice Tom 😉 )

El otro día leí una presentación que me llamó mucho la atención: el autor había hecho una lista con las cosas que le gustan ordenadas alfabéticamente. De una forma tan sencilla estaba dando mucha información sobre la imagen que quería transmitir de sí mismo.

Esta actividad la podemos hacer con nuestros estudiantes el primer día de clase, como presentación.

Para estudiantes de niveles bajos, puede ser también una manera de repasar el alfabeto y la pronunciación.

Podemos plantearla de diferentes formas:

  1. Pueden elegir algunas letras y escribir entre una y tres cosas que les gustan para cada una de ellas o podemos animarles a que intenten encontrar al menos alguna cosa para cada letra. (Con letras como la eñe o la equis, podemos aceptar palabras que las contengan para que sea más fácil). Por supuesto, se aceptan nombres propios: ciudades, países, grupos de música… Así, también podemos trabajar cómo se pronuncian determinadas letras y palabras en español. Esta puede ser una actividad para manejar el diccionario también.
    Después el estudiante podría hacer una presentación del siguiente tipo (eligiendo las 5 letras más relevantes de su alfabeto): Mi abecedario es a de "azul", b de "Barcelona", c de "chocolate"…
    Se podrían colgar los alfabetos en la clase y les podemos animar a que les den una forma divertida o los ilustren con fotos (ver ejemplo, arriba) o con dibujos. (ver ejemplos, abajo)
  2. En un nivel más alto se les puede pedir que justifiquen sus palabras: Mi alfabeto contiene la k de "kiwi", porque el kiwi es mi fruta preferida y la erre de "Roma" porque Roma es la ciudad donde he nacido…
  3. Si pueden hablar más en español pueden intentar comparar sus listas y elegir solo una palabra con cada letra para formar el abecedario de la clase.
  4. Podemos repartir a cada estudiante unas tarjetas con algunas letras y sus palabras. Comparan con los compañeros sus tarjetas: Tengo una te de "Toledo" y una ese de "sopa"… Después pueden intentar cambiar las tarjetas que incluyen palabras con las que no se identifican por otras de sus compañeros: Te cambio la te de "Toledo" por la ge de "gatos"…

G de gato, T de Toledo

Ge de gatos, Te de Toledo, Be de bicicleta (y Be de Brahamontes, ¡claro!)

Es un modo divertido de presentarse a través de las palabras, perfecto para cualquier nivel, y en niveles bajos una manera de practicar el abecedario y la pronunciación.

Ver también esta actividad, para amantes de los gatos 😉 !

La tecnología no para enseñar sino para aprender

Your whole purpose is your learners' autonomy and your own redundancy | Michael Lewis, The Lexical Approach

Como profesor/a eres un pájaro, un pájaro con un nido lleno de crías. Tu trabajo es darles de comer, el subjuntivo en sus múltiples formas son gusanos: gordos y feos pero necesarios para que aprendan a volar…

Y tu objetivo principal es ése: que abandonen el nido, porque ya saben volar, porque ya no te necesitan, como propone Michael Lewis en nuestra cita de hoy.

La tecnología no para enseñar sino para aprender
Con el tiempo, he pasado de ser profesor de idiomas a ser más bien profesor de informática, dedicando al año muchas más horas a enseñar informática a profesores de idiomas que a enseñar el idioma de Shakespeare a los estudiantes de mi inglés materno.

Como profe de informática también soy pájaro y a menudo cuando veo volar a mis crías pienso que he hecho francamente mal mi trabajo: yo les enseñé a no utilizar la tecnología y a ponerla en manos de sus alumnos — y sin embargo continúan dedicando horas a buscar imágenes en Google y a preparar sus PowerPoints. Y (mea culpa) nuestra cuenta de Instagram sigue sin tener ni una solo foto hecha por un alumno…

Creo que en el mundo de la enseñanza de los idiomas (quizás en el de la enseñanza en general) nos hemos equivocado de camino: mientras nuestros alumnos han salido disparados por una autopista que abrieron hace ya unos cuantos años, los profesores hemos continuado por una pista sin asfaltar que hemos seguido desde hace siglos que conduce sólo al pueblo de nuestros antepasados, a la metodología de siempre: yo enseño, tú aprendes.

Pero ¿por qué continuamos utilizando nosotros la pizarra, por muy digital que sea, cuando en los bolsillos de casi todos nuestros alumnos, hay posibilidades casi infinitas en los dispositivos que a menudo superan en cantidad al número de personas que tenemos delante nuestro en clase, cuando (si les pedimos no que apaguen sino que enciendan) la tecnología que llevan en sus bolsillos les llevaría más rápido a nuestro objetivo común: poder dejar de pagar para aprender el idioma de Cervantes?

Camino hacia la independencia con la tecnología
Os proponemos las siguientes actividades para que vuestros alumnos comienzan a independizarse. Y ya que hemos comenzado con Michael Lewis, autor de The Lexical Approach, las 4 son para ayudarles a mejorar su vocabulario — posiblemente el camino más directo a la autonomía.

1 | Memrise, para aprender vocabulario
Durante muchos años recomendaba a mis alumnos hacer listas de vocabulario a dos columnas, con la traducción en la segunda columna, taparla e ir bajando, comprobando así que habíamos aprendido el vocabulario nuevo:

Aprender el vocabulario (versión 1987)

Aprender el vocabulario, versión 1987 — cuando no había (!!!) apps

Hoy en día Memrise nos permite hacer algo parecido en el móvil pero de forma mucho más divertido.

Actualmente tiene más de 300.000 "cursos" creados por los usuarios para aprender no solamente idiomas como el español o el inglés (y mucho más aparte de idiomas), es gratis, disponible para iOS y Android, adictivo y basado en principios sólidos sobre el aprendizaje.

Para los idiomas, los "cursos" (muy fáciles de crear) pueden ser las fichas de vocabulario de un determinado tema o unidad didáctica, del vocabulario que haya salido durante una semana, un trimestre, etcétera.

Recomiendo:

  1. Probarlo tú con un idioma que tú quieras aprender (o probar con 1026 phrasal verbs en inglés 😉 )!
  2. Crear tú un "curso" para tus alumnos
  3. Pedir un voluntario para crear el siguiente, y el siguiente…
  4. Proponer a los alumnos que hagan otros cursos y/o continuar creando ellos sus propios cursos, por su cuenta, de forma autónoma, a compartir (o no) con sus compañeros

2 | Quizlet, también para el vocabulario
Bastante parecido a Memrise, Quizlet no es tan bonito y moderno (y tampoco tan adictivo) pero con una ventaja importante: una lista de vocabulario se puede importar de Word o de Excel o de un documento de Google Drive compartido.

Recomiendo hacer con Quizlet lo que hemos propuesto con Memrise, pero al crear el voluntario el primer curso para la clase, sugiero la siguiente dinámica:

Tu trabajo, SOLO el 4 y el 5

  • Formar un pequeño grupo (2 o 3 personas) de voluntarios que escribirán el vocabulario en un documento de Google Drive que compartirán también contigo
  • Hacer tú las correcciones necesarias
  • Importar ellos el documento corregido a Quizlet
  • Compartirlo con los demás miembros de la clase

3 | Instagram en vez de hacer los deberes
Sobre todo quizás en niveles más bajos, si tienes muchos usuarios de Instagram en tu clase, como hemos comentado en una entrada anterior, puede ser una herramienta muy interesante para ir creando un diccionario visual de lo que se ha visto en clase.

Es un trabajo que los alumnos harán en gran parte fuera de clase pero muy bueno para reciclar lo visto en clase. Temas: comida, transporte, electrodomésticos, etcétera — repasamos el vocabulario fotografiándolo en el móvil.

Camino a la independencia, es muy bueno despertar ese interés: entro donde sea, en una tienda, en un bar, tengo delante mío una playa — ¿qué objetos puedo fotografiar y cómo se dicen en castellano?

En ese camino, el resultado es importante (¡motiva!) pero también lo es que el alumno aprecie que su profe no va a hacer todo el trabajo y que ese trabajo no se hace exclusivamente en horas de clase.


Atención a la privacidad
En Instagram podemos mantener la privacidad y tanto para profesores como para alumnos que no quieran mezclar su vida privada con la vida de la clase, abrir una segunda cuenta de Instagram es una alternativa. Hay apps que nos permiten llevar dos desde un único dispositivo y también se pueden llevar (como hago yo), desde dos dispositivos diferentes — un móvil y un iTouch, por ejemplo.

Ver también la privacidad en Memrise, Quizlet (interesa también esto) y Twitter.


En niveles superiores, creo que Instagram es más interesante para otro tipo de actividad, sobre todo aquellas que generen más interacción — oral o a través de los comentarios a las fotos. En niveles más bajos, trabajamos con sustantivos fotografiables pero a partir de un B2 son unidades léxicas más complejas, más abstractas y menos fotografiables.

Ver sin embargo la muy interesante iniciativa de InstagramELE.

Hace 30 años siempre acababa mis clases con una frase que mis alumnos odiaban: "For homework, I'd like you to…". Hoy, en la única clase que hago cada semana, les digo "Can you Instagram that…?"

4 | Twitter para aprender el vocabulario con Andrés Iniesta (etcétera)
Para los usuarios de Twitter, a partir de pongamos un B2, seguir a algún famoso que nos interese (un futbolista, por ejemplo, si nos interesa el fútbol) también es buena manera de practicar el idioma.

Es una excelente manera de poner a prueba nuestra comprensión escrita (también oral si tuitea videos) y marcando como favoritos aquellos tuits que contengan palabras o expresiones que entendemos (o casi) pero no usamos es una muy buena manera de ampliar nuestro vocabulario (y sorprender luego a nuestro profe, que alucinará con lo que sabemos decir ¡sin intervención suya!).

Recomiendo pasar después el nuevo vocabulario de los favoritos de Twitter, a una libreta, o a Quizlet o Memrise…

Aquí, para poner a prueba vuestro inglés (¡y francés!) 😉 , os explico la idea con detalle:

Para los que no son usuarios, hacerse una cuenta es gratis y muy fácil, y seguir única y exclusivamente a Andrés Iniesta o quien sea, a nadie más y no tuitear tú jamás también es una opción. No se trata de estar o no en Twitter, se trata de aprender el castellano como sea, y en parte por tu cuenta.

Otras apps
Anteriormente también hemos recomendado Kahoot, siempre y cuando el trabajo lo hagan los alumnos, no el profesor, preferiblemente en pequeños grupos.

Por lo general, no soy partidario de pedir a los alumnos que instalen apps (a no ser que realmente las vamos a utilizar mucho — como podría ser el caso de Spreaker Studio si quisiéramos hacer que hicieran un podcast semanal. Pero sí suelo recomendar apps que les ayudarán a independizarse de mí, como podría ser el caso de la app de gramática de Difusión (7.99€, pero se puede probar gratis).

Dicho sea de paso, si queréis un buen warmer, pedirles que comenten con sus compañeros qué apps tienen y cuáles usan más en sus móviles. Y ¿verdad que siempre recomiendas que cambien en su móvil el idioma al castellano?

Pero si nos queréis proponer otras apps — sobre todo las que liberarán al alumno del martirio de su profe (!) — por favor, no dejéis de hacerlo, abajo, en los comentarios.

Recomendamos
Por las actividades prácticas que incluyen, entre otras cosas, recomendamos dos libros de Michael Lewis: The Lexical Approach (1993 | Amazon) y su hermano menor, Implementing the Lexical Approach (1997 | Amazon).

¡Debería haber un app que nos permitiera calcular qué porcentaje de nuestras clases dedicamos a la gramática vs el vocabulario (y un largo etcétera)!

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #23
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

De la teoría a la práctica, de la práctica a nuestro desarrollo profesional

Hace unas semanas di con una cita que decidí apuntar porque resume muy bien la función de actos como los Encuentros Prácticos que organiza International House junto con la editorial Difusión.

La cita, tomada del libro Aspects of Language Teaching de H. G. Widdowson dice que:

The reflexive nature of pragmatism, with theory realized in practice, practice informed by theory, brings natural benefits in that it serves the cause both of effective learning and, as a corollary, of the professional development of the teacher

Es decir, que la teoría llevada a la práctica y la práctica modelada por la teoría contribuyen tanto al aprendizaje eficaz como al desarrollo profesional del profesor. Nada que a estas alturas no supiéramos, cierto, pero sobre lo que vale la pena reflexionar un poco.

La frase podría ser el lema de los encuentros porque el objetivo de estas jornadas es precisamente contribuir al desarrollo profesional de los profesores y, en consecuencia, conseguir que sus estudiantes aprendan de forma eficaz, y por eso se combinan conferencias más teóricas (en la medida de lo posible con ejemplos claros de aplicación práctica) con talleres, intercambio de experiencias, etc.

En la página del Encuentro Práctico podéis echar un vistazo al programa de los dos próximos: el que se celebra en Moscú esta semana y el de Barcelona del mes de diciembre y comprobaréis lo que os digo. En el Encuentro de Moscú, por ejemplo, Agustín Garmendia dará una conferencia sobre el léxico como nuevo eje para la enseñanza de ELE, en la que seguro que se aportan ejemplos de cómo llevar al aula el enfoque léxico, del que ya hemos hablado en este blog.

En cuanto al Encuentro de Barcelona (18 y 19 de diciembre), Reyes Llopis dará una conferencia titulada "Aportaciones pedagógicas de la Lingüística Cognitiva a la enseñanza de gramática en ELE: ideas para su aplicación", que también promete dar muchas ideas útiles.

Son solo un par de ejemplos. Veréis que hay más cosas interesantes, como una reflexión sobre qué es la interacción y cómo generarla en el aula o qué hacer con los errores fosilizados.

Estos encuentros son también una oportunidad para sentarse con otros profesores y discutir nuestras opiniones.

Nosotros, afortunadamente, tenemos también este espacio, nuestro pequeño café virtual en el que hacerlo y me gustaría plantear un par de cuestiones para que compartamos ideas:

  • ¿Cómo generáis la interacción en la clase?
  • ¿Y la motivación?

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #20
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Los mapas conceptuales para aprender el vocabulario

Esta semana llegó a mis manos una fotografía del cartel que Ernesto Giménez Caballero hizo para ilustrar el panorama de la poesía española de principios del siglo XX y, al verlo, pensé inmediatamente en las sketchnotes de las que habló Tom hace unos días.

Por otro lado, pensando en las actividades para trabajar el vocabulario, me he dado cuenta de que en los casi 10 años que llevamos con este blog, si no me equivoco, no hemos dedicado todavía una entrada a una de las actividades que mejor funcionan para aprender y memorizar el vocabulario que son los mapas conceptuales.

Muy probablemente, no es casual que haya pensado en las dos cosas esta semana, ya que si miráis el cartel veréis que se parece mucho a un mapa conceptual también. Y este parecido, casi de hermanos, me ha traído a la memoria otra cita del poeta Pedro Salinas sobre el vocabulario y que habla de:

La fraternidad misteriosa que crea el hecho de llamar desde niños las mismas cosas con los mismos nombres

Cuando les enseñamos palabras nuevas a nuestros estudiantes les estamos permitiendo entrar en esa comunidad de hablantes y, aunque las hayan aprendido de adultos, compartir ese sentimiento de fraternidad.

Los mapas conceptuales, a su vez, muestran las relaciones de fraternidad entre las palabras.

Todo esto me ha hecho pensar en la propuesta de hoy. Crear un mapa del universo conceptual de nuestra clase /curso /semana /unidad (vosotros ponéis el límite que queráis). Si tenéis pizarra digital la podéis utilizar para hacerlo. También podéis usar alguna aplicación como Prezi. O empapelar las paredes de la clase de cartulinas y cintas de colores.

O aquí el que comenzó a hacer Tom en mindmup.com después de su sesión de TICs de esta mañana:

Mapa conceptual de los TICs
Mapa conceptual de las TICs para los profesores de ELE (continuará…)

La idea es que a partir de una palabra los estudiantes generen asociaciones a lo largo del tiempo que hayáis decidido con nuevas palabras que vayan aprendiendo, con ejemplos o colocaciones en las que la han usado / encontrado, con ideas afines o contrarias, etc. Si además añadís dibujos hechos por los propios estudiantes ilustrar alguna palabra, un ejemplo, etc. el resultado puede ser espectacular.

Estoy seguro de que la mayoría de los profesores usamos mapas conceptuales en clase. Os animo a compartir con todos nosotros cómo los usáis en vuestra clase, porque seguro que hay ideas muy útiles y originales.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #18
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.