10 entradas que tiran más de la imaginación que de la fotocopiadora

No surrender

Porque aprendí más de Springsteen que de Krashen…

No hemos decidido todavía si este blog va a continuar o no. Intentando aclarar qué deberíamos hacer, pasé parte de eso días que eran para algunos "puente" releyendo entradas viejas y – aunque lo diga yo – hay entradas que me gustan, que quizás no habría que dejar olvidadas en la consigna que es el archivo del blog, la antesala a la papelera digital que es el ciberespacio en general y la blogosfera en particular.

Aquí 10 entradas que disfruté releyendo, entre otras cosas porque, como profe viejo que soy, releer es también recordar caras (a veces acompañadas de nombres) de alumnos que hicieron algunas de las actividades que hemos propuesto en este blog.

Por orden aproximado de su fecha de publicación, 5 mías y 5 de Xavi.

Casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora

  • Porque con la actividad propuesta recuerdo haberme reído mucho en clase, eso sí, con grupos de personas que se sientan a gusto juntos, factor vital para el éxito de casi cualquier actividad, 10 cosas que los profes no soportamos
  • Porque aún recuerdo lo mucho que nos divertimos con el Lego en una clase de “English for Design”, hará ahora más de 20 años, Lego en la clase de español
  • Porque la actividad propuesta requiere que los alumnos dibujen, y me encantan las actividades de dibujo, La vuelta al mundo con ser y estar
  • Porque es una idea sencilla, pero funciona – y casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora, Si mi pareja ideal fuera un postre, sería…

Uso o usan

  • Porque a mi modo de ver, es una pregunta clave, y en la enseñanza de los idiomas creo que nos hemos equivocado terriblemente de camino, ¿Uso o usan la tecnología?

Anuncio buenísimo para tu clase del lunes

Hace muchos años hice como alumno un curso de formación de profesores que era importante para mi futuro profesional donde uno de mis tutores se quejaba de la “poca planificación” de mis clases, parte integral del curso.

Desde que comencé como profesor, me ha gustado llevar “casi nada” de material a clase, algo bueno, algo rico, que dará de si, que dará — si todo va bien — 60 minutos de interés y de conversación (algo que, confieso, no siempre conseguía, sobre todo cuando él venía a observarme 😉 !),

Este video, por ejemplo (o éste, o los dos) y lo que dice de las relaciones y especialmente de los hombres (y el segundo, de Donald Trump).

Lamentablemente, yo ya no tengo clases para ponerlo a prueba, pero si lo probáis, me encantaría saber qué tal fue la clase…

10 cómics para la clase de español

Dilbert

Uno que le gusta a Tom: Dilbert (fácil de importar a la pizarra digital y tapar el 95% del texto)

El mes que viene cumplimos 10 años y queremos compartir con todos vosotros 100 ideas (ya veremos si tenemos tantas, pero esa es la intención) para celebrarlo.

Vamos a empezar con cómics, con los 10 cómics que más me gusta llevar al aula.

Creo que en alguna ocasión ya he explicado que los cómics me parecen una de las mejores lecturas para aprender un idioma: hay cómics para todos los gustos; se cuenta con el apoyo de la imagen, lo que facilita la comprensión; hay poco texto, por lo que los estudiantes pueden hacer varias lecturas; el lenguaje está muy cerca al habla cotidiana normalmente, etc.

Así que aquí tenéis 10 sugerencias:

  1. MAFALDA de Quino. Junto con Calvin & Hobbes y Peanuts, Mafalda es una de las grandes tiras cómicas de toda la historia. Podemos, por supuesto, practicar el español, trabajar con los personajes y los estereotipos que representan, introducir un tema de discusión en clase a partir de una reflexión de Mafalda… ¡Genial!
  2. A riesgo de sonar repetitivo, insisto en recomendaros la obra de Quino, pero en este caso sus libros de tiras cómicas mudas. Son una herramienta perfecta para practicar la descripción y la narración.
  3. De forma parecida se puede utilizar un clásico del tebeo de humor español: 13, rue del Percebe de Ibánez. Las posibilidades de este tebeo son muchas. Por ejemplo, nos permite presentar el tema de la censura (leed la entrada de Wikipedia). ¿Qué más se os ocurre?
  4. Otra tira cómica con personajes entrañables llena de poesía y humor es Macanudo de Liniers. Si un día no sabéis cómo empezar una clase o necesitáis un pequeño paréntesis de 5 minutos, Macanudo es una buena opción.
  5. La traducción a veces es una buena opción. He usado Maus de Art Spiegelman con estudiantes de nivel alto y siempre ha sido un éxito. Aparte de discutir sobre la relación padre-hijo y de hablar sobre el holocausto, es interesante para repasar la gramática. El padre del protagonista, como inmigrante polaco, comete incorrecciones al hablar en inglés. En la traducción eso se ha trasladado a los errores más habituales de nuestros estudiantes: confusiones entre por y para, ser y estar, pasados… Llevar algunas páginas y dejar que los estudiantes encuentren los errores y los expliquen es un buen repaso de esas cuestiones de gramática.
  6. Una obra que siempre recomiendo a mis estudiantes es Paracuellos de Carlos Giménez. Para aquellos que están interesados en la historia es una lectura apasionante.
  7. También me gusta leer con ellos cómics de otros autores españoles contemporáneos como Alfonso Zapico o Paco Roca. De este último, por ejemplo, El invierno del dibujante es una manera de introducir a los estudiantes en la historia del tebeo español o una página de Memorias de un hombre en pijama como pequeña lectura diaria.
  8. ¿Quién no ha usado nunca una viñeta de Maitena en sus clases de español? Yo las he usado muchas veces para presentar diferentes estructuras y vocabulario: oraciones de relativo, verbos de sentimiento con subjuntivo, adjetivos de carácter, etc.
  9. Otro cómic traducido que he utilizado a veces en clase es Cutlass de Charlier y Giraud. El estilo de dibujo es, además, perfecto para animar a los estudiantes ha crear su propia historieta diseñando unos personajes sencillos con estilo palote.
  10. Por último, los cómics de Juanjo Sáez como El arte, conversaciones con mi madre o Arroz pasado (la traducción del catalán Arròs covat, del que hay serie de animación) o Yo, otro libro egocéntrico, ofrecen situaciones llenas de humor con las que pasar un buen rato en clase.

Por supuesto, la lista podría continuar. Pero lo ideal sería hacerlo con otros puntos de vista, así que… ¿Cuáles son vuestros cómics favoritos para la clase de español?

Ver también

Cosas que se puede hacer en el tren, y otras listas


Cosas que se puede hacer en el tren…

Me parece que en algún momento os he hablado de mi amor por las listas, pasión que siento desde pequeño.

Es, con toda seguridad, la tipología textual más fácil. Y en clase la podemos usar para muchas cosas, por ejemplo las lluvias de ideas para repasar vocabulario. Pero también para ordenar las ideas de un texto o para escribir un poema con el que practicar determinada estructura gramatical.

De hecho, las listas han fascinado a las personas desde tiempos remotos, como prueban las genealogías del Antiguo Testamento o el conocido como catálogo de las naves de La Ilíada.

¿Qué listas escriben escribimos normalmente? Seguro que si nos ponemos a hacer una lista con nuestros estudiantes, nos salen más de las que creemos: la lista de la compra, la lista de buenos propósitos de Año Nuevo, la carta a los Reyes Magos, la lista de invitados a su boda, la lista de tareas pendientes, la lista de nombres para un bebé…

Y si no tenemos muchas ideas, podemos consultar el libro que ha publicado Shaun Usher con una recopilación de listas de la historia, escritas por personas anónimas o personajes ilustres. ¿Qué había en la lista de la compra de Leonardo da Vinci? ¿Y en la de propósitos de Marilyn Monroe?

Si no tenéis a mano el libro, podéis leer en clase alguna de las reseñas que se han publicado en la prensa y que seguro que servirán para abrir el apetito de listas a vuestros estudiantes. Por ejemplo, esta o esta, en la que también se recuerda el bonito libro Me acuerdo de Joe Brainard, otra lista.

Y, para acabar, podríamos hacer nuestra propia lista. ¿De las cosas que se pueden hacer o que pueden pasarnos durante un viaje en tren, a lo mejor? Luego siempre la podemos comparar con el último anuncio de RENFE (en el vídeo, arriba).

También os invito a hacer una lista con otras maneras de explotar el anuncio…

7 cosas que necesitarás como profesor/a de ELE

¿ podrías ser profesor de español…? ¿Qué se necesita….? Aquí lo que nos han contado 7 "expertos" — entre ellos tutoras en nuestros cursos de formación:

NuriaReflexión
Porque reflexionar sobre lo que pasa en clase me ayuda a mejorar. Porque reflexionar sobre mi labor docente me ayuda a mejorar. Porque reflexionar sobre el aprendizaje de mis alumnos me ayuda a mejorar. Y si mejoro, mis alumnos mejorarán conmigo…

Núria, tutora

SusanaEmpatía
Porque si eres incapaz de ponerte en el lugar del otro, nunca podrás ayudarle. Por ejemplo, a la hora de corregir: te has de interesar más por el estudiante, por su vida, por lo que dice… que por los errores que cometa…

Susana, tutora

AnnaDisfrutar enseñando y aprendiendo
Porque cuando disfrutamos nos motivamos y motivados disfrutamos más, es un círculo y es contagioso. Disfruto buscando la manera de transmitirles conceptos, cuando entienden algo que les resultaba difícil y dicen ese “ahhhhhhhhhhhh”, cuando aprendo con sus vidas, cuando me llevan de viaje por el mundo sin moverme del aula…

Anna, tutora

XaviCuriosidad
Por las personas que se sientan en la clase y que vienen cargados de experiencias, de ideas, de historias… Curiosidad por conocer otros países, otras culturas, otras formas de vivir… Curiosidad por lo que pasa en el mundo, porque una lengua es una forma de entender lo que hay ahí fuera. Curiosidad por el idioma, por las palabras, por la didáctica… Curiosidad por tu propia cultura y la sociedad en la que vives para poder llevarles a los estudiantes pedazos que satisfagan y enciendan su propia hambre de conocimiento. Curiosidad por lo que pasa en la clase de al lado, porque no hay mejor maestro que un compañero…

Xavi, profesor de español (¡y de catalán!)

TomGanas de continuar aprendiendo a enseñar
Es un proceso que solo acaba (o solo debería acabar…) el día que te jubiles (a mí me faltan unos 10 años). El día que no tengas nada que descubrir sobre cómo llegar a hacer mejor tu trabajo como profe, déjalo y dedícate a otra profesión…

Tom, ex-profesor de inglés reciclado a profesor de informática

IsabelPasión por la asignatura
Un buen profesor no se limita jamás a leer lo que ponga en el libro o lo que diga en su PowerPoint. Le encanta estar allí, haciendo eso, con esos alumnos

Isabel, estudiante de 5 idiomas

Una sonrisa para tus alumnosUna sonrisa para tus alumnos
Por muy mal día que tengas, hay que entrar en el aula con una sonrisa y dejar lo demás fuera de ese espacio tuyo y de tus alumnos. Una sonrisa siempre anima a tus alumnos a participar y les hace sentir más a gusto

Marina (en la foto, junto con sus compañeros de curso, el último día de nuestro curso de formación inicial; ver también el primer comentario)

¿Se te ocurre algo más? Dínoslo en los comentarios…