La tecnología no para enseñar sino para aprender

Your whole purpose is your learners' autonomy and your own redundancy | Michael Lewis, The Lexical Approach

Como profesor/a eres un pájaro, un pájaro con un nido lleno de crías. Tu trabajo es darles de comer, el subjuntivo en sus múltiples formas son gusanos: gordos y feos pero necesarios para que aprendan a volar…

Y tu objetivo principal es ése: que abandonen el nido, porque ya saben volar, porque ya no te necesitan, como propone Michael Lewis en nuestra cita de hoy.

La tecnología no para enseñar sino para aprender
Con el tiempo, he pasado de ser profesor de idiomas a ser más bien profesor de informática, dedicando al año muchas más horas a enseñar informática a profesores de idiomas que a enseñar el idioma de Shakespeare a los estudiantes de mi inglés materno.

Como profe de informática también soy pájaro y a menudo cuando veo volar a mis crías pienso que he hecho francamente mal mi trabajo: yo les enseñé a no utilizar la tecnología y a ponerla en manos de sus alumnos — y sin embargo continúan dedicando horas a buscar imágenes en Google y a preparar sus PowerPoints. Y (mea culpa) nuestra cuenta de Instagram sigue sin tener ni una solo foto hecha por un alumno…

Creo que en el mundo de la enseñanza de los idiomas (quizás en el de la enseñanza en general) nos hemos equivocado de camino: mientras nuestros alumnos han salido disparados por una autopista que abrieron hace ya unos cuantos años, los profesores hemos continuado por una pista sin asfaltar que hemos seguido desde hace siglos que conduce sólo al pueblo de nuestros antepasados, a la metodología de siempre: yo enseño, tú aprendes.

Pero ¿por qué continuamos utilizando nosotros la pizarra, por muy digital que sea, cuando en los bolsillos de casi todos nuestros alumnos, hay posibilidades casi infinitas en los dispositivos que a menudo superan en cantidad al número de personas que tenemos delante nuestro en clase, cuando (si les pedimos no que apaguen sino que enciendan) la tecnología que llevan en sus bolsillos les llevaría más rápido a nuestro objetivo común: poder dejar de pagar para aprender el idioma de Cervantes?

Camino hacia la independencia con la tecnología
Os proponemos las siguientes actividades para que vuestros alumnos comienzan a independizarse. Y ya que hemos comenzado con Michael Lewis, autor de The Lexical Approach, las 4 son para ayudarles a mejorar su vocabulario — posiblemente el camino más directo a la autonomía.

1 | Memrise, para aprender vocabulario
Durante muchos años recomendaba a mis alumnos hacer listas de vocabulario a dos columnas, con la traducción en la segunda columna, taparla e ir bajando, comprobando así que habíamos aprendido el vocabulario nuevo:

Aprender el vocabulario (versión 1987)

Aprender el vocabulario, versión 1987 — cuando no había (!!!) apps

Hoy en día Memrise nos permite hacer algo parecido en el móvil pero de forma mucho más divertido.

Actualmente tiene más de 300.000 "cursos" creados por los usuarios para aprender no solamente idiomas como el español o el inglés (y mucho más aparte de idiomas), es gratis, disponible para iOS y Android, adictivo y basado en principios sólidos sobre el aprendizaje.

Para los idiomas, los "cursos" (muy fáciles de crear) pueden ser las fichas de vocabulario de un determinado tema o unidad didáctica, del vocabulario que haya salido durante una semana, un trimestre, etcétera.

Recomiendo:

  1. Probarlo tú con un idioma que tú quieras aprender (o probar con 1026 phrasal verbs en inglés 😉 )!
  2. Crear tú un "curso" para tus alumnos
  3. Pedir un voluntario para crear el siguiente, y el siguiente…
  4. Proponer a los alumnos que hagan otros cursos y/o continuar creando ellos sus propios cursos, por su cuenta, de forma autónoma, a compartir (o no) con sus compañeros

2 | Quizlet, también para el vocabulario
Bastante parecido a Memrise, Quizlet no es tan bonito y moderno (y tampoco tan adictivo) pero con una ventaja importante: una lista de vocabulario se puede importar de Word o de Excel o de un documento de Google Drive compartido.

Recomiendo hacer con Quizlet lo que hemos propuesto con Memrise, pero al crear el voluntario el primer curso para la clase, sugiero la siguiente dinámica:

Tu trabajo, SOLO el 4 y el 5

  • Formar un pequeño grupo (2 o 3 personas) de voluntarios que escribirán el vocabulario en un documento de Google Drive que compartirán también contigo
  • Hacer tú las correcciones necesarias
  • Importar ellos el documento corregido a Quizlet
  • Compartirlo con los demás miembros de la clase

3 | Instagram en vez de hacer los deberes
Sobre todo quizás en niveles más bajos, si tienes muchos usuarios de Instagram en tu clase, como hemos comentado en una entrada anterior, puede ser una herramienta muy interesante para ir creando un diccionario visual de lo que se ha visto en clase.

Es un trabajo que los alumnos harán en gran parte fuera de clase pero muy bueno para reciclar lo visto en clase. Temas: comida, transporte, electrodomésticos, etcétera — repasamos el vocabulario fotografiándolo en el móvil.

Camino a la independencia, es muy bueno despertar ese interés: entro donde sea, en una tienda, en un bar, tengo delante mío una playa — ¿qué objetos puedo fotografiar y cómo se dicen en castellano?

En ese camino, el resultado es importante (¡motiva!) pero también lo es que el alumno aprecie que su profe no va a hacer todo el trabajo y que ese trabajo no se hace exclusivamente en horas de clase.


Atención a la privacidad
En Instagram podemos mantener la privacidad y tanto para profesores como para alumnos que no quieran mezclar su vida privada con la vida de la clase, abrir una segunda cuenta de Instagram es una alternativa. Hay apps que nos permiten llevar dos desde un único dispositivo y también se pueden llevar (como hago yo), desde dos dispositivos diferentes — un móvil y un iTouch, por ejemplo.

Ver también la privacidad en Memrise, Quizlet (interesa también esto) y Twitter.


En niveles superiores, creo que Instagram es más interesante para otro tipo de actividad, sobre todo aquellas que generen más interacción — oral o a través de los comentarios a las fotos. En niveles más bajos, trabajamos con sustantivos fotografiables pero a partir de un B2 son unidades léxicas más complejas, más abstractas y menos fotografiables.

Ver sin embargo la muy interesante iniciativa de InstagramELE.

Hace 30 años siempre acababa mis clases con una frase que mis alumnos odiaban: "For homework, I'd like you to…". Hoy, en la única clase que hago cada semana, les digo "Can you Instagram that…?"

4 | Twitter para aprender el vocabulario con Andrés Iniesta (etcétera)
Para los usuarios de Twitter, a partir de pongamos un B2, seguir a algún famoso que nos interese (un futbolista, por ejemplo, si nos interesa el fútbol) también es buena manera de practicar el idioma.

Es una excelente manera de poner a prueba nuestra comprensión escrita (también oral si tuitea videos) y marcando como favoritos aquellos tuits que contengan palabras o expresiones que entendemos (o casi) pero no usamos es una muy buena manera de ampliar nuestro vocabulario (y sorprender luego a nuestro profe, que alucinará con lo que sabemos decir ¡sin intervención suya!).

Recomiendo pasar después el nuevo vocabulario de los favoritos de Twitter, a una libreta, o a Quizlet o Memrise…

Aquí, para poner a prueba vuestro inglés (¡y francés!) 😉 , os explico la idea con detalle:

Para los que no son usuarios, hacerse una cuenta es gratis y muy fácil, y seguir única y exclusivamente a Andrés Iniesta o quien sea, a nadie más y no tuitear tú jamás también es una opción. No se trata de estar o no en Twitter, se trata de aprender el castellano como sea, y en parte por tu cuenta.

Otras apps
Anteriormente también hemos recomendado Kahoot, siempre y cuando el trabajo lo hagan los alumnos, no el profesor, preferiblemente en pequeños grupos.

Por lo general, no soy partidario de pedir a los alumnos que instalen apps (a no ser que realmente las vamos a utilizar mucho — como podría ser el caso de Spreaker Studio si quisiéramos hacer que hicieran un podcast semanal. Pero sí suelo recomendar apps que les ayudarán a independizarse de mí, como podría ser el caso de la app de gramática de Difusión (7.99€, pero se puede probar gratis).

Dicho sea de paso, si queréis un buen warmer, pedirles que comenten con sus compañeros qué apps tienen y cuáles usan más en sus móviles. Y ¿verdad que siempre recomiendas que cambien en su móvil el idioma al castellano?

Pero si nos queréis proponer otras apps — sobre todo las que liberarán al alumno del martirio de su profe (!) — por favor, no dejéis de hacerlo, abajo, en los comentarios.

Recomendamos
Por las actividades prácticas que incluyen, entre otras cosas, recomendamos dos libros de Michael Lewis: The Lexical Approach (1993 | Amazon) y su hermano menor, Implementing the Lexical Approach (1997 | Amazon).

¡Debería haber un app que nos permitiera calcular qué porcentaje de nuestras clases dedicamos a la gramática vs el vocabulario (y un largo etcétera)!

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #23
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Cómo llegar a querer aprender un idioma a través de las citas

Julio Cortázar, Buscando siempre entrar
Tres palabras: ahí comenzó un historia de amor, de amor por un idioma

Después de un breve descanso estival, volvemos de nuevo con nuestra serie de citas.

Aproveché el verano para volver por primera vez en casi 30 años a dónde comencé mi colección de citas: la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, donde hice mi carrera (Literatura Hispánica) y me enamoré (no hay otra manera de decirlo) de los cuentos de Julio Cortázar (a día de hoy, 73 de las 1044 citas en mi colección).

Odié la Universidad, los cuatro años que aguanté solo los pude sobrevivir gracias a Cortázar y los demás novelistas del boom, Donoso y Sabato y Vargas Llosa y muchos más. Y les debo no solo el título que al final logré (un Third Class Honours casi inédito en la historia del Departamento de Hispánicas): también les debo a Cortázar et al el amor (no hay otra palabra) por el idioma de Cervantes (éste último culpable, entre muchos otros intragables autores del Siglo de Oro, de mi fracaso académico).

Aprender un idioma para mí (y he aprendido solo 4 si incluimos mi inglés materno) no es tan sencillo como un simple proceso de enseñar y aprender y haber por lo tanto aprendido. Incluye, forzosamente ha de incluir, en alguna parte del camino un haber llegado a querer aprender, quizás gracias a un libro, a una canción, a una frase, tal vez a otra persona que caminaba a nuestro lado.

El proceso: De odiar a Góngora a amar a La Maga
A la hora de la verdad, fue quizás una parte pequeña — pero clave — del proceso de aprender el idioma, pero para mi fue algo así:

Cómo aprovechar las citas con los alumnos
Hace 35 años coleccionar frases célebres era (me decían mis amigos 😉 ) un poco friqui, cosa que por otra parte siguen diciendo hoy cuando además de citas también colecciono fotos de arte urbano. Pero hoy en día, las frases célebres son de lo que más se comparte en las redes sociales y parece que a todo el mundo le gusta — y por lo tanto habría que ver si no las podríamos aprovechar en clase.

Os proponemos estas ideas:

  • Las frases célebres como warmers (e ¡incluso con pizarra digital!)
  • … y las no tan célebres como warmers: "lo que siempre me decía mi padre" (o mi profe de mates, etcétera) siempre da de sí en cualquier clase
  • Nuestras citas favoritas como manera de presentarnos, de llegar a conocernos un poco mejor. Si nuestros alumnos solo conocen la cita en su idioma materno, no importa: siempre puede dar lugar a un breve ejercicio de traducción
  • Además de las citas, lógicamente también podemos aprovechar los versos de canciones o poemas, quizás de la misma manera (mi verso preferido de Fito, por ejemplo: Yo bailaría contigo pero es que estoy sordo de un pie)
  • Los versos que nos hicieron aprender en el colegio también suele ser un tema interesante para comentar en clase (yo, ahora no recuerdo, pero soy culpable de haber obligado a toda una generación de españoles a aprender este poema de memoria)
  • También podremos sacar partido de los refranes y las frase hechas

Dylan, She's an artist and she don't look back

  • Qué quiere decir una cita puede dar lugar a un debate productivo (como ésta frase de Bob Dylan, "She’s an artist, she don’t look back" para poner un ejemplo en inglés, sobre todo en el contexto de la canción completa). Y la letra completa de una canción (como ésta, por ejemplo) y de qué va, una manera muchísimo más interesante de explotar una canción que el clásico pero terriblemente aburrido rellenar los huecos
  • Buscar en internet las mejores citas que podemos encontrar sobre un determinado tema (p. ej. el amor) que ya hayamos tocado en clase nos dará un ejercicio de comprensión lectora interesante, quizás como "deberes"
  • Y ¿envías a tus alumnos a interactuar con nativos, dentro o fuera de la escuela? ¿Qué tal si piden a los nativos si tienen citas favoritas o si saben de alguna sobre un tema concreto?
  • Recoger fotos de graffitis que los alumnos encuentren durante su estancia (y ¿qué quiere decir?!) también puede ser interesante (uno que encontré hace poco: "Los lunes no están tan mal solo que tu curro es una mierda")
  • Recoger lo que dicen los medios sobre los acontecimientos actuales (por ejemplo, la crisis de los refugiados y la independencia o no de Cataluña) también animará a nuestros alumnos a leer (aunque no tengan necesariamente el nivel teórico para hacerlo, aunque solo se trate de leer 20 minutos en el bar durante el descanso)
  • Y si aprovechar las citas les gusta a tus alumnos, colaborar en la creación de una colección de citas es una buena manera de usar la tecnología: entre las múltiples opciones para la colección tenemos Blogger, un grupo de Edmodo, un simple documento compartido de Google Drive, una comunidad privada de Google+, Instagram, List.ly, Pinterest, etcétera.

Caso de crear una colección, siempre les pido a los alumnos que no simplemente "compartan" (léase roben) cosas de las redes sociales o Google Images, sino que las hagan ellos mismos. Hay varias herramientas como Buffer o PixTeller o Recite que nos permite generar una imagen con texto (la cita) y una foto (nuevamente insisto que no de Google Images).

Para acabar, otra idea, que viene de un póster de citas de lo que decía gente muy variada de los primeros 20 años de nuestro Encuentro Práctico, y que se hizo para el Encuentro de Barcelona de 2011:

Lo que se dijo de Encuentro Practico

Con alumnos, con una herramienta como Pixlr Editor, se podría hacer algo parecido con lo que dicen ellos (y otras personas) de muchísimas cosas distintas: la ciudad donde estudian (Barcelona, por ejemplo), el español como idioma, sus palabras y frases favoritas, etcétera.

¿Se os ocurren otras ideas para aprovechar las citas…?

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #19
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Día Internacional del Libro: Te regalo este libro

La lectura, no 1 sino 365 días al año

La lectura, todos los días | Imagen: Tom Walton

Además de Sant Jordi, hoy es Día Internacional del Libro.

En El País, 4 escritores — Héctor Abad, Javier Cercas, Gonzalo Suárez e Isabel González — hablan del libro que han leído más veces y se lo “regalan” a otro escritor, encadenando recomendaciones.

Aquí tenéis el vídeo.

En clase:

  • ¿Os animáis a hacer un vídeo parecido en clase con vuestros estudiantes?
  • ¿Qué libro recomendarían a uno de sus compañeros y por qué?
  • ¿Qué libro les ha gustado más? ¿Cuál ha tenido un impacto mayor en sus vidas?
  • ¿Cuál han leído más veces?

Regalar un libro a los compañeros de clase, aunque sea virtualmente.

¡Bonita manera de celebrar el día del libro!

Ver también Especial Día del Libro (El País)

 

Cien años de soledad, 30 años de amor

Libros de Garcia Marquez

Este domingo, El País lanza la primera entrega de la biblioteca completa de Gabriel García Márquez.

Ya que hasta cierto punto me enamoré del español — hace más de 30 años — gracias a la lectura de sus obras (y las de Julio Cortázar), me parecería triste desaprovechar el momento para interesar a los alumnos (con cierto nivel, eso sí) por un autor que cambió el rumbo de mi vida.

En mis 36 años de profesor, creo que solo he comprobado que la música, o el amor por una persona, supera la literatura por su capacidad de motivar a los alumnos.

Un par de ideas:

  • Recomendar a los alumnos que compren (9,95€) el libro este domingo, que lo lean, y que lo disfruten a tope
  • Pedirles que pregunten a "todo el mundo", fuera de la clase (otros profesores, en el bar, en la calle, en una librería…), qué otros títulos de García Márquez recomendarían, y que vuelvan a clase a compartir las respuestas
  • Crear una infografía sobre Las 7 mejores obras de García Márquez
  • Crear una lista de "Nuestras citas preferidas de García Márquez", quizá en List.ly.
  • ¿Una caza del tesoro….?

¿Otras ideas…?

¿Qué títulos de García Márquez recomendarías a tus alumnos, y en qué nivel….?

Video viral del medioambiente chino en Wordle

Texto de El Pais

En la imagen, nuestro ejemplo utiliza parte de un artículo de El País del día de hoy…

En un post anterior Tom nos hablaba de Wordle y de su utilidad para generar imágenes con las que decorar un blog o presentar una lluvia de ideas.

Hoy recuperamos este programa para explotar sus posibilidades como forma de trabajar la comprensión escrita.

Como actividad de prelectura, genera una pantalla de Wordle a partir del texto que quieres que tus estudiantes lean y haz preguntas para preparar la lectura. De anticipación: ¿Qué pueden decir del texto a partir de las palabras más destacadas? De vocabulario: ¿Qué palabras destacadas no conocen? Pueden preguntar a los compañeros o buscarlas en el diccionario.

Después de leer el texto (o también como actividad de prelectura), que escriban individualmente o en parejas un texto que contenga esas palabras y que pudiera corresponder a esa pantalla de Wordle.

Si tenéis pizarra digital, aprovechando las opciones de las que habla Tom en su post, podéis alterar la relevancia de las palabras y que los estudiantes, en grupos, intenten escribir un texto que se corresponda a la pantalla de Wordle modificada por otro grupo.

¿Alguna idea más…?