Presentarnos el primer día de clase, de la A a la Z

B de Bel

Be de Bel… (y de paso A de Amor de mi vida, dice Tom 😉 )

El otro día leí una presentación que me llamó mucho la atención: el autor había hecho una lista con las cosas que le gustan ordenadas alfabéticamente. De una forma tan sencilla estaba dando mucha información sobre la imagen que quería transmitir de sí mismo.

Esta actividad la podemos hacer con nuestros estudiantes el primer día de clase, como presentación.

Para estudiantes de niveles bajos, puede ser también una manera de repasar el alfabeto y la pronunciación.

Podemos plantearla de diferentes formas:

  1. Pueden elegir algunas letras y escribir entre una y tres cosas que les gustan para cada una de ellas o podemos animarles a que intenten encontrar al menos alguna cosa para cada letra. (Con letras como la eñe o la equis, podemos aceptar palabras que las contengan para que sea más fácil). Por supuesto, se aceptan nombres propios: ciudades, países, grupos de música… Así, también podemos trabajar cómo se pronuncian determinadas letras y palabras en español. Esta puede ser una actividad para manejar el diccionario también.
    Después el estudiante podría hacer una presentación del siguiente tipo (eligiendo las 5 letras más relevantes de su alfabeto): Mi abecedario es a de "azul", b de "Barcelona", c de "chocolate"…
    Se podrían colgar los alfabetos en la clase y les podemos animar a que les den una forma divertida o los ilustren con fotos (ver ejemplo, arriba) o con dibujos. (ver ejemplos, abajo)
  2. En un nivel más alto se les puede pedir que justifiquen sus palabras: Mi alfabeto contiene la k de "kiwi", porque el kiwi es mi fruta preferida y la erre de "Roma" porque Roma es la ciudad donde he nacido…
  3. Si pueden hablar más en español pueden intentar comparar sus listas y elegir solo una palabra con cada letra para formar el abecedario de la clase.
  4. Podemos repartir a cada estudiante unas tarjetas con algunas letras y sus palabras. Comparan con los compañeros sus tarjetas: Tengo una te de "Toledo" y una ese de "sopa"… Después pueden intentar cambiar las tarjetas que incluyen palabras con las que no se identifican por otras de sus compañeros: Te cambio la te de "Toledo" por la ge de "gatos"…

G de gato, T de Toledo

Ge de gatos, Te de Toledo, Be de bicicleta (y Be de Brahamontes, ¡claro!)

Es un modo divertido de presentarse a través de las palabras, perfecto para cualquier nivel, y en niveles bajos una manera de practicar el abecedario y la pronunciación.

Ver también esta actividad, para amantes de los gatos 😉 !

Practicar con el alfabeto

Escoged una letra del alfabeto (puedes elegirla tú, o que la diga un estudiante o seleccionar una al azar). Deja a tus estudiantes un minuto para que piensen palabras que empiecen con esa letra y anotad la lista en la pizarra. ¿Todos entienden todas las palabras? Bien, pues ahora tienen 5 minutos para hacerse preguntas entre ellos en las que forzosamente tienen que usar una de las palabras de la lista.

Las preguntas pueden hacérselas en parejas o, si el grupo es pequeño, en clase abierta eligiendo cada vez un compañero distinto.

Puedes recoger algunos errores o aspectos interesantes que salgan en sus preguntas y respuestas para comentarlos después en la pizarra.

Un warmer para los números


¿Quieres repasar los números con tus estudiantes de nivel principiante?

Escribe en la pizarra o en unas tarjetas diferentes expresiones formadas por un número y un nombre que son lugares comunes omitiendo el número.

Por ejemplo:

  • Las dos caras de la moneda
  • Los tres mosqueteros / Los tres monos sabios / Ricitos de oro y los tres osos / Los tres cerditos / Las tres gracias / Las tres bes
  • Los cuatro puntos cardinales / Los cuatro jinetes del Apocalipsis / Las cuatro estaciones / Las cuatro operaciones básicas
  • Los cinco sentidos / Los cinco continentes / Las cinco preguntas (las cinco W) del periodismo / Las cinco vocales
  • Los seis cuerdas de la guitarra / Las seis mujeres de Enrique VIII
  • Los siete colores del arco iris / Los siete días de la semana / Las siete notas de la escala / Las siete maravillas del mundo / Blancanieves y los siete enanitos
  • Los ocho inmortales
  • Los nueve planetas del sistema solar / Las nueve musas
  • Los diez mandamientos
  • Los doce meses del año / Los doce signos del zodiaco

Los estudiantes tienen que intentar deducir cuál es el número que falta en cada expresión y ordenarlas. En algunos casos es muy fácil. En otros es muy difícil porque no tienen el vocabulario, porque no tienen la información cultural necesaria (los tres monos son japoneses; los ocho inmortales, chinos; las tres bes, solo funciona en español…) pero así trabajan la capacidad de deducción y se puede plantear la cuestión de las diferencias culturales.

La vuelta al mundo con ser y estar

Big Ben (?!), la Opera House de Sydney, el Arco de Triunfo (el de Barcelona, ¡claro!)

Una actividad divertida para poner en práctica el contraste entre los verbos "ser" y "estar" desde el nivel A1 consiste en viajar con nuestros estudiantes.

Busca imágenes en Internet con monumentos o espacios naturales de diferentes lugares del mundo. Algunos pueden ser muy conocidos como la torre Eiffel y otros un poco menos. Prepara una presentación con las imágenes. Los estudiantes ven las fotografías una tras otra bastante rápido y tienen que escribir el nombre del monumento y el país donde se encuentra.

Como alternativa creativa, anima a los estudiantes a dibujar ellos mismos los monumentos más conocidos: en la imagen, los que hicimos en la sala de profesores a la hora del café.

Después van diciendo sus respuestas por turnos ("Es la torre Eiffel. Está en Francia") y reciben un punto por cada respuesta correcta. El estudiante que ha identificado más monumentos y países gana. También se puede hacer por equipos.

Cómo sacar más provecho de la actividad:

  • Podéis hacer una tanda de "penaltis" con los gentilicios.
  • Para la clase siguiente puedes pedir a los estudiantes que elijan uno de los países que han aparecido en la actividad y hagan una breve presentación sobre él delante de la clase: dónde está, cuál es la capital, qué otros monumentos de interés hay, cuál es la moneda, cómo es el clima, cuántos habitantes tiene, etc. Y de esta forma practican otros verbos básicos como "tener", "haber"…

Actividad para principiantes con teléfonos móviles

Una manera de variar el clásico dictado en parejas que solemos hacer para trabajar la pronunciación, revisar vocabulario o presentar los textos de la siguiente actividad, entre otros, es pedir que el estudiante que escribe lo haga en el bloc de notas de su móvil. Se trata de un primer paso para integrar el smartphone en el aula y aprovechar una de sus herramientas. Además, sería bueno que los animes a seleccionar la opción "español" como idioma preferente del teclado, al menos mientras dure la actividad.

Selecciona textos cortos pero significativos, el dictado no debe durar más de 10 minutos. Calcula 5 minutos por turno. Intenta que las parejas se dicten textos diferentes o en distinto orden.

Un estudiante dicta y el otro escribe. Se revisan los textos del primer turno. Después cambian sus roles, se dictan nuevos textos y se revisan.

Las correcciones se hacen contrastando los dos textos solo que uno de ellos estará en la pantalla de un teléfono. Pueden corregirlos en pantalla, marcar los errores de manera especial o tomar notas en su cuaderno, como ellos prefieran.

En la imagen, unos textos de la actividad 4 la lección 2 de Gente 1, Libro del alumno (Difusión) .