Warmers con emoticonos en la clase de español

Emoticons

Imagen: Gino Crescoli

Hace unos días nuestra compañera Eva nos pasó el enlace a una web que recoge el significado y el origen de todos los emoticonos que se usan en las diferentes aplicaciones.

La página está en inglés, así que no la podemos explotar demasiado en la clase de español; pero podemos apoyarnos en ella para un divertido warmer con el que poner en marcha a los estudiantes a primera hora, por ejemplo.

Podemos usar los emoticonos como si fueran jeroglíficos y escribir un mensaje que los estudiantes tienen que descifrar.

También podemos buscar datos curiosos y hacer un pequeño cuestionario en el que los estudiantes tienen que relacionar emoticono con significado, o darles un emoticono y tres posibles significados y que adivinen el correcto o descarten el incorrecto si el emoticono tiene más de dos valores.

También se pueden hacer las tres actividades sustituyendo el significado del emoticono por expresiones en español a las que pueden sustituir en un mensaje.

O cada estudiante recibe un emoticono y tiene que hacérselo adivinar a sus compañeros mediante mímica.

¿Se os ocurre alguna idea más para usarlos en clase?

10 ideas para aprovechar tu barrio en clase

Una foto de mi barrio (foto de Tom): un concurso de fotos es de una de esas ideas que siempre funcionan bien en clase

Hablando con Tom sobre blogs, las clases, nuestras respectivas obligaciones, yo le comentaba lo difícil que es a veces encontrar una idea nueva y él me decía que le sobran las ideas, pero no tiene tiempo para llevarlas a cabo.

Después de la conversación me volví a casa un poco mohíno, porque es verdad que a mí también me falta tiempo para hacer todas las cosas que tengo que hacer, pero muchas veces tampoco se me ocurre ninguna idea buena, y esto me tenía un poco frustrado.

En casa me esperaba una montaña de ropa que doblar… y, la verdad, la tarea no me hacía sentir más animado, así que decidí tomarme un respiro y sentarme en una terraza a tomar algo.

Alguien dirá que no le extraña que luego no tenga tiempo si me dedico a perderlo de esa manera, pero, como canta Manolo García, "nunca el tiempo es perdido". Lo pude comprobar en esa terraza. Dos personas sentadas en la mesa de al lado estaban hablando sobre los preparativos de la fiesta mayor de su barrio. ¡Eureka! Podía aprovechar que se acercan las fiestas mayores de muchos barrios para trabajarlo en clase: hablar de la fiesta mayor, del barrio, de su historia…

Así que me puse manos a la obra y en una servilleta hice una lista de diferentes actividades que podemos hacer con nuestros estudiantes aprovechando el barrio donde estudian.

Aquí la tenéis:

  1. Hacer dos copias distintas del mapa del barrio en las que figuran elementos diferentes (una farmacia, tal restaurante, la boca del metro, etc.). Los estudiantes, en parejas, se preguntan cómo llegar desde la escuela a determinado lugar.
  2. Explorar el callejero de nuestro barrio: ¿qué personajes ilustres han dado nombre a las calles?, ¿hay alguna calle con un nombre curioso?, ¿hay alguna tendencia?, ¿qué tipo de nombres predominan?, etc.
  3. Hacer una guía de nuestros lugares favoritos: bares, restaurantes, tiendas, etc.
  4. Organizar una visita guiada por el barrio (se divide la ruta o los temas entre los estudiantes).
  5. Organizar una búsqueda del tesoro o una yincana (sí, está es la ortografía que propone la Academia) por el barrio para conocerlo mejor.
  6. Buscar la información sobre la historia del barrio y organizar una exposición en clase.
  7. Organizar un concurso fotográfico y una exposición. (En el blog encontraréis diferentes ideas al respecto).
  8. Hacer propuestas para mejorar el barrio.
  9. Hacer entrevistas a diferentes personas del barrio (un vecino, un tendero, el dueño de un bar, un portero…) y conocer su relación con el barrio, sus opiniones, etc.
  10. ¿…?

Al final ese rato en el bar fue productivo. Como dice un personaje de la novela O lapis do carpinteiro de Manuel Rivas, "hai tascas que son universidades" (cito, de ahí la ortografía, el original gallego). Quería llegar a diez ideas, pero la ropa limpia estaba esperándome, así que os propongo que me ayudéis a completar la lista.

¿Qué otras ideas se os ocurren?

10 entradas que tiran más de la imaginación que de la fotocopiadora

No surrender

Porque aprendí más de Springsteen que de Krashen…

No hemos decidido todavía si este blog va a continuar o no. Intentando aclarar qué deberíamos hacer, pasé parte de eso días que eran para algunos "puente" releyendo entradas viejas y – aunque lo diga yo – hay entradas que me gustan, que quizás no habría que dejar olvidadas en la consigna que es el archivo del blog, la antesala a la papelera digital que es el ciberespacio en general y la blogosfera en particular.

Aquí 10 entradas que disfruté releyendo, entre otras cosas porque, como profe viejo que soy, releer es también recordar caras (a veces acompañadas de nombres) de alumnos que hicieron algunas de las actividades que hemos propuesto en este blog.

Por orden aproximado de su fecha de publicación, 5 mías y 5 de Xavi.

Casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora

  • Porque con la actividad propuesta recuerdo haberme reído mucho en clase, eso sí, con grupos de personas que se sientan a gusto juntos, factor vital para el éxito de casi cualquier actividad, 10 cosas que los profes no soportamos
  • Porque aún recuerdo lo mucho que nos divertimos con el Lego en una clase de “English for Design”, hará ahora más de 20 años, Lego en la clase de español
  • Porque la actividad propuesta requiere que los alumnos dibujen, y me encantan las actividades de dibujo, La vuelta al mundo con ser y estar
  • Porque es una idea sencilla, pero funciona – y casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora, Si mi pareja ideal fuera un postre, sería…

Uso o usan

  • Porque a mi modo de ver, es una pregunta clave, y en la enseñanza de los idiomas creo que nos hemos equivocado terriblemente de camino, ¿Uso o usan la tecnología?

Hacer un remake

Busca una escena de una serie de televisión o de una película en la que dialoguen dos personajes que te parezca interesante. No debe ser muy larga (un trailer siempre puede ser una alternativa).

Diles a tus estudiantes que van a ver una escena y que tienen que memorizarla tan bien como puedan porque luego la van a repetir en parejas. Tienen que intentar recordar las frases exactas con todos los detalles posibles (duración, entonación, etc.).

Avísales de que, si no recuerdan algo, tendrán que improvisar de manera que la escena siga siendo coherente.

Para repetir la escena puedes poner nuevamente el vídeo sin sonido o incluso puedes pedirles que la representen como si estuvieran haciendo un remake.

Cosas que se puede hacer en el tren, y otras listas


Cosas que se puede hacer en el tren…

Me parece que en algún momento os he hablado de mi amor por las listas, pasión que siento desde pequeño.

Es, con toda seguridad, la tipología textual más fácil. Y en clase la podemos usar para muchas cosas, por ejemplo las lluvias de ideas para repasar vocabulario. Pero también para ordenar las ideas de un texto o para escribir un poema con el que practicar determinada estructura gramatical.

De hecho, las listas han fascinado a las personas desde tiempos remotos, como prueban las genealogías del Antiguo Testamento o el conocido como catálogo de las naves de La Ilíada.

¿Qué listas escriben escribimos normalmente? Seguro que si nos ponemos a hacer una lista con nuestros estudiantes, nos salen más de las que creemos: la lista de la compra, la lista de buenos propósitos de Año Nuevo, la carta a los Reyes Magos, la lista de invitados a su boda, la lista de tareas pendientes, la lista de nombres para un bebé…

Y si no tenemos muchas ideas, podemos consultar el libro que ha publicado Shaun Usher con una recopilación de listas de la historia, escritas por personas anónimas o personajes ilustres. ¿Qué había en la lista de la compra de Leonardo da Vinci? ¿Y en la de propósitos de Marilyn Monroe?

Si no tenéis a mano el libro, podéis leer en clase alguna de las reseñas que se han publicado en la prensa y que seguro que servirán para abrir el apetito de listas a vuestros estudiantes. Por ejemplo, esta o esta, en la que también se recuerda el bonito libro Me acuerdo de Joe Brainard, otra lista.

Y, para acabar, podríamos hacer nuestra propia lista. ¿De las cosas que se pueden hacer o que pueden pasarnos durante un viaje en tren, a lo mejor? Luego siempre la podemos comparar con el último anuncio de RENFE (en el vídeo, arriba).

También os invito a hacer una lista con otras maneras de explotar el anuncio…