Juegos de palabras para niveles altos

Para excusar su ausencia en el reciente Congreso Internacional de la Lengua Española celebrado en Argentina, Marcos Mundstock, miembro del grupo Les Luthiers, envió un divertido vídeo con juegos de palabras que podemos aprovechar en la clase de español con nuestros estudiantes de niveles más altos.

Seguro que a partir del vídeo se os ocurren muchas actividades para explotarlo completo o alguna parte. Nosotros os proponemos estas cuatro. Compartid las vuestras o vuestras sugerencias para mejorar las nuestras en los comentarios.

  1. El apartado V, "Gloria. Academias y epidemias", puede servir como introducción humorística a los abusos del lenguaje que encontramos en la prensa y trabajar la lectura crítica. Podemos llevar algunos fragmentos de noticias a clase y animar a los estudiantes a encontrar palabras que creen que están usadas de forma poco precisa, sesgada, errónea…
  2. El siguiente apartado, "Talleres literarios", me parece un auténtico microcuento o un chiste. Podemos animar a los estudiantes a escribir un microcuento o un chiste a partir de un término con dos significados y hacer nuestro propio taller literario en el aula.
  3. La idea de la conspiración de los refranes me ha parecido muy divertida y este apartado, "Refranes", puede ser una excusa para trabajar la paremiología en clase: relacionar refranes que expresan una idea con otro que expresa la idea contraria (“a quien madruga Dios le ayuda” y “no por mucho madrugar amanece más temprano”) o encontrar un refrán que explica otro de forma cómica (como el ejemplo que da Mundstock con “cría cuervos” y “el ojo del patrón”) o cadenas de refranes. Pueden salir cosas muy graciosas.
  4. "Libros de autoayuda". ¿Sobre qué tema escribirían un libro de autoayuda? ¿Qué secciones tendrían? ¿Qué consejos incluiría? (Puede servir como práctica del imperativo, por ejemplo).

Anuncio buenísimo para tu clase del lunes

Hace muchos años hice como alumno un curso de formación de profesores que era importante para mi futuro profesional donde uno de mis tutores se quejaba de la “poca planificación” de mis clases, parte integral del curso.

Desde que comencé como profesor, me ha gustado llevar “casi nada” de material a clase, algo bueno, algo rico, que dará de si, que dará — si todo va bien — 60 minutos de interés y de conversación (algo que, confieso, no siempre conseguía, sobre todo cuando él venía a observarme 😉 !),

Este video, por ejemplo (o éste, o los dos) y lo que dice de las relaciones y especialmente de los hombres (y el segundo, de Donald Trump).

Lamentablemente, yo ya no tengo clases para ponerlo a prueba, pero si lo probáis, me encantaría saber qué tal fue la clase…

Concurso de relatos para el día de Sant Jordi

112 ovejas, 113 ovejas...

A las 4 de la madrugada hace ya horas que da vueltas en la cama, incapaz de dormirse…

¿Quieres hacer alguna actividad literaria para celebrar con tus estudiantes el día del libro?

¿Por qué no les animas a participar en el concurso que ha organizado el periódico La Vanguardia con el escritor catalán Quim Monzó?

Se trata de terminar el relato empezado por Monzó en un máximo de 250 palabras. Por supuesto, hay premio (un ordenador). Pero eso no es lo más importante…

Después de leer y trabajar el texto de Monzó pueden escribir su propio final. O podéis escribir uno entre toda la clase, de forma colaborativa, como ya os hemos propuesto en otras ocasiones.

O podéis hacer de jurado y leer algunas de las propuestas que han enviado los lectores del periódico y elegir la que creéis que debe ganar.

Se puede participar hasta el día 12. ¡Suerte!

Trabajemos la riqueza dialectal del español con los estudiantes

Estos días se ha celebrado el VII Congreso Internacional de la Lengua Española en San Juan de Puerto Rico, donde se han reunido personalidades de todo el mundo hispanohablante.

Este tipo de acontecimientos nos puede ser muy útil para hacer a nuestros estudiantes tomar conciencia de la diversidad de modos de hablar español e introducir en el aula la variedad de acentos, léxica, etc.

Los manuales, los exámenes, etc. son cada vez más sensibles a la riqueza dialectal del español y con más frecuencia la encontramos en las audiciones, en la procedencia de los textos, etc. Así que no está de más trabajarlo un poco con los estudiantes.

Con motivo del congreso, el periódico El País ha publicado un simpático juego que nos puede ser muy útil, especialmente con niveles altos. Consiste en escuchar a veinte personas que explican un término característico del habla de su país e intentar reconocer su procedencia de entre cuatro opciones que se proponen.

Las palabras que describen pueden ser una pista, especialmente para aquellos estudiantes que hayan vivido en diferentes países hispanohablantes. Pero lo más importante no es resolver bien el cuestionario, sino tomar conciencia de la variedad dialectal del español. De hecho, en clase me parece que lo mejor es poner audios identificados de cuatro hablantes de países distintos y luego el del test de El País y que, después de oír el modelo, los estudiantes intenten identificar el acento.

Otros recursos con los que trabajar las diferencias dialectales que nos gustan mucho:

El catálogo de voces hispánicas del Centro Virtual Cervantes, que nos ofrece un material excelente para trabajar la comprensión auditiva en niveles altos.

Y la dialectoteca del español de la Universidad de Iowa.

Con un poco de imaginación seguro que encontráis muchas formas de explotar estas páginas en clase. Yo las uso con frecuencia y os garantizo que son un material excelente.

Cómo salvar el mundo con el subjuntivo y un poema de Borges

Recientemente he visitado a mis amigos Marta y Albert y, durante un paseo juntos, les estaba hablando del poema de Borges "Los justos" y, rápidamente, Marta vio que le iba de perlas para trabajar con sus estudiantes de nivel C1 las oraciones de relativo.

Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Así que nos pusimos manos a la obra para buscar una buena manera de explotarlo en clase para trabajar los objetivos que Marta se había propuesto.

Por ejemplo:

Leed el poema y propón a tus estudiantes que discutan por qué Borges ha elegido a esas personas para salvar el mundo. ¿Creen que lo que hacen es tan importante? ¿Tienen algo en común?

Después, háblales de la tradición judía de los justos: 36 personas que viven en el mundo sin conocer la existencia los unos de los otros y que gracias a su comportamiento son la razón por la que Dios decide no destruir el mundo.

¿Entienden mejor ahora el sentido del poema?

¿Qué otras personas creen que podrían formar parte de ese grupo de 36? Anímales a que cada uno piense en tres personas más y compartan sus ideas con la clase. En función del nivel y de lo que quieras practicar puedes darles un modelo más complicado o más sencillo. Para practicar las oraciones de relativo con subjuntivo podría ser algo como: Yo propongo a alguien que defienda los derechos de los desfavorecidos.

A continuación explícales que según la tradición judía cada vez que muere un justo aparece otro, de manera que siempre hay 36. ¿De todas las personas que han imaginado, quién creen que debería ser el siguiente justo en caso de que quedase un lugar vacante? Anímales a que en grupos elijan solo uno y pídeles que argumenten su decisión.

Podéis hacer una puesta en común y para acabar discutir las razones por las que, en general, creen que el mundo debería salvarse de la destrucción.