Presentarnos el primer día de clase, de la A a la Z

B de Bel

Be de Bel… (y de paso A de Amor de mi vida, dice Tom 😉 )

El otro día leí una presentación que me llamó mucho la atención: el autor había hecho una lista con las cosas que le gustan ordenadas alfabéticamente. De una forma tan sencilla estaba dando mucha información sobre la imagen que quería transmitir de sí mismo.

Esta actividad la podemos hacer con nuestros estudiantes el primer día de clase, como presentación.

Para estudiantes de niveles bajos, puede ser también una manera de repasar el alfabeto y la pronunciación.

Podemos plantearla de diferentes formas:

  1. Pueden elegir algunas letras y escribir entre una y tres cosas que les gustan para cada una de ellas o podemos animarles a que intenten encontrar al menos alguna cosa para cada letra. (Con letras como la eñe o la equis, podemos aceptar palabras que las contengan para que sea más fácil). Por supuesto, se aceptan nombres propios: ciudades, países, grupos de música… Así, también podemos trabajar cómo se pronuncian determinadas letras y palabras en español. Esta puede ser una actividad para manejar el diccionario también.
    Después el estudiante podría hacer una presentación del siguiente tipo (eligiendo las 5 letras más relevantes de su alfabeto): Mi abecedario es a de "azul", b de "Barcelona", c de "chocolate"…
    Se podrían colgar los alfabetos en la clase y les podemos animar a que les den una forma divertida o los ilustren con fotos (ver ejemplo, arriba) o con dibujos. (ver ejemplos, abajo)
  2. En un nivel más alto se les puede pedir que justifiquen sus palabras: Mi alfabeto contiene la k de "kiwi", porque el kiwi es mi fruta preferida y la erre de "Roma" porque Roma es la ciudad donde he nacido…
  3. Si pueden hablar más en español pueden intentar comparar sus listas y elegir solo una palabra con cada letra para formar el abecedario de la clase.
  4. Podemos repartir a cada estudiante unas tarjetas con algunas letras y sus palabras. Comparan con los compañeros sus tarjetas: Tengo una te de "Toledo" y una ese de "sopa"… Después pueden intentar cambiar las tarjetas que incluyen palabras con las que no se identifican por otras de sus compañeros: Te cambio la te de "Toledo" por la ge de "gatos"…

G de gato, T de Toledo

Ge de gatos, Te de Toledo, Be de bicicleta (y Be de Brahamontes, ¡claro!)

Es un modo divertido de presentarse a través de las palabras, perfecto para cualquier nivel, y en niveles bajos una manera de practicar el abecedario y la pronunciación.

Ver también esta actividad, para amantes de los gatos 😉 !

La tecnología no para enseñar sino para aprender

Your whole purpose is your learners' autonomy and your own redundancy | Michael Lewis, The Lexical Approach

Como profesor/a eres un pájaro, un pájaro con un nido lleno de crías. Tu trabajo es darles de comer, el subjuntivo en sus múltiples formas son gusanos: gordos y feos pero necesarios para que aprendan a volar…

Y tu objetivo principal es ése: que abandonen el nido, porque ya saben volar, porque ya no te necesitan, como propone Michael Lewis en nuestra cita de hoy.

La tecnología no para enseñar sino para aprender
Con el tiempo, he pasado de ser profesor de idiomas a ser más bien profesor de informática, dedicando al año muchas más horas a enseñar informática a profesores de idiomas que a enseñar el idioma de Shakespeare a los estudiantes de mi inglés materno.

Como profe de informática también soy pájaro y a menudo cuando veo volar a mis crías pienso que he hecho francamente mal mi trabajo: yo les enseñé a no utilizar la tecnología y a ponerla en manos de sus alumnos — y sin embargo continúan dedicando horas a buscar imágenes en Google y a preparar sus PowerPoints. Y (mea culpa) nuestra cuenta de Instagram sigue sin tener ni una solo foto hecha por un alumno…

Creo que en el mundo de la enseñanza de los idiomas (quizás en el de la enseñanza en general) nos hemos equivocado de camino: mientras nuestros alumnos han salido disparados por una autopista que abrieron hace ya unos cuantos años, los profesores hemos continuado por una pista sin asfaltar que hemos seguido desde hace siglos que conduce sólo al pueblo de nuestros antepasados, a la metodología de siempre: yo enseño, tú aprendes.

Pero ¿por qué continuamos utilizando nosotros la pizarra, por muy digital que sea, cuando en los bolsillos de casi todos nuestros alumnos, hay posibilidades casi infinitas en los dispositivos que a menudo superan en cantidad al número de personas que tenemos delante nuestro en clase, cuando (si les pedimos no que apaguen sino que enciendan) la tecnología que llevan en sus bolsillos les llevaría más rápido a nuestro objetivo común: poder dejar de pagar para aprender el idioma de Cervantes?

Camino hacia la independencia con la tecnología
Os proponemos las siguientes actividades para que vuestros alumnos comienzan a independizarse. Y ya que hemos comenzado con Michael Lewis, autor de The Lexical Approach, las 4 son para ayudarles a mejorar su vocabulario — posiblemente el camino más directo a la autonomía.

1 | Memrise, para aprender vocabulario
Durante muchos años recomendaba a mis alumnos hacer listas de vocabulario a dos columnas, con la traducción en la segunda columna, taparla e ir bajando, comprobando así que habíamos aprendido el vocabulario nuevo:

Aprender el vocabulario (versión 1987)

Aprender el vocabulario, versión 1987 — cuando no había (!!!) apps

Hoy en día Memrise nos permite hacer algo parecido en el móvil pero de forma mucho más divertido.

Actualmente tiene más de 300.000 "cursos" creados por los usuarios para aprender no solamente idiomas como el español o el inglés (y mucho más aparte de idiomas), es gratis, disponible para iOS y Android, adictivo y basado en principios sólidos sobre el aprendizaje.

Para los idiomas, los "cursos" (muy fáciles de crear) pueden ser las fichas de vocabulario de un determinado tema o unidad didáctica, del vocabulario que haya salido durante una semana, un trimestre, etcétera.

Recomiendo:

  1. Probarlo tú con un idioma que tú quieras aprender (o probar con 1026 phrasal verbs en inglés 😉 )!
  2. Crear tú un "curso" para tus alumnos
  3. Pedir un voluntario para crear el siguiente, y el siguiente…
  4. Proponer a los alumnos que hagan otros cursos y/o continuar creando ellos sus propios cursos, por su cuenta, de forma autónoma, a compartir (o no) con sus compañeros

2 | Quizlet, también para el vocabulario
Bastante parecido a Memrise, Quizlet no es tan bonito y moderno (y tampoco tan adictivo) pero con una ventaja importante: una lista de vocabulario se puede importar de Word o de Excel o de un documento de Google Drive compartido.

Recomiendo hacer con Quizlet lo que hemos propuesto con Memrise, pero al crear el voluntario el primer curso para la clase, sugiero la siguiente dinámica:

Tu trabajo, SOLO el 4 y el 5

  • Formar un pequeño grupo (2 o 3 personas) de voluntarios que escribirán el vocabulario en un documento de Google Drive que compartirán también contigo
  • Hacer tú las correcciones necesarias
  • Importar ellos el documento corregido a Quizlet
  • Compartirlo con los demás miembros de la clase

3 | Instagram en vez de hacer los deberes
Sobre todo quizás en niveles más bajos, si tienes muchos usuarios de Instagram en tu clase, como hemos comentado en una entrada anterior, puede ser una herramienta muy interesante para ir creando un diccionario visual de lo que se ha visto en clase.

Es un trabajo que los alumnos harán en gran parte fuera de clase pero muy bueno para reciclar lo visto en clase. Temas: comida, transporte, electrodomésticos, etcétera — repasamos el vocabulario fotografiándolo en el móvil.

Camino a la independencia, es muy bueno despertar ese interés: entro donde sea, en una tienda, en un bar, tengo delante mío una playa — ¿qué objetos puedo fotografiar y cómo se dicen en castellano?

En ese camino, el resultado es importante (¡motiva!) pero también lo es que el alumno aprecie que su profe no va a hacer todo el trabajo y que ese trabajo no se hace exclusivamente en horas de clase.


Atención a la privacidad
En Instagram podemos mantener la privacidad y tanto para profesores como para alumnos que no quieran mezclar su vida privada con la vida de la clase, abrir una segunda cuenta de Instagram es una alternativa. Hay apps que nos permiten llevar dos desde un único dispositivo y también se pueden llevar (como hago yo), desde dos dispositivos diferentes — un móvil y un iTouch, por ejemplo.

Ver también la privacidad en Memrise, Quizlet (interesa también esto) y Twitter.


En niveles superiores, creo que Instagram es más interesante para otro tipo de actividad, sobre todo aquellas que generen más interacción — oral o a través de los comentarios a las fotos. En niveles más bajos, trabajamos con sustantivos fotografiables pero a partir de un B2 son unidades léxicas más complejas, más abstractas y menos fotografiables.

Ver sin embargo la muy interesante iniciativa de InstagramELE.

Hace 30 años siempre acababa mis clases con una frase que mis alumnos odiaban: "For homework, I'd like you to…". Hoy, en la única clase que hago cada semana, les digo "Can you Instagram that…?"

4 | Twitter para aprender el vocabulario con Andrés Iniesta (etcétera)
Para los usuarios de Twitter, a partir de pongamos un B2, seguir a algún famoso que nos interese (un futbolista, por ejemplo, si nos interesa el fútbol) también es buena manera de practicar el idioma.

Es una excelente manera de poner a prueba nuestra comprensión escrita (también oral si tuitea videos) y marcando como favoritos aquellos tuits que contengan palabras o expresiones que entendemos (o casi) pero no usamos es una muy buena manera de ampliar nuestro vocabulario (y sorprender luego a nuestro profe, que alucinará con lo que sabemos decir ¡sin intervención suya!).

Recomiendo pasar después el nuevo vocabulario de los favoritos de Twitter, a una libreta, o a Quizlet o Memrise…

Aquí, para poner a prueba vuestro inglés (¡y francés!) 😉 , os explico la idea con detalle:

Para los que no son usuarios, hacerse una cuenta es gratis y muy fácil, y seguir única y exclusivamente a Andrés Iniesta o quien sea, a nadie más y no tuitear tú jamás también es una opción. No se trata de estar o no en Twitter, se trata de aprender el castellano como sea, y en parte por tu cuenta.

Otras apps
Anteriormente también hemos recomendado Kahoot, siempre y cuando el trabajo lo hagan los alumnos, no el profesor, preferiblemente en pequeños grupos.

Por lo general, no soy partidario de pedir a los alumnos que instalen apps (a no ser que realmente las vamos a utilizar mucho — como podría ser el caso de Spreaker Studio si quisiéramos hacer que hicieran un podcast semanal. Pero sí suelo recomendar apps que les ayudarán a independizarse de mí, como podría ser el caso de la app de gramática de Difusión (7.99€, pero se puede probar gratis).

Dicho sea de paso, si queréis un buen warmer, pedirles que comenten con sus compañeros qué apps tienen y cuáles usan más en sus móviles. Y ¿verdad que siempre recomiendas que cambien en su móvil el idioma al castellano?

Pero si nos queréis proponer otras apps — sobre todo las que liberarán al alumno del martirio de su profe (!) — por favor, no dejéis de hacerlo, abajo, en los comentarios.

Recomendamos
Por las actividades prácticas que incluyen, entre otras cosas, recomendamos dos libros de Michael Lewis: The Lexical Approach (1993 | Amazon) y su hermano menor, Implementing the Lexical Approach (1997 | Amazon).

¡Debería haber un app que nos permitiera calcular qué porcentaje de nuestras clases dedicamos a la gramática vs el vocabulario (y un largo etcétera)!

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #23
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Un warmer para los números


¿Quieres repasar los números con tus estudiantes de nivel principiante?

Escribe en la pizarra o en unas tarjetas diferentes expresiones formadas por un número y un nombre que son lugares comunes omitiendo el número.

Por ejemplo:

  • Las dos caras de la moneda
  • Los tres mosqueteros / Los tres monos sabios / Ricitos de oro y los tres osos / Los tres cerditos / Las tres gracias / Las tres bes
  • Los cuatro puntos cardinales / Los cuatro jinetes del Apocalipsis / Las cuatro estaciones / Las cuatro operaciones básicas
  • Los cinco sentidos / Los cinco continentes / Las cinco preguntas (las cinco W) del periodismo / Las cinco vocales
  • Los seis cuerdas de la guitarra / Las seis mujeres de Enrique VIII
  • Los siete colores del arco iris / Los siete días de la semana / Las siete notas de la escala / Las siete maravillas del mundo / Blancanieves y los siete enanitos
  • Los ocho inmortales
  • Los nueve planetas del sistema solar / Las nueve musas
  • Los diez mandamientos
  • Los doce meses del año / Los doce signos del zodiaco

Los estudiantes tienen que intentar deducir cuál es el número que falta en cada expresión y ordenarlas. En algunos casos es muy fácil. En otros es muy difícil porque no tienen el vocabulario, porque no tienen la información cultural necesaria (los tres monos son japoneses; los ocho inmortales, chinos; las tres bes, solo funciona en español…) pero así trabajan la capacidad de deducción y se puede plantear la cuestión de las diferencias culturales.

Actividad para principiantes con teléfonos móviles

Una manera de variar el clásico dictado en parejas que solemos hacer para trabajar la pronunciación, revisar vocabulario o presentar los textos de la siguiente actividad, entre otros, es pedir que el estudiante que escribe lo haga en el bloc de notas de su móvil. Se trata de un primer paso para integrar el smartphone en el aula y aprovechar una de sus herramientas. Además, sería bueno que los animes a seleccionar la opción "español" como idioma preferente del teclado, al menos mientras dure la actividad.

Selecciona textos cortos pero significativos, el dictado no debe durar más de 10 minutos. Calcula 5 minutos por turno. Intenta que las parejas se dicten textos diferentes o en distinto orden.

Un estudiante dicta y el otro escribe. Se revisan los textos del primer turno. Después cambian sus roles, se dictan nuevos textos y se revisan.

Las correcciones se hacen contrastando los dos textos solo que uno de ellos estará en la pantalla de un teléfono. Pueden corregirlos en pantalla, marcar los errores de manera especial o tomar notas en su cuaderno, como ellos prefieran.

En la imagen, unos textos de la actividad 4 la lección 2 de Gente 1, Libro del alumno (Difusión) .

Monoface, el vocabulario de la descripción física

Otra web divertida para usar en la clase de español.

Si has trabajado el vocabulario de la descripción física, puedes usar un juego que ha colgado la agencia de comunicación americana Mono en su página web y que se llama Monoface. La página permite construir una cara a tu gusto combinando diferentes partes de los 15 trabajadores de la empresa.

Cada estudiante se puede encargar de colocar un rasgo en la cara: cabeza, ojo izquierdo, ojo derecho, nariz y boca describiendo a sus compañeros las opciones que hay y dejando que elijan. Después se ve el resultado que se ha conseguido entre toda la clase.

Puede ser un warmer original y divertido para repasar ese vocabulario.

¡Probadlo!