Un brindis a 30 años de trabajo

Logo 30 años formando profesoresEste año el Departamento de Formación de Profesores de International House Barcelona ha cumplido 30 años. Desde marzo lo hemos estado celebrando compartiendo con vosotros 30 citas que nos inspiran y que nos ayudan a reflexionar sobre todo lo que pasa en el aula de español.

Ha sido un viaje apasionante gracias a la maravillosa idea que tuvo Tom de utilizar las palabras de otros para guiarnos en este recorrido y aprovechar el regalo que otras personas nos han hecho al obsequiarnos con sus pensamientos.

Cerramos este periplo precisamente con el Encuentro Práctico (¡qué mejor contexto!), en el que he cazado valiosas citas para futuras ocasiones.

Toda celebración se merece un brindis y aquí va el mío, con el que me gustaría felicitar a unas personas.

En primer lugar, me gustaría felicitar a mis compañeros de IH formadores de profesores, que hacen una labor fantástica: Maria, Geni, Susana, Anna, Marta, Nuria… (escribo puntos suspensivos por si me olvidara en este momento de alguno).

También me gustaría felicitar por su trabajo a otros formadores que actualmente se han tomado un descanso para emprender otros viajes felices y apasionantes con los que crecer personal o profesionalmente: Vanesa, Mila, Amanda y Jaume. ¡Se os echa de menos!

Por supuesto, no me olvido de todas aquellas personas que han trabajado en el Departamento de Formación en el pasado, pues han contribuido con su aportación silenciosa a la formación de una legión de profesores y a que el Departamento de Formación de Profesores de IH Barcelona siga siendo un referente en el mundo del ELE. ¡Un afectuoso saludo para todos ellos!

Y, bueno, como estamos de celebración, voy a permitirme felicitarnos también a Tom y a mí mismo, por nuestra modesta contribución a todo esto desde el blog del Departamento de Formación de IH Barcelona.

Y, por último, me gustaría dar las gracias especialmente a las tres formadoras que tuve cuando hice el curso en IH Barcelona en el año 2001 (si recuerdo bien): Isabel Ginés, Elisenda Durany y Carmen Soriano, de las que aprendí tanto y de las que tanto me queda por aprender. ¡Muchas gracias! (A Carmen e Isabel les estoy doblemente agradecido por todo lo que aprendo de ellas como compañero).

¡Felicidades a todos!

30 preguntas 30, para profesores de ELE

Una frase de la entrada de la semana pasada:

El camino para alcanzar el Santo Grial que
representa la lengua que queremos aprender al final dibuja, como ese pasatiempo infantil de unir puntos para formar una imagen, una parte del mapa de nuestro mundo interior. Hay mucha magia en ese recorrido.

Me gustó mucho la frase de Xavi e iba a incluirla como la cita de esta semana pero yo soy de esos profes pesados que creen que es "divertido" hacer ver que hay examen incluso cuando no hay, y ¿verdad que no podemos acabar el año sin examen?

Así que para acabar nuestra serie de citas, que celebra nuestros 30 años como Departamento de Formación, os proponemos las 30 preguntas siguientes.

Ya sabéis, completar la frase (la o las que queráis), en los comentarios…

  1. Siempre llevo a clase…
  2. Un buen estudiante…
  3. Un buen profesor…
  4. El mejor profe que he tenido fue…
  5. El mejor taller/ponencia que he visto fue de…
  6. Aprender un idioma significa…
  7. Un buen material es…
  8. Como profesor me siento satisfecho cuando…
  9. De mis estudiantes espero…
  10. Lo más importante en una clase…
  11. Lo que más me cuesta explicar/ transmitir a mis alumnos es…
  12. En mis clases no se puede…
  13. Me gusta/No me gusta que mis alumnos…
  14. Antes de una clase siempre…
  15. Después de una clase siempre…
  16. Lo mejor de ser profesor/a es…
  17. Lo peor de ser profesor/a es…
  18. Lo más difícil de conseguir en una clase es…
  19. En mis clases he aprendido…
  20. Todavía tengo que aprender a…
  21. Desde que soy profesor…
  22. Para aprender es necesario…
  23. Un libro que todos los profesores de ELE deberían leer es…
  24. Mi actividad favorita en clase es…
  25. El grupo de estudiantes que siempre recordaré era/n…
  26. Una habilidad que todos los profesores deberían desarrollar…
  27. Mi cita favorita es…
  28. La mejor web para profesores (o alumnos) de ELE es…
  29. La mejor app/herramienta "web 2.0" para las clases de ELE es…
  30. Dentro de 30 años, los profesores…

Hemos incluido algunos enlaces para que veáis algunas de las respuestas de Xavi o Tom.

¿Y la cita #30?
Para que esta última entrada de la serie no se quede sin cita, os proponemos la que nos acaba de proponer Geni Alonso (una de las talleristas este sábado):

El éxito en una clase de lenguas extranjeras depende no tanto de los materiales, técnicas o análisis lingüísticos como de lo que sucede dentro y entre los integrantes de la clase | Earl Stevick

De alguna manera resumen muy bien lo que hemos venido diciendo durante esta serie.

Y para acabar…
Nos resta decir que nosotros hemos disfrutado y aprendido con la serie, ojalá que nuestros lectores también, decir gracias por vuestros comentarios y "likes", desearos a todos Feliz Navidad, os veremos (¡hoy!) en Encuentro Práctico.

Ah, y casi me olvido: ¡hay premio!, a sortear entre los que dejáis comentario (¡incluso con contestar solo UNA de las 30 preguntas!)

Pero atención, los que conocen a Tom sabrán que también le gusta las bromas pesadas con los "premios" 😉 !

Pero ¡hay…!

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #30
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

5 ingredientes vitales para cenar rico y a gusto en casa de ELE

Mi hermana y yo (los dos somos profesores de idiomas) somos diferentes, como puedes comprobar en la imagen, arriba. Nunca la he visto en clase pero me imagino que sus alumnos van a sus clases como los invitados a cenar en su casa, ilusionados, y se van con una sonrisa en los labios, no por la comida sino por lo bien que lo han pasado.

La semana pasada, hice la siguiente foto de un grupo de alumnos de mis compañeras Marta y Geni (en la foto, a la izquierda) que también se iban de nuestra casa (era el último día de su curso de formación inicial) con una sonrisa en los labios:

Ya somos profes!

Creo que se nota que hubo una buena dinámica de grupo, y como he dicho antes, eso ha de ser el objetivo #1 de todo profesor (aunque Xavi no esté de acuerdo 😉 )!

Hace casi nueve meses, comencé esta serie de citas con algo que dijo un tutor mío hace muchos años. Para la cita de esta semana, en esta penúltima entrada de la serie — a menos de 24 horas del inicio de nuestro Encuentro Práctico — voy a volver a otra cosa que dijo el mismo tutor, Neil, si mal no recuerdo el primer día de un curso de formación que hice con él como alumno:

Learning is first and foremost a social experience | Neil Forrest

Es decir, que la experiencia de aprender ha de ser ante todo una experiencia de compartir cosas. Las horas de clase que estamos juntos, las cosas de creamos juntos, las que comentamos y recordamos después, han de generar las mismas sensaciones, han de ser la misma experiencia, que estar una tarde en casa con invitados.

Cinco ingredientes sanos
¿Cómo conseguirlo? En parte depende de los alumnos, de quién tengas la buena suerte de tener en tu grupo, pero también puedes influir tú en la dinámica, como anfitrión/a. Aquí, cinco ingredientes que siempre intento poner en mis clases.

1 | Mantener siempre la expresión corporal positiva
¿Cómo recibes a los invitados en tu casa? Con los brazos abiertos, ¿verdad? con un abrazo y un beso. La expresión corporal también es importante en clase y si no te convence lo que diga Wikipedia, en YouTube o en TED.com, siempre puedes encontrar magníficos ejemplos (y también malos), explicaciones y tutoriales:

¿Cómo indicas a tus alumnos dónde han de sentarse en la mesa de tu comedor? ¿Con las palmas hacia arriba, hacia abajo o señalando con el dedo…?

2 | Regalar y generar sonrisas
En una entrada anterior, Xavi preguntaba ¿Cuál es el papel del humor en la clase de español?. Tiene muchos papeles diferentes, pero uno es ése: reírnos juntos es compartir algo sin fórmula pero a la vez es parte de la receta para que nuestros alumnos estén a gusto, que salgan contentos.

Como profesor, sé que tengo fama de duro y exigente pero, cuando era joven, siempre conseguía hacer reír a mis alumnos (me lo proponía siempre como reto, en cada una de mis clases). Sin embargo, con los años me he vuelto aún más serio y cínico, visto el estado del mundo, pero me ayudó ver este otro vídeo de TED:

¿Cuántas veces sonríes en clase? No cuesta nada y — según Ron Gutman — cada sonrisa estimula el cerebro (¿de nuestros alumnos?) tanto como 2,000 (!!!) barras de chocolate.

Pero, por muy viejos que seamos, hay que hacer el esfuerzo de regalar y generar sonrisas.

3 | Crear cosas juntos
A mi modo de ver, las cenas más ricas son casi siempre cuando los invitados no solamente cenan sino que también ayudan a preparar la comida (por no hablar de lavar los platos 😉 )! Aunque solo hagan la ensalada, o preparen unos bocatas, participar, y crear algo juntos, ayuda a generar esa buena dinámica de grupo.

Hemos propuesto varias actividades de dibujo que implican creación (aquí una que me encanta, una propuesta de mi compañera Susana Ortiz) pero también podemos crear imágenes o grabaciones (me encanta Spreaker Studio para que los alumnos hagan eso).

4 | Compartir lo que hemos creado
Tener dónde compartir lo creado también ayuda. Un espacio digital compartido — una comunidad de Google+ (es como un grupo de Facebook), una cuenta de Instagram (la actividad #3 aquí muy interesante), un grupo de WhatsApp — es posiblemente el mejor uso que podemos hacer de la tecnología con nuestros alumnos, y no porque es tecnológico, sino porque es social.

Además de lo creado como productos de las actividades de clase, esos espacios también permiten que tanto profesor/a como alumnos compartan cosas que nos gusten, que nos diviertan, que nos parezcan interesantes — y que puedan generar debate y uso del español.

Aquí un vídeo que compartí con alumnos  a través de un grupo de WhatsApp, porque me pareció divertido. "¿Alguien entiende de verdad el humor británico?", les pregunté:

Y aquí una canción que compartieron los alumnos: ¿alguien me puede explicar cómo consigue ese tipo 60 millones de vistas en solo 15 días…?

Como profesores de idiomas, además de compartir lo creado, deberíamos aprovechar las posibilidades comunicativas de los "comentarios" que podemos hacer con casi todas las herramientas "2.0". Leer lo que escriben los demás, proponer mejoras y/o proponer premios (premio a la historia más divertida, la más original, por ejemplo).

Los comentarios, además de ser nuevas oportunidades para practicar el idioma, son como la sobremesa, a menudo la parte más rica de una cena, son quizás la mejor oportunidad de ser "sociales".

5 | Entender que importa la sobremesa, más que la comida en sí
Creo que uno de los errores que cometemos muchos profesores es llevar demasiado material a clase (y posiblemente también demasiada tecnología).

Pero para que los invitados lo pasen bien, tampoco es necesario llevar más platos a la mesa, ni complicarlos elaborándolos con el Thermomix. Quizás es eso lo que siempre ha entendido mi hermana: si hay una sobremesa grata, si ayuda hábilmente a propiciarla, sonriendo, callándose para que hablen los invitados, animando la conversación cuando pasara un ángel (mi hermana), tampoco es necesario pasarse con los platos.

En mi casa, pan y queso; pizza; o bocatas; en mis clases, actividades con un material mínimo. Me pregunto a veces que diría Neil de lo que luego ocurre.

Para ser un buen profesor de idiomas, no necesitas ser un crack en tecnología y, en mi opinión, pierdes el tiempo elaborando demasiado los platos. No hay nada como una pizza hecha en casa, sobre todo si te la presentan con una sonrisa, y encima colocaste las anchoas.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #29
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Una clase de un idioma extranjero: un viaje, una búsqueda

The real reason for a quest is always self-knowledge | Thomas C. Foster

Hay una frase del profesor de literatura Thomas C. Foster que me gusta mucho, que dice: "The real reason for a quest is always self-knowledge".

Foster la utiliza para explicar que en literatura un viaje siempre implica una búsqueda cuyo objetivo es en el fondo descubrir algo sobre nosotros mismos, pero yo creo que funciona en literatura porque en gran medida es así en la vida real.

A mí me encanta viajar –y no me refiero necesariamente a visitar otro lugar, sino al mero hecho de trasladarme–, porque el movimiento me permite descubrir muchas cosas. Prefiero caminar siempre que puedo, porque caminar me ayuda a pensar y poner en orden mis ideas (un día me gustaría probar este método peripatético con los estudiantes y dar la clase paseando), pero también disfruto mucho los trayectos en autobús, en metro o en tren.


Si tenemos walking meetings, ¿por qué no walking classes?

Antes pasaba muchos veranos fuera de la ciudad y cada mañana para ir al trabajo tenía que caminar durante más de una hora por la montaña hasta la estación más cercana donde cogía un tren en el que viajaba cerca de otra hora más siguiendo la costa hasta llegar a Barcelona. A pesar de que tenía que levantarme muy temprano, esas dos horas de viaje me parecían un regalo: tenía un tiempo valiosísimo para reflexionar sobre mis problemas y mis anhelos y para repasar mis clases, de modo que esos trayectos se convertían en una búsqueda de soluciones, en un descubrimiento de pensamientos y emociones…

En mi opinión, una clase de un idioma extranjero se parece mucho a un viaje. Y, por lo tanto, a una búsqueda. La búsqueda de unas palabras para expresar nuestros pensamientos, nuestras opiniones, nuestras emociones, nuestros deseos de una forma nueva y, por lo tanto, iluminados por una luz distinta. A mí me recuerda la sensación de pisar nieve virgen (los que hayáis vivido en un lugar frío entenderéis perfectamente la emoción de caminar sobre la nieve por la que nadie ha pasado aún).

¿Qué buscan nuestros estudiantes cuando se encierran en un aula para aprender español? ¿Dónde esperan que les conduzcamos, como si fuéramos un Virgilio o una Beatriz (os dejo elegir entre el Infierno y el Paraíso)?

Es probable que alguien piense que los estudiantes no buscan adquirir autoconocimiento sino el conocimiento de una lengua. Pero yo creo que, aunque sea sin darnos cuenta, el aprendizaje de una lengua extranjera nos enseña mucho sobre nosotros mismos: sobre nuestras habilidades y nuestros puntos débiles, sobre nuestras expectativas y nuestra capacidad de trabajo y sacrificio, sobre cómo nos relacionamos, sobre cómo aprendemos, sobre nuestros prejuicios… El camino para alcanzar el Santo Grial que representa la lengua que queremos aprender al final dibuja, como ese pasatiempo infantil de unir puntos para formar una imagen, una parte del mapa de nuestro mundo interior. Hay mucha magia en ese recorrido.

Me he puesto místico, y no era la idea.

La idea era presentaros una actividad aprovechando una de las citas que me inspiran como profesor. Pero a menudo cuando emprendemos un viaje no sabemos realmente dónde acabaremos porque, como saben todos los niños, los senderos siempre se bifurcan o llevan a un cruce de caminos donde es necesario elegir. Y eso también pasa en las clases, en las que frecuentemente nuestra ruta se ve modificada inesperadamente.

Pero, volviendo a nuestro camino, tanto si estáis de acuerdo conmigo en que una clase es una forma de autoconocimiento como si no, en el aula dan muy buen resultado las actividades en las que pedimos a los estudiantes que justifiquen sus decisiones, sus opiniones, etc. Hemos hablado ya en otras ocasiones de la importancia de formular buenas preguntas, que obliguen al estudiante a argumentar su respuesta.

DAFO

El análisis DAFO en la clase de ELE
Una actividad de este tipo que podemos llevar a la clase es el análisis DAFO. Alguna vez os he propuesto actividades inspiradas en el mundo del coaching porque creo que en clase dan mucho juego para hacer que los estudiantes interactúen.

Esta semana, aprovechando que se acaba el año y que el tema que nos tocaba trabajar estaba relacionado, he probado el análisis DAFO con mis estudiantes y ha funcionado muy bien. Estábamos hablando de cambios en la vida de una persona y de propósitos para el nuevo año. Cada estudiante elegía tres buenos propósitos que tuviera para el año nuevo, cosas que quería cambiar o empezar a hacer y pensaba en las fortalezas y las oportunidad con las que cuenta para conseguir su propósito y en las debilidades y las amenazas a las que debería hacer frente. Después le explicaron este análisis a un compañero, que tenía que, apoyándose en los aspectos positivos, darle consejos al primer estudiante para conseguir salvar las dificultades y convertirlas en ventajas.

La actividad se puede adaptar a niveles diferentes y permite a los estudiantes practicar muchas estructuras y vocabulario distintos.

Cuando vi que una de las parejas se olvidaba por completo de la actividad porque estaban muy interesadas en discutir cómo conseguir un trabajo en Barcelona, me di cuenta de que el objetivo se había cumplido.

¿Aprendieron algo los estudiantes sobre sí mismos en esa clase? Yo creo que sí, pero deberíamos hacerles la pregunta a ellos.

Lo que sí puedo afirmar es que este viaje a través de citas que hemos hecho Tom y yo durante este año a mí me ha enseñado mucho sobre lo que hago y que he aprendido muchas cosas útiles para mis clases gracias a las citas de Tom y a vuestros comentarios, pero también mucho sobre mí mismo como profesor.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #28
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Cosas que deberíamos preguntar a los alumnos, y no precisamente de los tiempos verbales

En mi colección de citas, hay una de Milan Kundera: "La memoria no guarda películas, guarda fotografías". Y hay otra de Julio Cortázar, de Rayuela, que dice que "la vida de los otros no es cine sino fotografía, es decir no podemos aprender la acción sino tan sólo sus fragmentos eleácticamente (sic) recortados".

Será que me paso demasiadas horas en Instagram pero creo que en mi memoria sí que me caben trozos, varios segundos de pelicula, quizás hasta 10 o 15, de escenas de clases de hace 20 o 25 años que recuerdo como si fueran clases de la semana pasada.

Una pena que no quepa más, porque me gustaría poder recordar todo lo que me ha explicado mi hija sobre sus experiencias en clase. Y me hubiera gustado incluir dentro de la presente serie de citas algunas de las muchas cosas que me ha enseñado pero la memoria me falla y doy solo con el recuerdo de haber aprendido tanto sobre mi profesión al escuchar las historias que supo desde muy pequeña que me fascinaban.

Una frase sin (?) consecuencia de hace 20 años
Así que para la cita de esta semana vuelvo más atrás a un trozo de "película" que guardo desde hace muchos años, de un taller que hice en una escuela de cuyo nombre no quiero acordarme (!). Los profes éramos conscientes de que teníamos muchos problemas en las clases de adolescentes así que, como responsable del programa de formación, propuse hacer un taller sobre el tema.

Pedí a los asistentes que escribieran en un papel una lista de las cosas que interesaban a sus alumnos y al cabo de unos minutos elegí al azar para leer en voz alta la lista de una chica joven cuya cara sale en el vídeo, y que se llamaba Montse. Tenía una lista muy larga, 20 y 25 ítems, cosas muy concretas, cantantes y álbums y videojuegos (hablamos de la época de Whitney Houston y de Commandos).

En el trocito de "película", esta conversación:

¿Cómo lo sabes? Les pregunté

Compañera de Montse: Pero, ¿cómo lo sabes?
Montse: Pues… ¡les pregunté!

En mi memoria, las dos están sorprendidas: una porque Montse sabe tanto de los intereses de sus alumnos, Montse quizás porque le sorprende que alguien pudiera entrar en una clase de adolescentes y no interesarse por lo que les motivara.

Recuperé este trozo de película, aparentemente sin consecuencia, cuando Xavi proponía en la entrada de la semana pasada que habría que implicar a los alumnos en la toma de decisiones. Lo guardo quizás porque era el momento en que me convencí de algo que de hecho ya llevaba tiempo haciendo: preguntarles a los alumnos, de forma sistemática, qué opinaban de las clases, de los libros que utilizábamos, de cómo los utilizábamos, etcétera.

CATs, y no de las que salen en Instagram
Por la misma época, me enseñaron algo que los americanos llaman classroom assessment techniques (CATs). Hay muchas, pero si quieres saber lo que opinan tus alumnos te recomiendo una de las más fáciles, los one-minute papers, que se llaman así porque das, al final de la clase, solo un minuto para rellenar el papel.

Llevas una semana con una clase: ¿tus alumnos están contentos?, ¿dedicas demasiado tiempo a transmitir la gramática?, ¿el nivel que marcas les parece demasiado alto, o demasiado flojo? Basta con elegir tu pregunta (y es mejor limitarte a una) y repartir un trozo de papel a cada alumno (con la cuarta parte de una hoja de A4 del papel de reciclaje tendrán suficiente).

En algunos casos la respuesta puede ser un simple "Sí", "No" o "No lo sé". También me gusta que apunten lo que hacemos "demasiado", o "demasiado poco". Anónimo, por supuesto. Al recoger los papeles, y al leerlos y recopilar las respuestas, ya tienes una feedback valioso, que te orienta para la semana que viene.

Las CATs del siglo XXI
Si eres lo que mi hija llamaría "un profe enrollado", quizás no te hacen falta los papelitos: tus alumnos ya te lo dirán abiertamente. Pero si quieres una alternativa más sofisticada, os recomiendo los formularios de Google Drive.

Formulario de Google Drive, muy fáciles de usar: cuestión de añadir una nueva pregunta (A) y cambiar el tipo de pregunta (B) si no queremos selección múltiple (las opciones, en el menú)

Son muy fáciles de crear, recopilan toda la información, calculan todos los porcentajes y hasta te los convierten en gráficos bonitos, de forma automática:

Resultados en un formulario de Google Drive

Resultados de una encuesta realizado en un formulario de Google Drive… con un campo adicional para "cualquier otro comentario" (a menudo más interesante que las estadísticas)

Otro trozo de película: una ex-compañera mía (Cristina) que propone incluir en nuestro cuestionario final de curso la pregunta "¿Qué harías para mejorar este curso?". 20 años más tarde la sigo incluyendo en todos los cuestionarios.

Podemos asistir a muchos congresos, muchas ediciones de nuestro propio Encuentro Práctico, escuchar a muchos ponentes y leer muchos libros, y nos compensará hacerlo, pero la memoria no tiene capacidad para guardar libros, guarda apenas algunas frases sueltas, pronunciadas quizás por grandes conferenciantes, quizás por una niña de 6 añitos.

Ver también
Para saber más sobre las CATs, os recomiendo un clásico: Classroom Assessment Techniques: A Handbook for College Teachers

Lo que dice una quinceañera: 'A Cat is Not a Dog' and Other Advice for Blended Learning Teachers

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #27
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.