Un poema con títulos de películas

Una de cine

Imagen: Alexas 

¿Tienes una clase sobre cine? ¿Necesitas un warmer curioso? ¿Quieres acercar la poesía a tus estudiantes? Aquí tienes una idea:

El poeta barcelonés Salva Soler ha escrito un poema que cuenta la historia de un hombre Harry usando únicamente títulos de películas. Puedes leer esta actualización del centón en su página web, en la que hay también un vídeo suyo recitando el poema.

La dificultad de trabajar con títulos de películas es que muchos son muy diferentes al título original o al que se les ha dado en otro país, pero en este caso muchos de los títulos que configuran el poema serán reconocibles para nuestros estudiantes.

Y ese es precisamente el primer ejercicio que te proponemos: que los estudiantes busquen entre los versos algunos títulos de películas que conocen y comenten con un compañero si las han visto, qué les han parecido, etc.

También puedes darles unos cuantos títulos para que armen una biografía y luego que comparen con el original si los han puesto para ilustrar los mismos acontecimientos de la vida de una persona.

Puedes darles el poema desordenado (o una parte) y que intenten ordenarlo.

Puedes proponerles que cuenten una pequeña historia con títulos de canciones o de libros.

¿Se te ocurre algo más? ¡Compártelo con nosotros!

10 poemas de Gloria Fuertes para la clase de ELE

Como ya sabréis todos, este año se conmemora el centenario del nacimiento de la poeta madrileña Gloria Fuertes [gloriafuertes.org | Wikipedia].

Para las personas de mi generación, Gloria Fuertes es entrañablemente recordada por su poesía para niños y por su participación en programas de televisión infantiles. Pero, aparte, es autora de una importante obra poética para adultos, caracterizada por la ironía, el humor, el humanismo, la libertad formal e ideológica…

En algún libro de español para extranjeros he encontrado algún poema de Gloria Fuertes y es que el tono coloquial de su poesía es muy adecuado para los estudiantes.

Por eso he hecho mi selección de 10 poemas que se pueden trabajar en clase en diferentes niveles. Aquí los tenéis:

  1. Niños de Somalia
    ¿Quién dice que los estudiantes de nivel A1.1 no pueden leer poesía en español?
  2. Parejas
    Este poema se puede trabajar desde niveles iniciales hasta niveles avanzados. Con la ayuda del diccionario los estudiantes principiantes pueden jugar a hacer las parejas y reflexionar sobre el género en español, mientras que los avanzados pueden trabajar la fraseología que figura en el poema.
  3. Cosas que me gustan
    Este poema puede servir de estímulo para que los estudiantes expliquen qué les gusta hacer con un poco de imaginación.
  4. Autobiografía poética (A los pies de la Catedral de Burgos)
    ¿Qué acontecimientos seleccionarían nuestros estudiantes para escribir su autobiografía? Una buena idea sería que la dibujasen y que sus compañeros intentaran interpretar los dibujos.
    o ¿qué tal su Nota biográfica?
  5. El camello
    La historia de los Reyes Magos contada con humor.
  6. Cuestiones fúnebres
    Un poco de humor negro para hacerse preguntas sobre el futuro. ¿Qué les preocupa a nuestros estudiantes sobre su futuro? ¿Qué preguntas se hacen a sí mismos?
  7. Disparen al disparador
    Consejos o mandatos para combatir la crueldad.
  8. Carta para leer en el tren
    Bonito poema que explica qué es el amor y que nos permite trabajar el contraste entre las formas del presente de indicativo y el de subjuntivo. Otro poema con el que trabajar este contraste es Las cosas, nuestras cosas.
  9. Todos contra la contaminación
    En la clase de idiomas a menudo tratamos la ecología y problemas de tipo social, etc. Con  este poema podemos trabajar este tema y practicar la estructura "que + presente de subjuntivo" para expresar deseos.
  10. Poeta de guardia
    Poema con el que hablar sobre nuestros anhelos con los estudiantes de niveles avanzados.

¿Recomendáis algún otro poema de Gloria Fuertes para trabajarlo en la clase de ELE? ¿Cuál es vuestro preferido?

Cómo salvar el mundo con el subjuntivo y un poema de Borges

Recientemente he visitado a mis amigos Marta y Albert y, durante un paseo juntos, les estaba hablando del poema de Borges "Los justos" y, rápidamente, Marta vio que le iba de perlas para trabajar con sus estudiantes de nivel C1 las oraciones de relativo.

Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Así que nos pusimos manos a la obra para buscar una buena manera de explotarlo en clase para trabajar los objetivos que Marta se había propuesto.

Por ejemplo:

Leed el poema y propón a tus estudiantes que discutan por qué Borges ha elegido a esas personas para salvar el mundo. ¿Creen que lo que hacen es tan importante? ¿Tienen algo en común?

Después, háblales de la tradición judía de los justos: 36 personas que viven en el mundo sin conocer la existencia los unos de los otros y que gracias a su comportamiento son la razón por la que Dios decide no destruir el mundo.

¿Entienden mejor ahora el sentido del poema?

¿Qué otras personas creen que podrían formar parte de ese grupo de 36? Anímales a que cada uno piense en tres personas más y compartan sus ideas con la clase. En función del nivel y de lo que quieras practicar puedes darles un modelo más complicado o más sencillo. Para practicar las oraciones de relativo con subjuntivo podría ser algo como: Yo propongo a alguien que defienda los derechos de los desfavorecidos.

A continuación explícales que según la tradición judía cada vez que muere un justo aparece otro, de manera que siempre hay 36. ¿De todas las personas que han imaginado, quién creen que debería ser el siguiente justo en caso de que quedase un lugar vacante? Anímales a que en grupos elijan solo uno y pídeles que argumenten su decisión.

Podéis hacer una puesta en común y para acabar discutir las razones por las que, en general, creen que el mundo debería salvarse de la destrucción.

Actividades para Sant Jordi (23 de abril)

La leyenda de Sant Jordi

La leyenda de Sant Jordi | Imagen: Xapo

Para los que dais clase en Barcelona (y por qué no, en otros lugares), el jueves 23 es Sant Jordi. Es un día importante en la vida de la ciudad y os proponemos algunas de las actividades que ya hemos publicado que se adaptan bien si queréis hacer algo especial.

Y, si os gusta la idea de crear poemas en clase, también tenéis esta otra entrada en nuestro blog de tecnología (contenidos en inglés) que genera un producto final curioso:

Dibujar corderos como sonrisas: escribir poemas colaborativos en clase

Poema de Melissa y Elina

El flujo de ideas (Melissa y Elina)

Tutora en nuestros cursos de formación, nuestra compañera Susana Ortiz nos explica lo que hizo en un curso intensivo de español (nivel B1), a partir de una actividad propuesta por Rosana Acquaroni Muñoz en DidactiRed.

Sus compañeros de clase eligieron el de Melissa y Elina como el mejor poema creado.

Con un nivel superior, para sacar más partido de la actividad, quizá podríamos pedirles que ilustren de alguna manera el poema. Por ejemplo:

Casas como una idea

Crear casas como una idea

No hace falta que todo el mundo dibuje, ni que realmente nadie "sepa" dibujar: ya que los poemas salen bastante surrealistas, dibujarlos es incluso más fácil.

También en un nivel superior, los demás pueden intentar "explicar" el dibujo (y contrastar sus explicaciones con lo que intentaba captar el dibujante — y "explicar" también, en la medida de lo posible, qué quieren decir los versos de los poemas creados.

Otro ejemplo:

Beber sueños

Beber sueños como una cerveza

Si luego aprovechamos la tecnología (un blog, Facebook, Twitter, etcétera…) para compartir los poemas, siempre va bien tener alguna imagen para ilustrarlos — y creemos que es mil veces mejor que lo hagan los alumnos, sin robar imágenes de la web.

Una duda: ¿deberíamos haber corregido ese "sanrisas" (ver la primera imagen)?