Presentarnos el primer día de clase, de la A a la Z

B de Bel

Be de Bel… (y de paso A de Amor de mi vida, dice Tom 😉 )

El otro día leí una presentación que me llamó mucho la atención: el autor había hecho una lista con las cosas que le gustan ordenadas alfabéticamente. De una forma tan sencilla estaba dando mucha información sobre la imagen que quería transmitir de sí mismo.

Esta actividad la podemos hacer con nuestros estudiantes el primer día de clase, como presentación.

Para estudiantes de niveles bajos, puede ser también una manera de repasar el alfabeto y la pronunciación.

Podemos plantearla de diferentes formas:

  1. Pueden elegir algunas letras y escribir entre una y tres cosas que les gustan para cada una de ellas o podemos animarles a que intenten encontrar al menos alguna cosa para cada letra. (Con letras como la eñe o la equis, podemos aceptar palabras que las contengan para que sea más fácil). Por supuesto, se aceptan nombres propios: ciudades, países, grupos de música… Así, también podemos trabajar cómo se pronuncian determinadas letras y palabras en español. Esta puede ser una actividad para manejar el diccionario también.
    Después el estudiante podría hacer una presentación del siguiente tipo (eligiendo las 5 letras más relevantes de su alfabeto): Mi abecedario es a de "azul", b de "Barcelona", c de "chocolate"…
    Se podrían colgar los alfabetos en la clase y les podemos animar a que les den una forma divertida o los ilustren con fotos (ver ejemplo, arriba) o con dibujos. (ver ejemplos, abajo)
  2. En un nivel más alto se les puede pedir que justifiquen sus palabras: Mi alfabeto contiene la k de "kiwi", porque el kiwi es mi fruta preferida y la erre de "Roma" porque Roma es la ciudad donde he nacido…
  3. Si pueden hablar más en español pueden intentar comparar sus listas y elegir solo una palabra con cada letra para formar el abecedario de la clase.
  4. Podemos repartir a cada estudiante unas tarjetas con algunas letras y sus palabras. Comparan con los compañeros sus tarjetas: Tengo una te de "Toledo" y una ese de "sopa"… Después pueden intentar cambiar las tarjetas que incluyen palabras con las que no se identifican por otras de sus compañeros: Te cambio la te de "Toledo" por la ge de "gatos"…

G de gato, T de Toledo

Ge de gatos, Te de Toledo, Be de bicicleta (y Be de Brahamontes, ¡claro!)

Es un modo divertido de presentarse a través de las palabras, perfecto para cualquier nivel, y en niveles bajos una manera de practicar el abecedario y la pronunciación.

Ver también esta actividad, para amantes de los gatos 😉 !

Lego en la clase de español

¿A quién no le gusta jugar con Lego…?

¿Cómo utilizar el Lego en la clase de español? Aquí van algunas sugerencias se aceptan otras.

Utiliza las piezas de Lego como regletas y practicad de la siguiente manera:

  • Asigna a cada color una categoría gramatical: las verdes, verbos; las azules, sustantivos; las rojas, preposiciones; las amarillas, adjetivos; las blancas, artículos… Escribe diferentes palabras en pegatinas. Da un montón de regletas a un grupo de estudiantes y una hoja con pegatinas. Tienen que enganchar las palabras en las regletas del color correcto según su categoría y hacer una torre. De esta manera repasan o aprenden el vocabulario nuevo y aportamos un conocimiento gramatical que les puede ser útil. No es importante que sepan el nombre de la categoría gramatical, sino que agrupen correctamente las palabras del mismo tipo.
  • Trabaja colocaciones de la misma manera. Engancha pegatinas con verbos a unas piezas de color verde y otras con sustantivos a unas piezas azules, mézclalas y deja que los estudiantes compongan torres de verbo+sustantivos con colocaciones posibles. Por ejemplo, perder + peso, el autobús, el tiempo, la esperanza, el norte..., meter + baza, las narices en algo, la pata, cizaña
  • Divide a los estudiantes en grupos y muéstrales una torre de colores diferentes. Tienen que escribir una frase que respete la estructura que presentas.
  • Sobre una base, engancha dos hileras de piezas, unas sobre otras, todas del mismo color excepto las que representan la sílaba tónica de una palabra o el núcleo de un grupo entonativo y haz drills de pronunciación mientras muestras las piezas.

Con las instrucciones:

  • Lleva a clase las instrucciones de un juego de Lego (suelen ser imágenes) y pide a los estudiantes que escriban un texto que acompañe a las ilustraciones.
  • Lleva las instrucciones de una construcción y las piezas necesarias. Da las instrucciones a un estudiante y las piezas a otro. El estudiante que tiene las instrucciones, le explica al compañero cómo construir el juego.
  • Haz una construcción y ponla fuera del aula. Divide a los estudiantes por equipos y dales las piezas de Lego. Los estudiantes por turnos salen y miran la figura y vuelven y explican a un compañero cómo tiene que construirla. El equipo que acaba primero gana (una versión del famoso dictado en carreras ¡pero con Lego!).
  • Puedes hacer lo mismo que en la propuesta anterior pero en parejas.

Con niños (y por qué no con adultos):

  • Representad una escena con las figuras de Lego.
  • ¿Y por qué no, si sois buenos editando vídeo, grabar un vídeo con la técnica de stop motion? Podría ser un proyecto a lo largo de un curso que permitiera practicar de forma divertida: decidiendo el argumento, escribien el texto, preparando los decorados…
  • Lleva piezas de Lego y otros materiales (cartones, piedras, cuerdas, etc.) y deja que tus estudiantes imaginen un invento para después explicar a sus compañeros qué han creado, para qué sirve, cómo funciona…

¿Más propuestas…?

Actividad para principiantes con teléfonos móviles

Una manera de variar el clásico dictado en parejas que solemos hacer para trabajar la pronunciación, revisar vocabulario o presentar los textos de la siguiente actividad, entre otros, es pedir que el estudiante que escribe lo haga en el bloc de notas de su móvil. Se trata de un primer paso para integrar el smartphone en el aula y aprovechar una de sus herramientas. Además, sería bueno que los animes a seleccionar la opción "español" como idioma preferente del teclado, al menos mientras dure la actividad.

Selecciona textos cortos pero significativos, el dictado no debe durar más de 10 minutos. Calcula 5 minutos por turno. Intenta que las parejas se dicten textos diferentes o en distinto orden.

Un estudiante dicta y el otro escribe. Se revisan los textos del primer turno. Después cambian sus roles, se dictan nuevos textos y se revisan.

Las correcciones se hacen contrastando los dos textos solo que uno de ellos estará en la pantalla de un teléfono. Pueden corregirlos en pantalla, marcar los errores de manera especial o tomar notas en su cuaderno, como ellos prefieran.

En la imagen, unos textos de la actividad 4 la lección 2 de Gente 1, Libro del alumno (Difusión) .