Cómo llegar a querer aprender un idioma a través de las citas

Julio Cortázar, Buscando siempre entrar
Tres palabras: ahí comenzó un historia de amor, de amor por un idioma

Después de un breve descanso estival, volvemos de nuevo con nuestra serie de citas.

Aproveché el verano para volver por primera vez en casi 30 años a dónde comencé mi colección de citas: la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, donde hice mi carrera (Literatura Hispánica) y me enamoré (no hay otra manera de decirlo) de los cuentos de Julio Cortázar (a día de hoy, 73 de las 1044 citas en mi colección).

Odié la Universidad, los cuatro años que aguanté solo los pude sobrevivir gracias a Cortázar y los demás novelistas del boom, Donoso y Sabato y Vargas Llosa y muchos más. Y les debo no solo el título que al final logré (un Third Class Honours casi inédito en la historia del Departamento de Hispánicas): también les debo a Cortázar et al el amor (no hay otra palabra) por el idioma de Cervantes (éste último culpable, entre muchos otros intragables autores del Siglo de Oro, de mi fracaso académico).

Aprender un idioma para mí (y he aprendido solo 4 si incluimos mi inglés materno) no es tan sencillo como un simple proceso de enseñar y aprender y haber por lo tanto aprendido. Incluye, forzosamente ha de incluir, en alguna parte del camino un haber llegado a querer aprender, quizás gracias a un libro, a una canción, a una frase, tal vez a otra persona que caminaba a nuestro lado.

El proceso: De odiar a Góngora a amar a La Maga
A la hora de la verdad, fue quizás una parte pequeña — pero clave — del proceso de aprender el idioma, pero para mi fue algo así:

Cómo aprovechar las citas con los alumnos
Hace 35 años coleccionar frases célebres era (me decían mis amigos 😉 ) un poco friqui, cosa que por otra parte siguen diciendo hoy cuando además de citas también colecciono fotos de arte urbano. Pero hoy en día, las frases célebres son de lo que más se comparte en las redes sociales y parece que a todo el mundo le gusta — y por lo tanto habría que ver si no las podríamos aprovechar en clase.

Os proponemos estas ideas:

  • Las frases célebres como warmers (e ¡incluso con pizarra digital!)
  • … y las no tan célebres como warmers: "lo que siempre me decía mi padre" (o mi profe de mates, etcétera) siempre da de sí en cualquier clase
  • Nuestras citas favoritas como manera de presentarnos, de llegar a conocernos un poco mejor. Si nuestros alumnos solo conocen la cita en su idioma materno, no importa: siempre puede dar lugar a un breve ejercicio de traducción
  • Además de las citas, lógicamente también podemos aprovechar los versos de canciones o poemas, quizás de la misma manera (mi verso preferido de Fito, por ejemplo: Yo bailaría contigo pero es que estoy sordo de un pie)
  • Los versos que nos hicieron aprender en el colegio también suele ser un tema interesante para comentar en clase (yo, ahora no recuerdo, pero soy culpable de haber obligado a toda una generación de españoles a aprender este poema de memoria)
  • También podremos sacar partido de los refranes y las frase hechas

Dylan, She's an artist and she don't look back

  • Qué quiere decir una cita puede dar lugar a un debate productivo (como ésta frase de Bob Dylan, "She’s an artist, she don’t look back" para poner un ejemplo en inglés, sobre todo en el contexto de la canción completa). Y la letra completa de una canción (como ésta, por ejemplo) y de qué va, una manera muchísimo más interesante de explotar una canción que el clásico pero terriblemente aburrido rellenar los huecos
  • Buscar en internet las mejores citas que podemos encontrar sobre un determinado tema (p. ej. el amor) que ya hayamos tocado en clase nos dará un ejercicio de comprensión lectora interesante, quizás como "deberes"
  • Y ¿envías a tus alumnos a interactuar con nativos, dentro o fuera de la escuela? ¿Qué tal si piden a los nativos si tienen citas favoritas o si saben de alguna sobre un tema concreto?
  • Recoger fotos de graffitis que los alumnos encuentren durante su estancia (y ¿qué quiere decir?!) también puede ser interesante (uno que encontré hace poco: "Los lunes no están tan mal solo que tu curro es una mierda")
  • Recoger lo que dicen los medios sobre los acontecimientos actuales (por ejemplo, la crisis de los refugiados y la independencia o no de Cataluña) también animará a nuestros alumnos a leer (aunque no tengan necesariamente el nivel teórico para hacerlo, aunque solo se trate de leer 20 minutos en el bar durante el descanso)
  • Y si aprovechar las citas les gusta a tus alumnos, colaborar en la creación de una colección de citas es una buena manera de usar la tecnología: entre las múltiples opciones para la colección tenemos Blogger, un grupo de Edmodo, un simple documento compartido de Google Drive, una comunidad privada de Google+, Instagram, List.ly, Pinterest, etcétera.

Caso de crear una colección, siempre les pido a los alumnos que no simplemente "compartan" (léase roben) cosas de las redes sociales o Google Images, sino que las hagan ellos mismos. Hay varias herramientas como Buffer o PixTeller o Recite que nos permite generar una imagen con texto (la cita) y una foto (nuevamente insisto que no de Google Images).

Para acabar, otra idea, que viene de un póster de citas de lo que decía gente muy variada de los primeros 20 años de nuestro Encuentro Práctico, y que se hizo para el Encuentro de Barcelona de 2011:

Lo que se dijo de Encuentro Practico

Con alumnos, con una herramienta como Pixlr Editor, se podría hacer algo parecido con lo que dicen ellos (y otras personas) de muchísimas cosas distintas: la ciudad donde estudian (Barcelona, por ejemplo), el español como idioma, sus palabras y frases favoritas, etcétera.

¿Se os ocurren otras ideas para aprovechar las citas…?

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #19
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

El secreto de cómo sacar provecho de las redes sociales

No aprendemos de la experiencia. Aprendemos de la reflexión sobre la experiencia

En el 2002, en una academia de cuyo nombre no quiero acordarme, tenía un grupo "complicado", adolescentes que ponían a prueba todo lo que sabía de ser profesor. Casi nada de lo mucho que probé daba el resultado deseado y, un poco desesperado, comencé mi primer blog, con Blogger, una herramienta entonces todavía novedosa, como diario de navegante perdido sin brújula en aguas turbulentas.

Después de clase, inmediatamente después, al llegar a la sala de profesores, apuntaba en el blog lo primero que me venía a la cabeza sobre la clase: ¿qué había pasado?, ¿qué había funcionado (o no) y por qué?, ¿qué incidentes críticos se produjeron y cómo los resolví (o no)?

Escribirlo me ayudaba a reflexionar sobre lo ocurrido y aunque al final de aquel trimestre perdí el grupo sin haberles "ganado" y dejé de escribir el blog, después hice muchos más, algunos totalmente privados (como aquel primero); otros compartidos solo con mi familia o con amigos; otros muchos más con alumnos (casi siempre privados, compartidos solo con ellos); y otros totalmente públicos, como éste y el blog de tecnología que también escribo [en inglés] como parte de mi trabajo.

Este, En mi bolsillo, escrito por nuestros alumnos, que luego no ha tenido continuidad, era uno de los que más me gustaba.

Crear tu propio blog
Esta semana, en vez de proponer actividades para tus alumnos, quiero proponer dos para que las hagas tú — la primera, crear tu propio blog para tener un espacio para la reflexión sobre lo que ocurre en tu clase. Yo te recomendaría Blogger para crearlo.

Con los años vamos acumulando experiencia, pero ¿aprendemos de la experiencia, o simplemente la repetimos? Ese espacio digital para la reflexión que es tu blog te permite tener donde ir incubando esas dudas, dudas que luego se transforman como mariposas en ideas, en caminos a seguir.

Os recomiendo:

  • Elegir el grupo (o alumno/s) más problemático que tengas;
  • Escribir una nueva entrada al menos dos veces a la semana, las entradas tan cortas o largas como quieras
  • Hacerlo lo antes posible después de la clase;
  • Apuntar en el blog tanto lo positivo como lo negativo y reflexionar sobre los dos (¿qué funcionó, o no, y por qué?)
  • Compartir el blog con al menos un compañero, y reflexionar los dos sobre las reflexiones del compañero (pero si lo haces con un compañero, ¡no te enrolles mucho 😉 !)
  • Continuar publicando entradas y comentarios durante al menos un mes

Por largos años de experiencia con blogs como diarios, soy de los que escriben lo primero que se les ocurra al sentarse, pero si prefieres algo más ordenado y enfocado, en esta excepcional serie de libros de metodología  [en inglés], hay un libro muy interesante de Duncan Foord, The Developing Teacher, con muchas actividades prácticas de reflexión para ayudarnos a seguir creciendo como profesores y formadores.

Participar de forma regular en las redes sociales
Si la idea de escribir tu propio blog no te atrae, y no te atrae tampoco la idea de tener un blog donde puedan escribir tus alumnos, te recomiendo otra cosa: participar de forma más activa en las redes sociales — blogs, Facebook, Twitter, etcétera.

El secreto de sacar provecho de las redes sociales… seguir a menos gente

No tengo cifras pero tengo la impresión que antes (es decir antes de Facebook, etcétera), la gente dejaba más comentarios en los blogs, pero que han dejado de hacerlo porque ya no tienen tiempo: necesitan mantenerse mínimamente a flote en el alud de noticias y actualizaciones (y, seamos sinceros, auténticas chorradas) que publican los que siguen aún cuando no les parece interesante la mayoría de lo que publican.

Lo malo de las redes es que hacemos esto:

Las redes sociales para ahogarte
Las redes sociales: y volver a comenzar…

Y hemos de olvidar en seguida casi todo lo que nos haya "gustado", porque la ingente cantidad de información no nos da tiempo para procesarla mejor, para hacer algo con ella — como reflexionar y crecer como personas y profesores, por ejemplo.

Lo que habría que hacer es esto:

Las redes sociales para comenzar a crecer
Las redes sociales: y comenzar a crecer

Es decir, responder con los comentarios, estemos donde estemos: en un blog, en Twitter, en un grupo de Facebook…

Pero ¡si no hay tiempo para eso!

Hay. Créeme que sí que hay.

El secreto de sacar provecho de las redes sociales: no se trata de a quién sigues, sino de a quién dejas de seguir, de seguir a menos gente.

De esa manera, hay más tiempo para escuchar a los que consideras que tienen algo que decir que te ayudará de alguna manera. Y ya que hay más tiempo, podrás hacer algo más valioso aún: dialogar con ellos (¡aunque no estés de acuerdo!).

Y de escuchar, de reflexionar, de dialogar, seguir aprendiendo a enseñar.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #15
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Lo que la fotografía me ha enseñado sobre la tecnología y sobre nuestra profesión

Las uñas de una quinceañera

Las uñas de una quinceañera | Foto: Tom Walton

Desde hace más de 15 años no voy a ningún sitio sin mi cámara digital. La fotografía es una afición que cogí en parte por amor (por querer capturar de alguna manera el fascinante día a día de dos hijos por aquel entonces todavía pequeños); y en parte por obligación, porque necesitaba imágenes — fotos de Barcelona, por ejemplo — para los múltiples blogs y webs que llevo.

Al usar una cámara en estos años, he aprendido mucho de la tecnología en general — cosas que se pueden aplicar a casi todas las TICs que necesitemos usar como profesores. Entre otras:

  • Podemos aprender casi todo en los tutoriales que encontraremos en Internet (sobre la fotografía, recomiendo los de DPS): quieres crear un blog pero… ¿cómo? Pues, paso a paso, Blogger te explica cómo.
  • El learning by doing es muy importante pero en cuanto a la tecnología no hay nada que ayuda tanto como el learning by exploring menus. En un restaurante en un país exótico ¿vas a pedir siempre pollo con patatas? La tecnología es un país exótico: para disfrutar del viaje, lo que necesitas no es ni más gramática ni más vocabulario, sino más curiosidad.
  • Lo que importa no es tanto saber sino saber que puedes (o ¡imaginar que puedes!). Yo sé que hay muchas cosas que no sé todavía de la fotografía pero lo suficiente sí sé para apuntar la cámara, cambiar cuatro cosas básicas y sacar una foto bien enfocada y bien encuadrada. Delante del ordenador en clase, viene a ser lo mismo: no importa lo que sabes, sino la actitud que tienes. Por "no sé hacerlo", suspendes en Tecnología; por "lo puedo intentar", sacas como mínimo ese "Suficiente".
  • Hay que hacer muchas fotos malas para aprender a hacer alguna decente (tus 10.000 primeras fotos serán malas, decía el gran Henri Cartier-Bresson).
  • Pero a la vez, no hay nada como ir haciendo, cada día, para coger confianza: un proyecto 365 — sacar y publicar una foto al día — es fantástico para aprender de fotografía, pero también para ir cogiendo la confianza de que "¡yo también puedo!" con la tecnología en general (ver también el primer comentario)
  • Siempre hay alguien que sabe más y que te ayudará. En clase, con la tecnología, tus alumnos (¡jamás hay que tener miedo a pedir ayuda a nadie…!)

Otra de mis grandes aficiones es recopilar citas y tengo la teoría de que casi tan importante como el learning by doing es lo que yo llamo learning by soundbite: es decir, que recordarás para siempre una cita pero casi seguro no harás lo mismo con miles de páginas de teoría.

Desde luego no faltan en mi colección frases célebres sobre la fotografía y nuestra cita de esta semana es esta:

ALT

Desconozco dónde la encontré, y no sé de quién es, pero creo que allí hay una lección importante para todo profesor: todo el mundo puede entrar en una clase y hacer de profesor pero tardaremos mucho tiempo, incluso toda una vida, en aprender a hacerlo bien.

Me consuela también esta, de Ansel Adams, uno de los grandes maestros de la historia de la fotografía:

Ansel Adams

Tengo miles de fotos en mi ordenador pero he borrado muchos miles más. Reviso todas las que hago pero borro las que no me gustan e intento explicarme a mí mismo qué es lo que ha fallado.

En 35 años he dado también miles de horas de clase — pero hago el mismo proceso de selección. Borro prácticamente todos los planes de clase y conservo únicamente los (pocos) que son realmente buenos — y si después de 35 años sigo dando clase creo que en gran parte es por eso: siempre a la vuelta de la esquina hay una foto nueva, una clase nueva, diferente, mejor que la de ayer

La afición también me ha llevado a visitar muchas exposiciones de fotoperiodismo que me han enseñado esto:

Las mejores fotos cuentan historias y nos sugieren preguntas. Y esas preguntas nos dan actividades interesantes para nuestras clases. Es más, para nuestras clases, no importa tanto la calidad de la imagen (aunque ayuda, claro) como la calidad de las preguntas.

Salir de las exposiciones también me ha hecho pensar muchas veces lo siguiente:

Aunque las fotos de los grandes profesionales están en un nivel a años luz de mis fotos, las mías son las que más interés tienen para mí.

Creo que es así también en nuestras clases: las fotos de nuestros alumnos, las que llevan en sus móviles, o que tienen en sus cuentas de Facebook o Instagram (o las que llevan en un álbum secreto en su cabeza) son mil veces más interesantes que las que nosotros los profesores podamos encontrar (=¡robar!) en Google.

Para acabar, aquí os dejo una una actividad para vuestras clases donde vuestros alumnos podrán compartir algunas de sus fotos (suponiendo, claro, que todos tienen).

Los pasos a seguir:

  • Les explico que tengo 9 fotos mías, que pueden incluir mis aficiones, familia y amigos, y mis lugares favoritos de Barcelona. NO les enseño las fotos
  • Mis alumnos tienen que adivinar de qué serán, y cómo serán, con todo lujo de detalle
  • Pueden hacerme una pregunta personal cada uno para obtener pistas
  • En parejas, hacen una lista por escrito de qué temas creen que pueden salir en las 9 fotos
  • Les enseño las fotos
  • Vemos quién logró hacerse la mejor idea de cómo serían mis fotos (¡con premio a los que más se acercan, claro 😉 !

Las fotos:

9 fotos personales

A continuación:

  • Individualmente tienen que buscar 9 fotos suyas y, mientras tanto, vamos adivinando cómo serán nuestros compañeros de clase
  • Finalmente, vemos sus fotos

Funcionaría muy bien en un blog (con una entrada, inicialmente sin fotos, para cada alumno, con los comentarios a la entrada para las preguntas personales), en un grupo de Edmodo o de Facebook, en una comunidad de Google Plus, en Instagram (¡claro!), hasta en un grupo de WhatsApp. También se puede hacer prácticamente sin tecnología, aparte de las fotos.

Recomiendo la actividad para una segunda o tercera clase con los alumnos: nos conocemos un poco, nos hemos hecho una idea de cómo son nuestros compañeros… y cómo es nuestro profesor/a.

Es buena manera de llegar a conocernos, de romper el hielo y de hacer grupo, de conocer también el profesor/a y de comenzar a compartir.

Me gusta hacer yo también las actividades con los alumnos: me sitúo a su nivel, como uno más, que también comparte con ellos las cosas que hacemos todos juntos.

Pruébalo, seguro que te gustará. Es uno de los planes de clase que se salvaron, de una idea original quizás (no estoy seguro) de Antonia Clare.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #9
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.

Cursos de ELE de especialización en formato e-learning

Jóvenes, redes... ¿estás preparado?

Jóvenes, redes… ¿estás preparado?

Hace más bien poco, bastaba formarte como profesor de español, y adquirir un mínimo de experiencia, para acceder a la mayoría de las ofertas de trabajo en el mundo de ELE.

Pero los tiempos cambian y hoy en día es cada vez más necesario continuar formándonos en nuestro campo — y en los campos lindantes, que son las áreas de especialización.

Participamos desde hace casi cinco años en el proyecto formacionele.com, donde ofrecemos una versión "online" de nuestro curso de formación inicial para profesores de español, que ha tenido mucho éxito, con unas 55-60 personas acabando los siete módulos del curso cada trimestre.

Para los que ya tienen una formación básica, el próximo lunes comienza el segundo de los cursos de especialización de este año. Después del éxito del curso de Español para fines específicos (16 personas, con Antonio Orta), ahora le toca el turno a nuestra compañera Geni Alonso, con el curso de Español para jóvenes (del 10 al 23 de marzo).

Los demás cursos de especialización:

  • Español en redes sociales (del 21 de abril al 4 de mayo, nuevamente con Francisco Herrera de tutor)
  • La gramática en la clase de español (del 19 de mayo al 1 de junio, con Reyes Llopis)
  • Leer y escribir en el aula (del 6 al 19 de octubre, con Daniel Cassany)

Geni AlonsoTodos los cursos son de 15 días y no requieren una experiencia previa del e-learning: por el feedback que recogemos de los alumnos, no son pocos los que se llevan la grata sorpresa de que un entorno virtual también puede llegar a ser humano.

En la foto, Geni Alonso, tutora del curso Español para jóvenes

La Wikiverbena de San Juan

El 23 de junio por la noche se celebra en Barcelona –como en muchos otros lugares– la verbena de San Juan. Es, sin duda, una de las fiestas más importantes del año, llena de tradiciones y simbología.

Este año el Ayuntamiento de la ciudad ha decidido organizar también una "wikiverbena". ¿Qué es? Bien, en la página web en la que se da toda la información sobre la fiesta se están recogiendo también todos los conocimientos que tienen los ciudadanos sobre las tradiciones que la acompañan, fotos, experiencias, etc.

Una de las ideas más interesantes es confeccionar de forma colectiva las entradas de Wikipedia correspondientes a cada elemento de la fiesta.

Ya hemos hablado de la posibilidad de hacer una entrada de Wikipedia en clase, pero vale la pena insistir en esta idea.

O preparar una página web, blog o wiki, con toda la información (fotos, vídeos, etc.) sobre una tradición del país de nuestros estudiantes en español. Se podrían enlazar los comentarios que los visitantes de la página hagan sobre su experiencia de la fiesta a través de Twitter, etc.

¡El resultado puede ser fantástico!