Mundo ELE: excelente banco de recursos en Flipboard

Mundo ELE

Hoy celebra su primer aniversario Mundo ELE, nuestra revista de actividades, artículos, vídeos, noticias, etcétera, para profesores de español. Con sus casi 600 entradas, que nuestro compañero Natxo va actualizando cada semana, es un excelente banco de recursos ELE.

La tenemos en Flipboard, que te permite seguir noticias (la lectura es quizás más amena cuando estás en el móvil) y también crear tu propia revista, como la nuestra.

Como profesor, podrías crear una revista para tus alumnos con artículos, noticias, etcétera, que les pueda interesar, incluso varias para niveles diferentes, aunque como siempre decimos aquí, quizás sería más interesante pedirles a los alumnos que fueran los editores.

Flipboard es un poco como Twitter en el sentido de que es bastante limitado, pero a la vez fantástico para esos cinco minutos en el autobús, entre dos clases que, gracias al móvil, son fácilmente aprovechables para practicar y aprender.

Por sus limitaciones, sin embargo, si quisiéramos una revista editada por los alumnos que posibilitara más interacción, un blog (siempre recomiendo Blogger) implica más trabajo pero nos ofrece mucho más, y una comunidad privada de Google+ sería una alternativa muy interesante — fantástica también en el móvil y con herramientas para la interacción muy completas.

Otra revista Flipboard que os gustará es ELE a 360 grados, de Francisco Herrera.

Y aquí, en inglés, un tutorial muy completo sobre Flipboard.

Un año de Mundo ELE en Flipboard

La tecnología no para enseñar sino para aprender

Your whole purpose is your learners' autonomy and your own redundancy | Michael Lewis, The Lexical Approach

Como profesor/a eres un pájaro, un pájaro con un nido lleno de crías. Tu trabajo es darles de comer, el subjuntivo en sus múltiples formas son gusanos: gordos y feos pero necesarios para que aprendan a volar…

Y tu objetivo principal es ése: que abandonen el nido, porque ya saben volar, porque ya no te necesitan, como propone Michael Lewis en nuestra cita de hoy.

La tecnología no para enseñar sino para aprender
Con el tiempo, he pasado de ser profesor de idiomas a ser más bien profesor de informática, dedicando al año muchas más horas a enseñar informática a profesores de idiomas que a enseñar el idioma de Shakespeare a los estudiantes de mi inglés materno.

Como profe de informática también soy pájaro y a menudo cuando veo volar a mis crías pienso que he hecho francamente mal mi trabajo: yo les enseñé a no utilizar la tecnología y a ponerla en manos de sus alumnos — y sin embargo continúan dedicando horas a buscar imágenes en Google y a preparar sus PowerPoints. Y (mea culpa) nuestra cuenta de Instagram sigue sin tener ni una solo foto hecha por un alumno…

Creo que en el mundo de la enseñanza de los idiomas (quizás en el de la enseñanza en general) nos hemos equivocado de camino: mientras nuestros alumnos han salido disparados por una autopista que abrieron hace ya unos cuantos años, los profesores hemos continuado por una pista sin asfaltar que hemos seguido desde hace siglos que conduce sólo al pueblo de nuestros antepasados, a la metodología de siempre: yo enseño, tú aprendes.

Pero ¿por qué continuamos utilizando nosotros la pizarra, por muy digital que sea, cuando en los bolsillos de casi todos nuestros alumnos, hay posibilidades casi infinitas en los dispositivos que a menudo superan en cantidad al número de personas que tenemos delante nuestro en clase, cuando (si les pedimos no que apaguen sino que enciendan) la tecnología que llevan en sus bolsillos les llevaría más rápido a nuestro objetivo común: poder dejar de pagar para aprender el idioma de Cervantes?

Camino hacia la independencia con la tecnología
Os proponemos las siguientes actividades para que vuestros alumnos comienzan a independizarse. Y ya que hemos comenzado con Michael Lewis, autor de The Lexical Approach, las 4 son para ayudarles a mejorar su vocabulario — posiblemente el camino más directo a la autonomía.

1 | Memrise, para aprender vocabulario
Durante muchos años recomendaba a mis alumnos hacer listas de vocabulario a dos columnas, con la traducción en la segunda columna, taparla e ir bajando, comprobando así que habíamos aprendido el vocabulario nuevo:

Aprender el vocabulario (versión 1987)

Aprender el vocabulario, versión 1987 — cuando no había (!!!) apps

Hoy en día Memrise nos permite hacer algo parecido en el móvil pero de forma mucho más divertido.

Actualmente tiene más de 300.000 "cursos" creados por los usuarios para aprender no solamente idiomas como el español o el inglés (y mucho más aparte de idiomas), es gratis, disponible para iOS y Android, adictivo y basado en principios sólidos sobre el aprendizaje.

Para los idiomas, los "cursos" (muy fáciles de crear) pueden ser las fichas de vocabulario de un determinado tema o unidad didáctica, del vocabulario que haya salido durante una semana, un trimestre, etcétera.

Recomiendo:

  1. Probarlo tú con un idioma que tú quieras aprender (o probar con 1026 phrasal verbs en inglés 😉 )!
  2. Crear tú un "curso" para tus alumnos
  3. Pedir un voluntario para crear el siguiente, y el siguiente…
  4. Proponer a los alumnos que hagan otros cursos y/o continuar creando ellos sus propios cursos, por su cuenta, de forma autónoma, a compartir (o no) con sus compañeros

2 | Quizlet, también para el vocabulario
Bastante parecido a Memrise, Quizlet no es tan bonito y moderno (y tampoco tan adictivo) pero con una ventaja importante: una lista de vocabulario se puede importar de Word o de Excel o de un documento de Google Drive compartido.

Recomiendo hacer con Quizlet lo que hemos propuesto con Memrise, pero al crear el voluntario el primer curso para la clase, sugiero la siguiente dinámica:

Tu trabajo, SOLO el 4 y el 5

  • Formar un pequeño grupo (2 o 3 personas) de voluntarios que escribirán el vocabulario en un documento de Google Drive que compartirán también contigo
  • Hacer tú las correcciones necesarias
  • Importar ellos el documento corregido a Quizlet
  • Compartirlo con los demás miembros de la clase

3 | Instagram en vez de hacer los deberes
Sobre todo quizás en niveles más bajos, si tienes muchos usuarios de Instagram en tu clase, como hemos comentado en una entrada anterior, puede ser una herramienta muy interesante para ir creando un diccionario visual de lo que se ha visto en clase.

Es un trabajo que los alumnos harán en gran parte fuera de clase pero muy bueno para reciclar lo visto en clase. Temas: comida, transporte, electrodomésticos, etcétera — repasamos el vocabulario fotografiándolo en el móvil.

Camino a la independencia, es muy bueno despertar ese interés: entro donde sea, en una tienda, en un bar, tengo delante mío una playa — ¿qué objetos puedo fotografiar y cómo se dicen en castellano?

En ese camino, el resultado es importante (¡motiva!) pero también lo es que el alumno aprecie que su profe no va a hacer todo el trabajo y que ese trabajo no se hace exclusivamente en horas de clase.


Atención a la privacidad
En Instagram podemos mantener la privacidad y tanto para profesores como para alumnos que no quieran mezclar su vida privada con la vida de la clase, abrir una segunda cuenta de Instagram es una alternativa. Hay apps que nos permiten llevar dos desde un único dispositivo y también se pueden llevar (como hago yo), desde dos dispositivos diferentes — un móvil y un iTouch, por ejemplo.

Ver también la privacidad en Memrise, Quizlet (interesa también esto) y Twitter.


En niveles superiores, creo que Instagram es más interesante para otro tipo de actividad, sobre todo aquellas que generen más interacción — oral o a través de los comentarios a las fotos. En niveles más bajos, trabajamos con sustantivos fotografiables pero a partir de un B2 son unidades léxicas más complejas, más abstractas y menos fotografiables.

Ver sin embargo la muy interesante iniciativa de InstagramELE.

Hace 30 años siempre acababa mis clases con una frase que mis alumnos odiaban: "For homework, I'd like you to…". Hoy, en la única clase que hago cada semana, les digo "Can you Instagram that…?"

4 | Twitter para aprender el vocabulario con Andrés Iniesta (etcétera)
Para los usuarios de Twitter, a partir de pongamos un B2, seguir a algún famoso que nos interese (un futbolista, por ejemplo, si nos interesa el fútbol) también es buena manera de practicar el idioma.

Es una excelente manera de poner a prueba nuestra comprensión escrita (también oral si tuitea videos) y marcando como favoritos aquellos tuits que contengan palabras o expresiones que entendemos (o casi) pero no usamos es una muy buena manera de ampliar nuestro vocabulario (y sorprender luego a nuestro profe, que alucinará con lo que sabemos decir ¡sin intervención suya!).

Recomiendo pasar después el nuevo vocabulario de los favoritos de Twitter, a una libreta, o a Quizlet o Memrise…

Aquí, para poner a prueba vuestro inglés (¡y francés!) 😉 , os explico la idea con detalle:

Para los que no son usuarios, hacerse una cuenta es gratis y muy fácil, y seguir única y exclusivamente a Andrés Iniesta o quien sea, a nadie más y no tuitear tú jamás también es una opción. No se trata de estar o no en Twitter, se trata de aprender el castellano como sea, y en parte por tu cuenta.

Otras apps
Anteriormente también hemos recomendado Kahoot, siempre y cuando el trabajo lo hagan los alumnos, no el profesor, preferiblemente en pequeños grupos.

Por lo general, no soy partidario de pedir a los alumnos que instalen apps (a no ser que realmente las vamos a utilizar mucho — como podría ser el caso de Spreaker Studio si quisiéramos hacer que hicieran un podcast semanal. Pero sí suelo recomendar apps que les ayudarán a independizarse de mí, como podría ser el caso de la app de gramática de Difusión (7.99€, pero se puede probar gratis).

Dicho sea de paso, si queréis un buen warmer, pedirles que comenten con sus compañeros qué apps tienen y cuáles usan más en sus móviles. Y ¿verdad que siempre recomiendas que cambien en su móvil el idioma al castellano?

Pero si nos queréis proponer otras apps — sobre todo las que liberarán al alumno del martirio de su profe (!) — por favor, no dejéis de hacerlo, abajo, en los comentarios.

Recomendamos
Por las actividades prácticas que incluyen, entre otras cosas, recomendamos dos libros de Michael Lewis: The Lexical Approach (1993 | Amazon) y su hermano menor, Implementing the Lexical Approach (1997 | Amazon).

¡Debería haber un app que nos permitiera calcular qué porcentaje de nuestras clases dedicamos a la gramática vs el vocabulario (y un largo etcétera)!

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #23
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Menos planificación + menos material = más interacción

No battle plan survives contact with the enemy. Helmuth von Moltke, 1800-1891

Nuestra cita de esta semana es de un general alemán muy famoso para los estudiantes de historia militar, entre cuyas filas me incluyo. Dicho sea de paso, si algún día os falta un buen warmer, "3 cosas que nadie sabe de mí" funciona muy bien, como warmer y como manera de presentarnos — es decir, que cada uno ha de explicar sus tres cosas. "Nadie", en este caso, quiere decir "nadie en la clase" y si los estudiantes se conocen, "Nadie (o muy pocos)" también funciona.

Creo que la cita tiene su aplicación en nuestro día a día como profesores: preparamos nuestro "plan de batalla" pero luego cuando entramos en contacto con el enemigo ¡los alumnos 😉 !, ¿qué hacemos si nuestra planificación no acaba de funcionar, y por mil motivos diferentes? ¿La seguimos igual, ciegamente, o la cambiamos sobre la marcha? ¿Nos adaptamos a los alumnos y las circunstancias de ese día (etcétera) o tiramos adelante, aún cuando comenzamos a sospechar que vamos "perdiendo" y que tal vez Napoleón tenía razón: una retirada a tiempo es una victoria?

El fin de semana pasado me di cuenta que en casa ya no caben más miniaturas para recrear en Memoir44 la batalla de Dien Bien Phu (!), así que comencé a hacer más espacio en la estantería de mi cuarto tirando planes de clase viejos y apuntes de conferencias y cursos de formación ya muy antiguos (!!).

Scott Thornbury y Dogme ELT
En nuestra última entrada, Xavi nos comentaba dos de los ponentes y las conferencias que darán en Encuentro Práctico. Hoy voy a mencionar otro, Scott Thornbury, que dará una conferencia en inglés (¡sí, en inglés!) en la edición de Barcelona (18 y 19 de diciembre).

Entre los apuntes que se salvaron de la lucha de sobrevivir en un piso de 50m, tengo unos de una conferencia que Scott dio en nuestro English Language Teaching (ELT) Conference en Barcelona en 2013. Scott es uno de los padres (¡iba a decir "generales" 😉 !) de Dogme ELT que propone reducir al mínimo (¡incluso a cero!) los materiales y ampliar al máximo la conversación real con y entre los alumnos.

Entre mis apuntes de aquel día:

Don't write lesson plans like Swiss timetables; you need some wriggle room - so that you teach the learners, not the materials

O sea, lo que proponía era que NO deberíamos escribir planes de clase detallados al minuto, como horarios de trenes suizos, y seguirlos paso a paso con el reloj en la mano. Necesitamos lo que llamaba "wriggle room": wriggle es lo que hacen los gusanos en vez de caminar (y se pronuncia ri-gul: ¡vaya idioma, el inglés!). Es decir, necesitamos algo (¡quizás mucho!) de libertad de movimiento para poder adaptar nuestro plan a la "batalla" que comienza a librarse. Y si no lo tenemos, acabamos enseñando el material, pero no a los alumnos.

Recuerdo también otra conferencia de Scott en otra ELT Conference, quizás en el año 2000, cuando presentó por primera vez el Dogme ELT. Nos contó una clase suya en Egipto (muchos años antes de la llegada de Dogme) a la que llevó como único material la revista TIME que llevaba en la portada de esa semana una foto del Presidente Sadat (posiblemente ésta). Entró en clase, colgó la foto en la pizarra y se fue sin decir absolutamente nada… para que fueran los alumnos los que iniciaran y continuaran "la conversación".

Actividades Dogme ELE para probar en tu clase
Como actividades para tus clases, esta semana os proponemos eso, darte a ti mismo (¡y a tus alumnos!) algo de wriggle room, llegando a clase sin fotocopias y con un único ítem de material.

Os proponemos:

1 | Una foto tuya de algo que ves en la calle camino al trabajo y que puede generar conversación, como esta:

shopwindow0715

Escaparate de la Calle Bailén, Barcelona

2 | Una foto de graffiti (además de la historia militar, soy fan del streetart 😉 ). Esta foto mía por ejemplo:

Poesía en la calle

Poesía (?) de Bor der Line en una calle del Raval, Barcelona

¿Es arte o es vandalismo?, y si es arte, ¿es poesía? No es nada Dogme, pero si tienes una pizarra digital, esta actividad de reordenar los versos podría funcionar muy bien.

3 | Una foto que tengas en tu móvil quizás de una de tus aficiones o cosas que coleccionas (en mi caso, cajas vacías de queso Camembert, marca Président); y para continuar la conversación, y llegar a conocerse, los alumnos casi seguro también tienen fotos de ese tipo en su móvil. Las suyas les resultarán mil veces más interesantes que cualquier foto que puedas robar de Google Images y fotocopiar a todo color.

4| Una foto de casi cualquier periódico de casi cualquier día del año, como esta:

Mi formula para disfrutar de la vida...

Mi formula para disfrutar de la vida… ¿Realmente también necesitas fotocopias?

5 | Twitter también es una excelente fuente de imágenes para tus clases. HistoryInPics me proporciona a menudo esa "una solo foto" para una clase completa, y Fascinatingpics también.

Os hemos propuesto fotos, pero prueba también con algo que dibujes en la pizarra; con un único titular (como éste, por ejemplo); con una única palabra (por ejemplo y en estos momentos, "refugiado"); con cero material pero solo lo que llevan los alumnos en sus bolsos y bolsillos.

Si no funciona, puedes volver a la clase siguiente armado con las fotocopias de siempre pero has de probar de bajar por esos creative rabbit holes que comentábamos hace algunas semanas.

Pero pase lo que pase, si lo pruebas, vuelves aquí para contarnos la experiencia, ¿de acuerdo?

Recomendamos
Os recomiendo Encuentro Práctico, y os recomiendo especialmente la conferencia de Scott, para mí uno de los mejores ponentes que he tenido el placer de escuchar.

Ver también dos de los muchos libros de metodología que ha escrito, Teaching Unplugged (sobre Dogme ELT) y Uncovering Grammar (para profesores de inglés, pero con muchas ideas y actividades adaptables a la clase de ELE)..

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #21
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Aprender y enseñar por otros caminos, diferentes a los de siempre

Instead of the tried & true path, make time to go down crazy, creative rabbit holes

¿Qué quiere decir nuestra cita esta semana? Algo así…

Como Alicia en el País de las Maravillas, en vez de seguir el camino de siempre, hemos de encontrar momentos para dejarnos caer por la boca de la madriguera y entrar en ese mundo que puede haber al otro lado, un mundo aparentemente absurdo — y ¡loco! y ¡creativo! — al menos cuando lo miramos desde el lado de siempre.

Para muchos profesores, hoy en día el camino de siempre (con señalización cortesía del Marco) va desde el ordenador de la sala de profesores a Google Images, se desvía a Word o PowerPoint, pasa por la impresora y luego por la fotocopiadora y de allí a la clase, de lunes a viernes.

Pero, como decía Julio Cortázar en Rayuela:

Quizás había otros caminos y que el que tomaron no era el único y no era el mejor, o que quizá había otros caminos y que el que tomaron era el mejor, pero que quizá había otros caminos dulces de caminar y que no los tomaron…

El sendero de la madriguera
Aquí para probar con tus alumnos, unos caminitos dulces de caminar que nos llevarán directos a la boca de la madriguera:

  • Las actividades que sustituyen Google Images por el dibujo, como esta, o esta, o esta, o esta otra (en inglés), las pizza slices de Mike Harrison
  • Las actividades colaborativas de narración digital, tanto escrita como oral (también conocida como digital storytelling)
  • Un grupo de WhatsApp, creada y gestionado por tus alumnos, a la que te invitan a ti también a participar (no al revés)
  • El dictado cuadrafónico, no el dictado de toda la vida, como lo hacía tu profe en el cole, sino el que te explicamos abajo

El dictado cuadrafónico
No recuerdo dónde encontré por primera vez esta actividad. Parece complicado así que vamos a explicarlo con un esquema:

Dictado a 4 voces

Los pasos a seguir:

  • Preparar 4 textos relacionados entre si (pueden ser variantes del mismo texto, o 4 partes de una misma historia), más o menos cortos (máximo 75 palabras), con vocabulario casi todo ya visto
  • Dividir los alumnos en 4 equipos
  • Repartir los textos y colocar los alumnos según el esquema
  • Uno de cada equipo dicta a sus compañeros su texto
  • Simultáneamente (!!!!!), dictan los otros 3 equipos
  • Se permite pedir aclaraciones
  • No se permite a los que dictan acercarse al resto de su equipo para ayudarles
  • Gana el equipo que acabe primero, sin faltas de ortografía

Opcionalmente, los que escriben pueden utilizar la tecnología (móvil, tablet…)

Parece la receta perfecta para un caos total, ¿verdad? Pero si eliges bien el texto, y si luego los alumnos han de hacer algo con el texto (por ejemplo, acabar la historia), los alumnos acaban imponiendo orden y silencio (relativo) y es de esas actividades que luego quieren volver a hacer.

Pruébalo…

Un caminito por el Bosque del Aprendizaje
Y aquí otras dos actividades, para que las pruebes como parte de tu formación continua, que parecen una locura, pero que no lo son.

Todos odiamos que vengan a inspeccionar, a "observar" nuestras clases, ¿verdad?, quizás porque el que observa normalmente es el jefe de estudios y a menudo sospechamos que "observar" quiere decir "observar y criticar y posiblemente despedir después".

Pero prueba estos formatos con un compañero/a de confianza, un amigo/a y, además de lo que acabamos aprendiendo los dos, ¡hasta es divertido 😉 !

  • Peer observation (o observación entre iguales). Yo vengo a tu clase, tu después vendrás a la mía, no necesariamente el mismo día, y las comentaremos en el bar.
  • Team teaching (o enseñar en equipo, aunque solo sea un equipo de dos personas). Vamos los dos a clase, después de haber planificado las clase juntos, y la damos juntos, en algunos momentos mandas tú y yo me callo, en otros asumo yo el mando y tú observas, y en momentos determinados (no siempre planificados) entramos los dos en acción, como a veces ocurre (¡aunque no debería, según las reglas!) en el tag wrestling de la lucha libre professional.

En los dos casos, siempre conviene pedir al compañero que observe cosas determinadas, quizás aquello que creemos que no acabamos de hacer bien (¿hablo demasiado?; ¿debería corregir más o menos, cuándo y cómo?; ¿mis clases son aburridas?; ¿cómo puedo conseguir que participen más?; ¿cómo debería tratar a los alumnos más complicados, cómo puedo ayudar a ese alumno…?)

Y en cualquier de las dos opciones, a mi me ha servido apuntar también lo siguiente:

  • Algo que te gustó… (en las observaciones, comenzar siempre con lo positivo 😉 )
  • Algo que no harías así… (por no decir algo que no te gustó 😉 !!)
  • Algo que no entendiste…(¿por qué lo hizo así…?)

Opcionalmente, y con permiso de los alumnos, también se puede grabar la clase, o partes de la clase, con el móvil, para comentar la grabación juntos después.

Supone algo de trabajo adicional, supone quizás tener que cambiar clases y horarios, supone quizás tener que pedirle permiso al jefe de estudios para poder hacerlo, pero la experiencia me dice que nos veremos ampliamente compensados.

¿Dos profesores en una misma clase? ¡Eso no se hace y ni mucho menos se va a pagar! Pero nuestra profesión es mucho más interesante cuando abrimos de par en par las puertas de las clases y dejamos entrar otras ideas, o salimos en busca de ellas.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #17
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.

Los 1001 roles que han de asumir profesores y alumnos

Un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil (Julio Cortázar, Rayuela)

En mi colección de citas (en un blog privado), hay más de 100 de Julio Cortázar que era probablemente el autor que me incitó a comenzar a recogerlas hace casi 40 años.

He escogido esta para nuestra cita de esta semana porque me parece que describe a la perfección lo que ha de saber hacer todo profesor — o sea, ser flexible, adaptarse a las circunstancias, a las necesidades de los alumnos, a los roces y conflictos, a estados de ánimo ese día que nada tienen que ver con el plan de clase que hicimos antes de entrar en el aula, y a mil cosas más que pondrán a prueba nuestra capacidad de mantener el tren de la clase bien encarrilado.

Os propongo dos actividades, la primera principalmente para vuestra reflexión, la segunda para vuestras clases (aunque la primera también ha sido muy interesante con alumnos).

Tú, profe, ¿haces de Indurain…?
Además de lector de Cortázar y coleccionista de frases célebres (y no tan célebres), soy ciclista y antes de que el dopaje lo echara a perder, fan del ciclismo desde los años de Hinault.

Aquí un Prezi que hice para un curso de formación de profesores:

¿Somos figura o gregario? ¿Director de equipo o soigneur? ¿Parte del equipo (tal vez el mecánico) o un mero espectador…? Y de paso ¿dónde está la tecnología…?

Evidentemente no hay una única respuesta correcta pero os invitamos a proponer las vuestras en los comentarios.

Os recomiendo también probar el Prezi con alumnos, sobre todo en las clases "complicadas", aquellas que contienen alumnos que no saben aprender a aprender: ¿quién es, qué rol tiene el profesor, y qué rol o roles han de asumir los alumnos?

Y el alumno, ¿qué ha de hacer en clase…?
La segunda actividad es una que a mí me encanta, que ha funcionado muy bien con alumnos, pero que yo recuerde nunca le ha gustado a ningún compañero mío (!!!).

Dibujemos el aprendizaje

Aprendemos cuando participamos al 100%…

Por fases:

  1. Explicar el producto digital final que pretendemos crear: una foto del instante en que se produzca el aprendizaje (¡difícil!, ¿verdad?)
  2. En grupos reducidos (3 a 5), hacer una lluvia de ideas para completar la frase "Aprendemos cuando…"
  3. Intentar ordenar las ideas por orden de importancia
  4. Intentar dibujar el instante con figuras de palitos (ver ejemplo, arriba)
  5. Fotografiar con un móvil el instante en forma de tableau vivant (ver ejemplo, abajo, hecho por alumnos míos)
  6. Compartir los dibujos (fotografiarlas o escanearlas) y las fotos, vía un espacio digital compartido (blog de aula, grupo de Edmodo o de Facebook, comunidad de Google+, Instagram, WhatsApp, etcétera…), acompañándolas con un texto explicativo
  7. Comentar las imágenes de los demás grupos y continuar ahí el debate

Lo importante: las oportunidades para la colaboración y uso del idioma: si la foto/las fotos realmente logran captar "el instante" es lo de menos. Los defectos que tengan en ese sentido luego se cubren con el texto explicativo.

Todos implicados: ESE es el instante

Aprendemos cuando disfrutamos de estar juntos…

Y muy importante también, las reflexiones sobre qué hemos de hacer para aprender un idioma.

El alumno, ¿es alfil, torre o caballo…? ¡Pregúntales qué creen que han de hacer en clase! Y ¿qué creen que ha de hacer su profesor?

¡Es una reflexión importante!

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #11
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores, a veces también como personas.