10 entradas que tiran más de la imaginación que de la fotocopiadora

No surrender

Porque aprendí más de Springsteen que de Krashen…

No hemos decidido todavía si este blog va a continuar o no. Intentando aclarar qué deberíamos hacer, pasé parte de eso días que eran para algunos "puente" releyendo entradas viejas y – aunque lo diga yo – hay entradas que me gustan, que quizás no habría que dejar olvidadas en la consigna que es el archivo del blog, la antesala a la papelera digital que es el ciberespacio en general y la blogosfera en particular.

Aquí 10 entradas que disfruté releyendo, entre otras cosas porque, como profe viejo que soy, releer es también recordar caras (a veces acompañadas de nombres) de alumnos que hicieron algunas de las actividades que hemos propuesto en este blog.

Por orden aproximado de su fecha de publicación, 5 mías y 5 de Xavi.

Casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora

  • Porque con la actividad propuesta recuerdo haberme reído mucho en clase, eso sí, con grupos de personas que se sientan a gusto juntos, factor vital para el éxito de casi cualquier actividad, 10 cosas que los profes no soportamos
  • Porque aún recuerdo lo mucho que nos divertimos con el Lego en una clase de “English for Design”, hará ahora más de 20 años, Lego en la clase de español
  • Porque la actividad propuesta requiere que los alumnos dibujen, y me encantan las actividades de dibujo, La vuelta al mundo con ser y estar
  • Porque es una idea sencilla, pero funciona – y casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora, Si mi pareja ideal fuera un postre, sería…

Uso o usan

  • Porque a mi modo de ver, es una pregunta clave, y en la enseñanza de los idiomas creo que nos hemos equivocado terriblemente de camino, ¿Uso o usan la tecnología?

10 cómics para la clase de español

Dilbert

Uno que le gusta a Tom: Dilbert (fácil de importar a la pizarra digital y tapar el 95% del texto)

El mes que viene cumplimos 10 años y queremos compartir con todos vosotros 100 ideas (ya veremos si tenemos tantas, pero esa es la intención) para celebrarlo.

Vamos a empezar con cómics, con los 10 cómics que más me gusta llevar al aula.

Creo que en alguna ocasión ya he explicado que los cómics me parecen una de las mejores lecturas para aprender un idioma: hay cómics para todos los gustos; se cuenta con el apoyo de la imagen, lo que facilita la comprensión; hay poco texto, por lo que los estudiantes pueden hacer varias lecturas; el lenguaje está muy cerca al habla cotidiana normalmente, etc.

Así que aquí tenéis 10 sugerencias:

  1. MAFALDA de Quino. Junto con Calvin & Hobbes y Peanuts, Mafalda es una de las grandes tiras cómicas de toda la historia. Podemos, por supuesto, practicar el español, trabajar con los personajes y los estereotipos que representan, introducir un tema de discusión en clase a partir de una reflexión de Mafalda… ¡Genial!
  2. A riesgo de sonar repetitivo, insisto en recomendaros la obra de Quino, pero en este caso sus libros de tiras cómicas mudas. Son una herramienta perfecta para practicar la descripción y la narración.
  3. De forma parecida se puede utilizar un clásico del tebeo de humor español: 13, rue del Percebe de Ibánez. Las posibilidades de este tebeo son muchas. Por ejemplo, nos permite presentar el tema de la censura (leed la entrada de Wikipedia). ¿Qué más se os ocurre?
  4. Otra tira cómica con personajes entrañables llena de poesía y humor es Macanudo de Liniers. Si un día no sabéis cómo empezar una clase o necesitáis un pequeño paréntesis de 5 minutos, Macanudo es una buena opción.
  5. La traducción a veces es una buena opción. He usado Maus de Art Spiegelman con estudiantes de nivel alto y siempre ha sido un éxito. Aparte de discutir sobre la relación padre-hijo y de hablar sobre el holocausto, es interesante para repasar la gramática. El padre del protagonista, como inmigrante polaco, comete incorrecciones al hablar en inglés. En la traducción eso se ha trasladado a los errores más habituales de nuestros estudiantes: confusiones entre por y para, ser y estar, pasados… Llevar algunas páginas y dejar que los estudiantes encuentren los errores y los expliquen es un buen repaso de esas cuestiones de gramática.
  6. Una obra que siempre recomiendo a mis estudiantes es Paracuellos de Carlos Giménez. Para aquellos que están interesados en la historia es una lectura apasionante.
  7. También me gusta leer con ellos cómics de otros autores españoles contemporáneos como Alfonso Zapico o Paco Roca. De este último, por ejemplo, El invierno del dibujante es una manera de introducir a los estudiantes en la historia del tebeo español o una página de Memorias de un hombre en pijama como pequeña lectura diaria.
  8. ¿Quién no ha usado nunca una viñeta de Maitena en sus clases de español? Yo las he usado muchas veces para presentar diferentes estructuras y vocabulario: oraciones de relativo, verbos de sentimiento con subjuntivo, adjetivos de carácter, etc.
  9. Otro cómic traducido que he utilizado a veces en clase es Cutlass de Charlier y Giraud. El estilo de dibujo es, además, perfecto para animar a los estudiantes ha crear su propia historieta diseñando unos personajes sencillos con estilo palote.
  10. Por último, los cómics de Juanjo Sáez como El arte, conversaciones con mi madre o Arroz pasado (la traducción del catalán Arròs covat, del que hay serie de animación) o Yo, otro libro egocéntrico, ofrecen situaciones llenas de humor con las que pasar un buen rato en clase.

Por supuesto, la lista podría continuar. Pero lo ideal sería hacerlo con otros puntos de vista, así que… ¿Cuáles son vuestros cómics favoritos para la clase de español?

Ver también

3 cosas que pregunto el primer día de clase

Sistema palitos

Sistema palitos para averiguar rápidamente qué herramientas pueden funcionar sin que yo tenga que hacer de soporte técnico

Cuando me encuentro por primera vez con un grupo nuevo, entre otras cosas hay tres que siempre me gusta averiguar: (1) ¿qué uso hacen de la tecnología?; (2) ¿quién "sabe" de tecnología?; y (3) ¿quién sabe dibujar?

(1) ¿Qué uso hacen mis alumnos de la tecnología?
Hay maneras sofisticadas de recoger información pero siempre elijo la opción fácil si hay, en este caso una hoja de papel reciclado y sistema "palitos". En el papel, los alumnos me indican qué herramientas utilizan y qué opinan sobre el uso de la tecnología, como podéis ver arriba.

¿Qué información me da?

  • Son usuarios — y por lo tanto puedo pedirles que usen la tecnología
  • Tienen Internet en casa — y por lo tanto puedo pedirles que hagan cosas fuera de las horas de clase
  • Tienen móviles — y por lo tanto voy a aprovecharlos (y no, no me preocupa que solo 11 de 12 tienen)
  • Descartaré Twitter, pero (más adelante) veremos si los 2 que no tienen cuentas de Gmail pueden abrir una, para aprovechar las posibilidades de Google Drive
  • Son todos usuarios de Facebook y por lo tanto creo que funcionará un grupo de Edmodo o una comunidad privada de Google+ con ellos (pero sigo diciendo Facebook, no gracias 😉 !)

Más adelante, quizás después de un par de semanas, cuando como grupo nos conozcamos mejor, cuando ya haya confianza, propondré una herramienta y comenzaremos a trabajar con ella y, quién sabe, si resulta que es uno de esos grupos donde hay ese feeling especial, quizás haremos un grupo de WhatsApp.

Pero eso sí, primero cuidemos la parte social, la buena dinámica de grupo, antes de digitalizarnos.

Ver también (2), abajo, para saber quién va a gestionar los grupos "tecnológicos".

Herramientas para crear encuestas
Si utilizáis un grupo de Edmodo, tenéis una herramienta excelente para las cosas así, las encuestas:

Encuesta de Edmodo

Encuesta de Edmodo, para recoger feedback de los alumnos

Los formularios de Google Drive también son increíbles, y muy fáciles de crear, para las encuestas.

 

(2) ¿Quién "sabe" de tecnología?

Como profesor de español, en clase estoy de soporte lingüístico, no de soporte técnico

Me gusta averiguar quién sabe de TICs porque luego a la hora de crear grupos para cualquier actividad que implicará usar la tecnología, conviene tener uno que "sabe" en cada grupo: de esa manera cuando necesitan "soporte técnico" para realizar cualquier tarea, no acuden primero a su profesor/a, sino a un compañero de grupo. Y no solamente que "sepa" sino que también gestione, que recoja por ejemplo los emails y que gestione los documentos de Google Drive.

Como profesor de español, en clase yo estoy de soporte lingüístico, no de soporte técnico, y si sé que saben — al menos algunos — de TICs, voy a aprovecharlo; si resulta que tienen que explicar a sus compañeros cómo crear y compartir, por ejemplo, un documento de Google Drive, me alegro: ¿hay acaso tarea más "real" que ésa?

Averiguar quién sabe cuánto es fácil: les pido a los alumnos que se pongan de pie y que se coloquen en línea, desde el que menos sabe al que más, en el orden exacto, haciéndome pasar por uno que más bien no sabe, y colocándome yo también donde corresponda:

Pies

Del 1 (los que –dicen– no saben nada) al 5 (los que manejan las TICs con facilidad)

Lógicamente, para hacerlo necesitan hablar con sus compañeros de clase, con lo cual también es una buena actividad para romper el hielo.

(3) ¿Quién sabe (más o menos) dibujar?
A la hora de crear grupos para cualquier actividad, pongo por lo tanto uno que se defiende con las TICs. Pero me gusta también tener otro que le gusta dibujar, porque de esa manera alguien en cada grupo puede ilustrar el trabajo que hagan juntos sin recurrir al pillaje en Google Images.

No hace falta que todo el mundo sepa dibujar: hace falta tener uno que esté dispuesto a hacerlo y que los demás le expliquen qué ilustraciones necesitan.

Averiguar quién sabe dibujar es fácil: os propongo una actividad divertida que vimos el año pasado para hacerlo. Dará como resultado cosas así:

3 personajes historicos

Gente famosa, dibujado por mis alumnos  ¿Reconoces quiénes son?

Ver también: ¿Qué haces el primer día de clase?

Presentarnos el primer día de clase, de la A a la Z

B de Bel

Be de Bel… (y de paso A de Amor de mi vida, dice Tom 😉 )

El otro día leí una presentación que me llamó mucho la atención: el autor había hecho una lista con las cosas que le gustan ordenadas alfabéticamente. De una forma tan sencilla estaba dando mucha información sobre la imagen que quería transmitir de sí mismo.

Esta actividad la podemos hacer con nuestros estudiantes el primer día de clase, como presentación.

Para estudiantes de niveles bajos, puede ser también una manera de repasar el alfabeto y la pronunciación.

Podemos plantearla de diferentes formas:

  1. Pueden elegir algunas letras y escribir entre una y tres cosas que les gustan para cada una de ellas o podemos animarles a que intenten encontrar al menos alguna cosa para cada letra. (Con letras como la eñe o la equis, podemos aceptar palabras que las contengan para que sea más fácil). Por supuesto, se aceptan nombres propios: ciudades, países, grupos de música… Así, también podemos trabajar cómo se pronuncian determinadas letras y palabras en español. Esta puede ser una actividad para manejar el diccionario también.
    Después el estudiante podría hacer una presentación del siguiente tipo (eligiendo las 5 letras más relevantes de su alfabeto): Mi abecedario es a de "azul", b de "Barcelona", c de "chocolate"…
    Se podrían colgar los alfabetos en la clase y les podemos animar a que les den una forma divertida o los ilustren con fotos (ver ejemplo, arriba) o con dibujos. (ver ejemplos, abajo)
  2. En un nivel más alto se les puede pedir que justifiquen sus palabras: Mi alfabeto contiene la k de "kiwi", porque el kiwi es mi fruta preferida y la erre de "Roma" porque Roma es la ciudad donde he nacido…
  3. Si pueden hablar más en español pueden intentar comparar sus listas y elegir solo una palabra con cada letra para formar el abecedario de la clase.
  4. Podemos repartir a cada estudiante unas tarjetas con algunas letras y sus palabras. Comparan con los compañeros sus tarjetas: Tengo una te de "Toledo" y una ese de "sopa"… Después pueden intentar cambiar las tarjetas que incluyen palabras con las que no se identifican por otras de sus compañeros: Te cambio la te de "Toledo" por la ge de "gatos"…

G de gato, T de Toledo

Ge de gatos, Te de Toledo, Be de bicicleta (y Be de Brahamontes, ¡claro!)

Es un modo divertido de presentarse a través de las palabras, perfecto para cualquier nivel, y en niveles bajos una manera de practicar el abecedario y la pronunciación.

Ver también esta actividad, para amantes de los gatos 😉 !

Los mapas conceptuales para aprender el vocabulario

Esta semana llegó a mis manos una fotografía del cartel que Ernesto Giménez Caballero hizo para ilustrar el panorama de la poesía española de principios del siglo XX y, al verlo, pensé inmediatamente en las sketchnotes de las que habló Tom hace unos días.

Por otro lado, pensando en las actividades para trabajar el vocabulario, me he dado cuenta de que en los casi 10 años que llevamos con este blog, si no me equivoco, no hemos dedicado todavía una entrada a una de las actividades que mejor funcionan para aprender y memorizar el vocabulario que son los mapas conceptuales.

Muy probablemente, no es casual que haya pensado en las dos cosas esta semana, ya que si miráis el cartel veréis que se parece mucho a un mapa conceptual también. Y este parecido, casi de hermanos, me ha traído a la memoria otra cita del poeta Pedro Salinas sobre el vocabulario y que habla de:

La fraternidad misteriosa que crea el hecho de llamar desde niños las mismas cosas con los mismos nombres

Cuando les enseñamos palabras nuevas a nuestros estudiantes les estamos permitiendo entrar en esa comunidad de hablantes y, aunque las hayan aprendido de adultos, compartir ese sentimiento de fraternidad.

Los mapas conceptuales, a su vez, muestran las relaciones de fraternidad entre las palabras.

Todo esto me ha hecho pensar en la propuesta de hoy. Crear un mapa del universo conceptual de nuestra clase /curso /semana /unidad (vosotros ponéis el límite que queráis). Si tenéis pizarra digital la podéis utilizar para hacerlo. También podéis usar alguna aplicación como Prezi. O empapelar las paredes de la clase de cartulinas y cintas de colores.

O aquí el que comenzó a hacer Tom en mindmup.com después de su sesión de TICs de esta mañana:

Mapa conceptual de los TICs
Mapa conceptual de las TICs para los profesores de ELE (continuará…)

La idea es que a partir de una palabra los estudiantes generen asociaciones a lo largo del tiempo que hayáis decidido con nuevas palabras que vayan aprendiendo, con ejemplos o colocaciones en las que la han usado / encontrado, con ideas afines o contrarias, etc. Si además añadís dibujos hechos por los propios estudiantes ilustrar alguna palabra, un ejemplo, etc. el resultado puede ser espectacular.

Estoy seguro de que la mayoría de los profesores usamos mapas conceptuales en clase. Os animo a compartir con todos nosotros cómo los usáis en vuestra clase, porque seguro que hay ideas muy útiles y originales.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #18
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.