Crear tu propio juego de la oca

Cartulinas
Yo recorté las cartulinas pero el resto del trabajo lo van a hacer mis alumnos…

Tanto Tom como yo, pensamos que la mejor manera de aprender es hacer cosas. Por eso, siempre sugerimos que sean los propios estudiantes los que preparen el material con el que practicarán el español. Hoy os proponemos una actividad de este tipo.

Todos hemos jugado alguna vez al juego de la oca o algún otro juego similar, ¿verdad? Y ¿por qué no hacer nuestra propia versión?

Lleva un juego de la oca a clase y, después de una pequeña actividad de presentación (algún pequeño ejercicio para descubrir el tema de la actividad), echad una partida. Después, reparte unas cartulinas y, en pequeños grupos, pide a tus estudiantes que diseñen un juego de casillas. Juntos, tienen que decidir las reglas del juego, a qué acciones obliga caer en determinada casilla, etc.

Aparte del vocabulario y de estrategias de negociación, puedes practicar con esta actividad estructuras condicionales y perífrasis de obligación o imperativo: si caes en esta casilla, tienes que retroceder dos / retrocede dos.

Una vez acabados los tableros, los estudiantes se mezclan con estudiantes de otros grupos y juegan una partida.

Tom añade:
¡No recordaba (quizá ni sabía) que todos los juegos de la oca tienen tantas casillas especiales!

Quizás podríamos "pasar" de la tradición y crear juegos de la oca temáticos, por ejemplo del Camino de Santiago:

  • Bebiste de un pozo envenenado. Pierdes un turno.
  • Señalización defectuosa: Tira dos veces — ¡hacia atrás!
  • Etcétera…

En vez de numerar las casillas, podrían poner nombres de pueblos y ciudades: Puente la Reina, Logroño, Santo Domingo de la Calzada…

  • León: ¡Qué maravilla de catedral! … ¡Pero pierdes tu turno!
  • Frómista: ¡Tienes ampollas! Pierdes un turno
  • Ponferrada: ¡Quedas detenido por los Templarios! Pierdes dos turnos

Si tenemos acceso a gente (¿otros profesores…?) que han hecho el Camino, quizás podrían preguntarles sobre sus experiencias y los posibles percances del viaje.

Y desde luego, los alumnos también tendrían que ilustrar sus casillas:

Con pan y vino se anda el camino

Divertido.

Añadir a favoritos el permalink.

5 Comments

  1. O ¿qué tal un juego de la oca de las redes sociales?

    Un hacker ha entrado en tu Hotmail. Pierdes dos turnos

    Tu nueva foto de perfil tiene 1000+ "me gustas". ¡Tira de nuevo!

    Etcétera…

  2. Me parece una idea estupenda, y también me han encantado las aportaciones de Tom (tanto la que se recoge en la misma entrada como la que escribe él en su comentario).

  3. Gracias, Alicia 😉 !

    El juego de la oca puede dar de si, pero creo que también podría parecer "poca cosa", "cosa de niños" para algunos alumnos, quizás de ciertas nacionalidades (no diré cuales 😉 )

    Pero diseñar un juego de la oca mejor puede dar incluso mucho más de si, sobre todo si o ya tienes alumnos creativos o ya de alguna manera saben y lo que les pides es la creatividad.

    Y tampoco se trata necesariamente de diseñar un juego mejor: lo que nos interesa como profes de ELE son las oportunidades que ese proceso puede generar para el uso del idioma…

  4. Totalmente de acuerdo con tus puntualizaciones, Tom :-).

    De nada :-).

  5. Tom:

    Me gusta mucho la idea de que el juego tenga una temática concreta: a veces tener un límite, como en este caso, es un acicate para la creatividad.

Deja un comentario