ELE en el país de los Juegos: China

Nuestra compañera Dulce Calvo nos cuenta cómo han ido sus 2 primeros meses en China…

Hoy hace justo 2 meses que llegué a Beijing (al estar aquí me he acostumbrado a la transcripción de los caracteres chinos al alfabeto latino según el sistema "pinyin", pero a mis estudiantes les hablo de Pekín, por supuesto, o de la grafía más minoritaria, Pequín), y es ahora cuando empiezo a sentirme a gusto en la ciudad, a pesar del hervidero en que se ha convertido: si cada día normal la ciudad ya bulle, este agosto del 2008 todavía mucho más, claro.

Empiezo a familiarizarme con la manera como la ciudad funciona, a desenvolverme de forma más natural entre sus habitantes… La verdad es que los empleados de Chivast, la agencia china con la que IH Barcelona está llevando a cabo este proyecto, me acogieron gratamente desde el primer momento (por ejemplo, el primer fin de semana que estuve aquí no dudaron en invitarme a una excursión que hicieron al Xi Bai Po, un lugar entre montañas muy significativo para los chinos, pues fue el centro de operaciones de Mao Zedong durante la Revolución China. Realmente muy interesante), y ellos son un buen ejemplo de toda la gente que he conocido hasta ahora: en general muy hospitalaria, muy generosa y muy amable.

Al principio pensaba que no eran sinceros, pues estaban tan pendientes de mí que al final parecía todo artificial, pero con el tiempo he podido comprobar que sí, que con el que es de fuera se muestran muy atentos, siempre dispuestos a ayudarle. En especial los estudiantes. Ahora tengo 15. El curso empezó con solo 2, María e Iñaki (desde el primer día les hago que elijan un nombre español, sabio consejo que me dieron Amanda, María y Marta, mis predecesoras por estos "lares"), y poco a poco el grupo fue creciendo.

Ayer llegó Josefina, la última incorporación, que ya ha hecho 300 horas de español en otra escuela de la ciudad, pero de la que se desapuntó por no gustarle el método de enseñanza, y no me extraña: me ha explicado que la profesora era china, ¡y en todo momento hablaban en chino entre ellos!

Josefina empieza el 1 de octubre la carrera de Económicas en la Universidad Juan Carlos I de Madrid. La verdad es que no sé cómo se lo hará, porque su nivel ahora es muy bajo. Estudiar en España es el deseo de todos los estudiantes que hacen un curso de 500 horas de español en Beijing. El curso es el primer trámite para conseguir su sueño: el visado. El segundo, pasar una entrevista en la Embajada española aquí. Si no la pasan, les deniegan la solicitud. Y algunos no la pasan… Mis alumnos están aterrados. Bueno, en realidad, solo algunos lo están, precisamente aquellos que menos deberían estarlo. (Creo que pasa lo mismo en todas partes).

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario