3 palabras claves en cualquier clase: sharing is caring

Sharing is caring

La madre irlandesa de un amigo de mis hijos de toda la vida les enseñó una frase mágica cuando eran muy pequeños: sharing is caring.

Les pregunté el fin de semana qué quiere decir. En catalán tenemos una frase muy parecida — compartir és viure — pero nos ha costado más una traducción adecuada al castellano. Según mi hija, quiere decir algo así como compartir es 'me importas'; quiere decir "si tú me importas, compartiré cosas contigo". La traducción es complicada porque ese "caring" conlleva algo de importar, algo de querer y algo también de cuidar.

Dervila la utilizaba cuando sus hijos se peleaban por los juguetes y mis hijos adoptaron la frase como algo muy suyo. Como todos los niños, ellos también se peleaban por los ladrillos de Lego (¡etcétera!) pero cuando eso ocurría, uno de ellos pronunciaría la frase mágica y pasaban de la rabia al entendimiento total prácticamente al instante. Era realmente bonito de ver.

Por esa misma época — finales de los 90/principios del nuevo siglo — la tecnología comenzaba a abrirse camino a pasos de gigante en todos los aspectos de la vida y, además de ir probando algunas de las posibilidades que nos ofrecía la entonces "nueva" tecnología, hice lo que era para mi un cambio importante en lo que les pedía a mis alumnos.

Antes, cuando comencé como profesor — a principios de los 80 — hacía lo que hicieron mis profesores en el colegio: además de los interminables ejercicios, (im)ponía mínimo una redacción a la semana; las recogía; corregía TODOS los errores en mayúscula con un Bic rojo, y las devolvía a los alumnos para que hicieran las correcciones pertinentes (léase volver a copiar mis correcciones).

Pero — no recuerdo cómo, quizás leyendo este libro — me di cuenta de que era mucho más interesante pedir redacciones no individuales sino colaborativas.

Y comenzaba a pedirles a mis alumnos no solamente que escribieran de forma colaborativa en su redacción, sino que también compartieran todo lo que escribían con todos los demás — primero en papel en los tablones de las paredes de las clases, y luego en blogs de aula.

Compartir no es "share"
Compartir no quiere decir "share" tal como utilizamos la palabra hoy en día en las redes sociales. Compartir no es "like": para que nuestros alumnos aprendan un idioma, ha de ser algo mucho más que hacer un "me gusta".

Flipboard Mundo ELE

Flipboard: hacer flip es muy fácil — pero no es caring

Si queremos utilizar la tecnología en nuestras clases — y entendemos que eso implica que no será el profesor sino los alumnos quien la utilizan — una de las cosas más importantes que hemos de hacer es seleccionar la herramienta más adecuada. Hay algunas que por muy populares que sean, por muchos "me gustas" que consigamos, son poco adecuadas para una clase de idiomas.

Para mi es el caso de las herramientas tipo Flipboard (aunque, para profesores, tenenos casi a punto de lanzar un Flipboard con actividades para ELE); es el caso de Instagram (donde normalmente veo muy pocos comentarios, muy poca interacción — clave para el éxito de cualquier actividad que pretenda aprovechar las TICs, aunque esta iniciativa con Instagram la seguimos con mucho interés); y lamentablemente también es el caso de Twitter (ver esta entrada, en inglés, en nuestro blog de tecnología).

(En cuanto a Facebook, dicho sea de paso, cuatro años después, sigo diciendo que "no" 😉 !)

Compartir en clase quiere decir primero compartir la experiencia de estar en clase — y disfrutar de esa experiencia de estar con esos compañeros de clase; quiere decir crear cosas juntos; quiere decir luego compartirlas entre todos (quizás también con el resto del mundo), y ahí la tecnología nos facilita mucho el trabajo; quiere decir — gracias nuevamente a la tecnología — comentar lo que hemos creado, porque ahí la tecnología nos brinda más oportunidades para usar el idioma, más oportunidades de interactuar, oportunidades que no tendremos si individualmente entregamos nuestro trabajo (individual) al profesor solo para que lo corrija y lo devuelva.

Entre las muchas herramientas que podríamos elegir para crear un espacio digital donde todo eso pueda ocurrir, os recomiendo sobre todo tres:

  1. Un blog de aula donde todos los alumnos son autores — donde escriben no solamente comentarios sino también la mayoría de las entradas; por experiencia, diría que Blogger es la mejor opción
  2. Un grupo de Edmodo — muy parecido a Facebook, pero privado, donde además se comparte únicamente lo creado juntos, no nuestras vidas privadas
  3. Una Comunidad de Google+, donde elijamos también la opción de "privada", que nos dará un espacio muy parecido a un grupo de Facebook.

Edmodo está diseñado para ser utilizado con jóvenes, y recomendaría Google+ sobre todo con adultos.

Entre otras ventajas de tener un espacio digital para nuestra clase:

  • Más colaboración
  • Más creatividad
  • Más interacción, más uso del idioma
  • Mejor dinámica de grupo
  • Más caring

Actividades para espacios digitales
¿Qúe hacemos, entonces, con nuestro espacio digital?

Os hemos propuesto últimamente varias de escritura colaborativa que van como anillo al dedo con la tecnología:

Pero compartir incluye no solamente las tareas de expresión escrita. La semana pasada, entre otras posibilidades para escribir diccionarios en clase, Eugenia nos comentó la de un diccionario de preposiciones.

Aquí un ejemplo, hecho en una clase de English for Design, en una escuela de diseño, hace ya tantos años que no recuerdo cual de mis entonces compañeros era la profesora (¿María José?):

Designing prepositions

La idea vino de una página de un diccionario, donde se ilustraban las preposiciones con una serie de flechas; mi compañero/a les pidió que hicieran en pequeños grupos algo parecido con sus propios diseños.

Fotografiadas las imágenes (y ¿en qué clase hoy en día no hay móviles para hacer eso?); compartidas en un espacio digital como los que hemos mencionado; comentadas y quizás después mejoradas, da una actividad compartida excelente, donde los alumnos darán más porque les importa, precisamente porque es compartida.

Más actividades compartidas
Otras actividades para crear cosas juntos, compartirlas y compartir la experiencia de su creación:

De todo lo que podamos querer tener en nuestras clases, crear grupo es sin lugar a dudas lo más importante y crear grupo necesariamente ha de implicar sharing is caring.

Da igual la tecnología que tengamos: lo que cuenta al final es el buen rollo que consigamos crear.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #5
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.

Añadir a favoritos el permalink.

7 Comments

  1. Tom:

    En esta entrada hay mucho "sharing". ¡Bravo!

    Es interesante cómo la tecnología está contribuyendo en el mundo moderno a banalizar otro concepto tan profundo como es "compartir". Quizás dentro de unos años la palabra "compartir" no sea más que un sinónimo de "mostrar" o incluso de "exhibir" en la peor de sus acepciones.
    En cualquier caso, no es eso lo que buscamos en clase.
    Después de años escribiendo en este blog, muchas veces proponiendo el uso de la web y todas sus herramientas en el aula, sigo creyendo que la mejor red social para aprender un idioma es la clase. Por eso, cuando decidimos usar una plataforma cualquiera, tenemos que pensar qué aporta a la experiencia de la clase presencial:¿Ganamos interacción, uso de la lengua, implicación, colaboración, creatividad…?
    La mejor manera de descubrirlo es darle vueltas y, si nos parece aprovechable, probarlo. Ensayo y error. Y, por supuesto, como hacemos aquí, compartir la experiencia y conseguir otros puntos de vista, otras ideas. No siempre conseguiremos un rendimiento óptimo. Y determinada herramienta puede que nos aporte solo un aire de novedad que atraiga el interés de los estudiantes solo en un primer momento, de modo que decidamos descartarla pronto. No pasa nada. Si en el proceso hemos tenido en cuenta a los estudiantes y han estado implicados en la toma de decisiones, en el diseño, etc., a pesar de que el proyecto fracase, el aprendizaje está garantizado. Y ese es nuestro cometido, en definitiva.

    En este sentido, las ventajas de Edmodo frente a Facebook, como apuntas, son la posibilidad de compartir documentos, de crear grupos de trabajo, de asignar tareas, de proponer encuestas, etc. Y lo interesante es que sean en la medida de lo posible los estudiantes quienes generen y gestionen los contenidos.

  2. Gracias, Xavi.

    A mi modo de ver, la pregunta que haces es clave: "¿Ganamos interacción, uso de la lengua, implicación, colaboración, creatividad…?"

    Si no, creo que NO deberíamos utilizar la tecnología. ¡Volvamos al papel+Bic, que nos sirvió tan bien durante tantos años!

    Pero creo también que las TICs — si los alumnos las utilizan para crear, compartir y comentar cosas — también ayudan: ayudan a añadir algo más a esa "mejor red social para aprender un idioma", la clase, como dices.

    Si además de todo lo que hacemos en clase, también hacemos más tanto dentro como fuera de clase, creo que luego lo que vemos es más "bueno rollo" entre todos. Compartimos cosas con el grupo, por lo tanto pertenecemos al grupo. ¡Sentir eso es tan importante!

  3. Por cierto, Tom: el año que viene tenemos otra cifra redonda que celebrar. No sé si has caído en la cuenta. 10 años de "sharing" tecnológico.

  4. ¿Los 10 años, de nuestro blog? Pues, ¡vaya! ¿Serán 10 años?!!!!

    Pués sí, aquí la primera entrada (una cita, de mi autor preferido), del 11 de agosto del 2006.

    Algo especial hemos de hacer 😉 !!!!

  5. Tom
    ¡Muchas gracias por esta entrada! Para mi compartir me recuerda a la barra de chocolate que comemos en familia, o entre amigos, para que todos disfrutemos…
    Por eso, disfruto de compartir mis experiencias, mis ideas. entre Twiter, Scoop-it, Google+ etc.
    Sólo quisiera invitarte a conocer mi FacebooK-ELE que tiene casi tres años, con más de 15 grupos secretos y/o abiertos de adultos que oscilan entre 20 a 78 años Y todo el potencial didáctico que esta EVEA le brindó a mis clases, a mi PLE y al de mis estudiantes.
    https://www.facebook.com/marcela.fritzler.7
    Por supuesto, con decálogo su correspondiente decálogo para el usuario.
    ¡Felicitaciones por los 30 años!

  6. ¿Quizas una traducccion mejor podria ser "compartir es querer"?

  7. Sí, es más corto, más sencillo, Miguel, y las mejores traducciones casi siempre son así.

    Sin embargo, quizás no lo pilla del todo: la frase implica algo de lo que decía mi hija — "tú me importas", "yo cuidaré de ti". Para mi es más que simplemente "querer", que no es poco.

Deja un comentario