Cómo corregir menos y mejor y sin miedo a las cucarachas

Los errores son cucarachas!

Cuando comencé como profesor de inglés, a finales de los 70, veía los errores como cucarachas: había que aplastarlos — ¡todos! — en seguida, al instante, rápido, ¡¡¡ZAS!!!

Después de muchos años intentando corregir inmediately (sic) y múltiples variantes como inmediatly (sic) – algo que sigo haciendo – di con una frase de Andrew Jackson, séptimo presidente de EE.UU:

It is a damn poor mind indeed which can't think of at least two ways to spell any word

Quizás no hay una relación directa entre haber encontrado la frase y un cambio que hice en mi manera de ver los errores que cometían mis alumnos – y no solamente los de ortografía. Pero en algún momento, imposible de precisar en mis ya 35 años de profesor, comencé a ver los errores de otra manera, como oportunidades, como flechas que indicaban un camino a seguir, o como campos léxicos todavía por sembrar:

Errores como oportunidades

Hoy, doy más clases de tecnología que de inglés, es decir clases de tecnología para profesores de idiomas, y una de las preguntas más frecuentes que me hacen es esta:

Cuando nuestros alumnos escriben en blogs, o en Facebook o en Twitter, etcétera, ¿cómo podemos corregir todos los errores?

Creo que muchos profesores nos obsesionamos con los errores y vemos su corrección como nuestra principal razón de ser y nos asusta la tecnología porque no vemos – entre otras cosas – cómo matar las cucarachas digitales que luego (¡qué horror!) aparecerán como plagas.

Como matar las cucarachas digitales
¿Cómo corrijo todos los errores? Sencillamente no lo hago.

Lo que hago y recomiendo es lo siguiente:

  • Dedicar las horas de clase no a escribir y usar la tecnología, sino a hablar — y al hablar detectar y enseñar aquello que no saben decir todavía, pero que luego van a necesitar para realizar la actividad, escrita o oral
  • Dar ayuda sobre todo de vocabulario, pero también de ideasy cómo expresarlas, claro. Se trata de proporcionar ayuda antes, evitando de esa manera tener que corregir errores después
  • Hacer casi todas las tareas por pareja o en grupos pequeños. De esa manera la tarea será colaborativa y comunicativa, y en vez de corregir los trabajos de 12 personas (o 18, o 25, o las que tengamos), corrijo — si es necesario — a 6 o 4 o 2.
  • NO intentar corregir TODO — es imposible y contraproducente. No hay que decir "¡Mal!", "¡Mal!", "¡Error!", "¡Error!" cuando los alumnos intentan comunicarse — y con los comentarios en un blog, por ejemplo, eso es lo que pretendo lograr: la comunicación, por incorrecta que sea.
  • Jamás corrijo comentarios, aunque sí participo, a menudo con preguntas tipo "Do you mean…?"
  • Sin embargo, con las entradas (en blogs, Edmodo…) intento (1) ayudar y (2) echar un vistazo antes de que se publiquen, corrigiendo, si es necesario, sobre todo aquello que impide la comunicación
  • Tener una actitud siempre positivo (¡no como Van Gaal 😉 !): mi función primordial no es corregir lo que mis alumnos dicen o escriben mal sino ayudarles a expresarse mejor

Más sobre cómo corregir los errores

Ver también la página de recursos de Encuentro Práctico, donde hay más sobre la corrección de los errores, que curiosamente no es una de las competencias claves del profesor, según el Instituto Cervantes.

¿Cucarachas? Bring it on!
Dicen que la mejor manera de superar el miedo a volar es volando. Para ayudarte a superar el miedo a los errores, te propongo tres actividades que (¡alegría!) generarán muchos errores.

Las tres usan una única foto de cuentas que sigo en Twitter — precisamente porque me aportan fotos fantásticas para actividades de este tipo. Añado 4 o 5 preguntas para generar ideas (¡y vocabulario!) y a partir de ese material mínimo mis alumnos — en parejas o grupos pequeños — han de escribir las historias (o contar las oralmente, grabadas en un móvil).

#1 ||| Los faunos del bosque

(1) En parejas, elegir quién es quién (eres uno de los dos personajes, y no necesariamente humano).

(2) Individualmente, contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo te llamas?
  • ¿Quién y qué eres?
  • ¿Qué ha pasado en el mundo en los últimos 100 años?
  • ¿Qué haces en el bosque?
  • ¿Desde cuándo conoces al otro personaje?

(3) En parejas, hacer una puesta en común, hacer quizás cambios en las respuestas, y usarlas como base para contar una historia.

Opcional: hacer lo mismo en grupos de 4 (o más) donde los demás miembros del grupo hacen de padres de los faunos (?).

#2 ||| Mi (¿ex-?) mejor amiga besó al Príncipe Harry

(1) En grupos de 4 o 5, determinar quién será:

  • La chica
  • El príncipe
  • El/la que saca la foto con el móvil
  • La chica que sonríe al fondo
  • Opcional El fotógrafo
  • Opcional La madre del príncipe

(2) Individualmente, apuntar ideas sobre – la pregunta — qué pasa por tu cabeza en este instante.

(3) En los grupos, puesta en común, y luego contar las diferentes versiones de la historia.

#3 ||| En el País de los Bosques Encantados

Para apreciar la foto que aparece en este tweet, quizás hay que ver las otras imágenes que aparecen en el "cómo se hizo" en el Huffington Post (¡y el impresionante video!)

Aquí recomiendo grupos de al menos 5, donde un alumno es la Reina (?) y los demás viven y trabajan en la casa.

(1) Elegir quién será la Reina.

(2) Preguntas para "los trabajadores", a contestar individualmente:

  • ¿Cómo te llamas?
  • ¿A qué te dedicas?
  • ¿Qué efectos tienen los hongos?
  • ¿La Reina es buena o mala — y por qué?
  • ¿Qué es lo que – hasta ahora – nunca has contado a nadie

(3) En una puesta en común – ¡presenciada por la Reina! – puede haber, y podríamos mantener, contradicciones y versiones que no acaban de encajarse.

Actividad ideal para que cada alumno cuente su versión en una entrada en un blog, que la Reina luego comentará.

También se puede contar las historias por parejas – marido y mujer que viven en la casa.

Importante con los blogs: para que haya más comunicación conseguir comentarios, que esta actividad logrará. ¡Luego se puede contestar a la reina!

Historias con o sin tecnología
Las actividades de esto tipo se pueden hacer — y hablamos de niveles a partir de A2 — perfectamente con papel y boli pero la tecnología nos proporciona herramientas fantásticas para realizarlas.

Las que siempre recomiendo son Blogger, Edmodo, una comunidad (privada) de Google+, y Spreaker si queremos grabar las historias. Hay muchas más, si quieres proponer alguna en los comentarios.

No hay que verlos como cucarachas…
Era Mark Twain que dijo que "si no se te ocurre al menos dos maneras de deletrear una palabra en inglés, demuestra una falta de imaginación".

Sí, en las tareas creativas, las que requieren el uso de la imaginación, tus alumnos van necesitar más ayuda de tu parte — pero se trata de ayuda, no tanto de corrección. Y sí, van a producir más errores, pero hay que ver los errores no como cucarachas sino como orugas que luego se transforman en mariposas.

Cucarachas que se convierten en mariposas

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #7
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores.

Añadir a favoritos el permalink.

5 Comments

  1. miroslava amores

    Me encanta Tom tu visión de como tratar el error. Me gusta porque de hecho he escrito un artículo que habla sobre eso, donde parto del principio que los errores no son siempre errores. Hay muchos profesores que piensan que quizás este principio quiere decir no corregir y es lo contrario, es tratar de darle salida a los mismos desde otra concepción metodológica donde podemos encontrar errores, pero también pifiadas. Me encantaría saber que técnicas utilizas en el aula para corregir errores de forma y de fluidez.

  2. Gracias, Miroslava.

    ¿Qúe técnicas utilizo…? Buf, ¡complicado! Para comenzar porque creo que hace tiempo que cambié mi forma de ver este tema y para mi ya no existen errores, solo maneras-no-del-todo-correctas de decir las cosas 😉 !

    Y haciendo autocrítica, siempre he sido bastante caótico en clase, y no haré (¡Dios me libre!) mañana lo que hice hoy.

    Técnicas… incluyen (1) callarme delante del error; (2) apuntarme cosas que dicen y elegir solo algunas para corregirlos depués; (3) interrumpir (¡horror!) para corregir; (4) cuestionar el error — p.ej. "¿Soy cansado? ¿Soy…?"; (5) accompañar (4) con muestras de dolor; (6) escribir cosas en la pizarra mientras continua la conversación y mientras — sin decir nada — llamar la atención a la forma correcta; (7) obligar a todos a cantar la frase en coro de forma correcta, sobre todo con problemas de intonación; (8) decir "Beep! Beep! Beep" — ¡y continuar diciendolo! — cuando hay errores con algo que estamos viendo en ESA unidad (p.ej. formas irregulares); (9) enseñar vocabulario más que gramática, y sobre todo frases hechas — que no es tanto corregir errores, sino prevenirlos, y ayudar así al estudiante (y sobre todo eso) a comunicarse mejor, sabiendo que es eso lo que le va a complicar su uso del idioma después, en la vida real; y para llegar a (10), acceptar que siempre, siempre, siempre vamos a cometer algun que otro fallo, y eso no nos va a impedir lograr el milagro que es comunicarnos con otra persona cuya madre le enseñó a hablar un idioma que no es nuestra.

    Son solo algunas de las técnicas que funcionan para mi — y accepto que NO funcionan para TODOS mis alumnos.

  3. Como NO tratar el error…

    Chester come to school and said,
    "Durn, I growed another head."
    Teacher said, "It's time you knowed
    The word is 'grew' instead of 'growed'."

    Shel Silverstein

    O sea, responder a lo que dicen, no a los posibles errores que cometen…

  4. Y (de un post-it que tengo en el corcho en mi despacho y un blog donde recopilo estas cosas) aquí un proceso fundamental que el profesor y el alumno han de entender:

    The road to wisdom?-Well, it's plain
    and simple to express:
    Err
    and err
    and err again
    but less
    and less
    and less.

    Piet Hein, poeta danés

    ("Err" es cometer errores — pero se aprende cometiendo muchos, y poco a poco cometiendo menos).

  5. Tom:
    Gracias por descubrirnos a Piet Hein.
    Otra cita suya que tiene mucho que ver con el tratamiento del error:

    Those who always
    know what’s best
    are
    a universal pest.

    Y otra que me ha gustado mucho y que también se puede aplicar al tratamiento del error, creo:

    There is
    one art,
    no more,
    no less:
    to do
    all things
    with art-
    lessness.

    Corrige con naturalidad y con sentido común: aquello que tenga sentido corregir en ese momento. Corrige si la corrección puede ser aprendida, va a evitar nuevos errores, facilita la comunicación y no la interrumpe…

Deja un comentario