Nuestro diccionario ideal

Como profesores o estudiantes de una lengua extranjera, generalmente estamos muy preocupados por enseñar o aprender el vocabulario de esa lengua. A menudo pensamos en el vocabulario que nos falta cuando queremos expresarnos pero raramente nos paramos a pensar en el vocabulario que le falta a la lengua.

A raíz de esta noticia publicada en El País sobre un grupo de publicistas que han emprendido una campaña para que la Real Academia de la Lengua introduzca en su diccionario la palabra "Kincón" (adaptación del nombre King Kong) podemos reflexionar sobre el lenguaje y el léxico de las diferentes lenguas.

Para trabajar con tus estudiantes puedes preparar alguna actividad de comprensión de lectura. Después de comentar la noticia, anímales en parejas a inventar ellos mismos una palabra nueva que piensen que debería estar en el diccionario. El ejercicio resultará mucho mejor si previamente habéis realizado alguna actividad con el diccionario para que se familiaricen un poco con el formato y el lenguaje de las definiciones.

Una vez que han pensado en el concepto y la palabra, redactan la definición y a continuación se celebra en clase una votación para decidir cuál debe ser la primera palabra en entrar. Se pueden proponer diferentes categorías para que varias palabras surjan elegidas: la más necesaria, la más original, la más cómica, etc.

Si puedes hacerte con un ejemplar del libro El significado de Tingo de Adam Jacot de Boinod (en España publicado por RBA), la lectura de alguna de sus páginas puede ser un modo perfecto de concluir la actividad y constatar que todas las lenguas del mundo juntas configuran un magnífico diccionario ideal para la Humanidad.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario