Menos planificación + menos material = más interacción

No battle plan survives contact with the enemy. Helmuth von Moltke, 1800-1891

Nuestra cita de esta semana es de un general alemán muy famoso para los estudiantes de historia militar, entre cuyas filas me incluyo. Dicho sea de paso, si algún día os falta un buen warmer, "3 cosas que nadie sabe de mí" funciona muy bien, como warmer y como manera de presentarnos — es decir, que cada uno ha de explicar sus tres cosas. "Nadie", en este caso, quiere decir "nadie en la clase" y si los estudiantes se conocen, "Nadie (o muy pocos)" también funciona.

Creo que la cita tiene su aplicación en nuestro día a día como profesores: preparamos nuestro "plan de batalla" pero luego cuando entramos en contacto con el enemigo ¡los alumnos 😉 !, ¿qué hacemos si nuestra planificación no acaba de funcionar, y por mil motivos diferentes? ¿La seguimos igual, ciegamente, o la cambiamos sobre la marcha? ¿Nos adaptamos a los alumnos y las circunstancias de ese día (etcétera) o tiramos adelante, aún cuando comenzamos a sospechar que vamos "perdiendo" y que tal vez Napoleón tenía razón: una retirada a tiempo es una victoria?

El fin de semana pasado me di cuenta que en casa ya no caben más miniaturas para recrear en Memoir44 la batalla de Dien Bien Phu (!), así que comencé a hacer más espacio en la estantería de mi cuarto tirando planes de clase viejos y apuntes de conferencias y cursos de formación ya muy antiguos (!!).

Scott Thornbury y Dogme ELT
En nuestra última entrada, Xavi nos comentaba dos de los ponentes y las conferencias que darán en Encuentro Práctico. Hoy voy a mencionar otro, Scott Thornbury, que dará una conferencia en inglés (¡sí, en inglés!) en la edición de Barcelona (18 y 19 de diciembre).

Entre los apuntes que se salvaron de la lucha de sobrevivir en un piso de 50m, tengo unos de una conferencia que Scott dio en nuestro English Language Teaching (ELT) Conference en Barcelona en 2013. Scott es uno de los padres (¡iba a decir "generales" 😉 !) de Dogme ELT que propone reducir al mínimo (¡incluso a cero!) los materiales y ampliar al máximo la conversación real con y entre los alumnos.

Entre mis apuntes de aquel día:

Don't write lesson plans like Swiss timetables; you need some wriggle room - so that you teach the learners, not the materials

O sea, lo que proponía era que NO deberíamos escribir planes de clase detallados al minuto, como horarios de trenes suizos, y seguirlos paso a paso con el reloj en la mano. Necesitamos lo que llamaba "wriggle room": wriggle es lo que hacen los gusanos en vez de caminar (y se pronuncia ri-gul: ¡vaya idioma, el inglés!). Es decir, necesitamos algo (¡quizás mucho!) de libertad de movimiento para poder adaptar nuestro plan a la "batalla" que comienza a librarse. Y si no lo tenemos, acabamos enseñando el material, pero no a los alumnos.

Recuerdo también otra conferencia de Scott en otra ELT Conference, quizás en el año 2000, cuando presentó por primera vez el Dogme ELT. Nos contó una clase suya en Egipto (muchos años antes de la llegada de Dogme) a la que llevó como único material la revista TIME que llevaba en la portada de esa semana una foto del Presidente Sadat (posiblemente ésta). Entró en clase, colgó la foto en la pizarra y se fue sin decir absolutamente nada… para que fueran los alumnos los que iniciaran y continuaran "la conversación".

Actividades Dogme ELE para probar en tu clase
Como actividades para tus clases, esta semana os proponemos eso, darte a ti mismo (¡y a tus alumnos!) algo de wriggle room, llegando a clase sin fotocopias y con un único ítem de material.

Os proponemos:

1 | Una foto tuya de algo que ves en la calle camino al trabajo y que puede generar conversación, como esta:

shopwindow0715

Escaparate de la Calle Bailén, Barcelona

2 | Una foto de graffiti (además de la historia militar, soy fan del streetart 😉 ). Esta foto mía por ejemplo:

Poesía en la calle

Poesía (?) de Bor der Line en una calle del Raval, Barcelona

¿Es arte o es vandalismo?, y si es arte, ¿es poesía? No es nada Dogme, pero si tienes una pizarra digital, esta actividad de reordenar los versos podría funcionar muy bien.

3 | Una foto que tengas en tu móvil quizás de una de tus aficiones o cosas que coleccionas (en mi caso, cajas vacías de queso Camembert, marca Président); y para continuar la conversación, y llegar a conocerse, los alumnos casi seguro también tienen fotos de ese tipo en su móvil. Las suyas les resultarán mil veces más interesantes que cualquier foto que puedas robar de Google Images y fotocopiar a todo color.

4| Una foto de casi cualquier periódico de casi cualquier día del año, como esta:

Mi formula para disfrutar de la vida...

Mi formula para disfrutar de la vida… ¿Realmente también necesitas fotocopias?

5 | Twitter también es una excelente fuente de imágenes para tus clases. HistoryInPics me proporciona a menudo esa "una solo foto" para una clase completa, y Fascinatingpics también.

Os hemos propuesto fotos, pero prueba también con algo que dibujes en la pizarra; con un único titular (como éste, por ejemplo); con una única palabra (por ejemplo y en estos momentos, "refugiado"); con cero material pero solo lo que llevan los alumnos en sus bolsos y bolsillos.

Si no funciona, puedes volver a la clase siguiente armado con las fotocopias de siempre pero has de probar de bajar por esos creative rabbit holes que comentábamos hace algunas semanas.

Pero pase lo que pase, si lo pruebas, vuelves aquí para contarnos la experiencia, ¿de acuerdo?

Recomendamos
Os recomiendo Encuentro Práctico, y os recomiendo especialmente la conferencia de Scott, para mí uno de los mejores ponentes que he tenido el placer de escuchar.

Ver también dos de los muchos libros de metodología que ha escrito, Teaching Unplugged (sobre Dogme ELT) y Uncovering Grammar (para profesores de inglés, pero con muchas ideas y actividades adaptables a la clase de ELE)..

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #21
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

Añadir a favoritos el permalink.

10 Comments

  1. muy buena entrada Tom! 🙂

  2. Gracias, Albert.

    Lo que quizás no queda claro del Dogme ELT/ELE… El "no planificar" incluye no planificar de antemano qué vas a enseñar, sobre todo qué conceptos gramaticales vas a enseñar, y en vez de hacer eso, responder sobre la marcha dando aquello que necesiten los alumnos para continuar la conversación.

    La entrada de Wikipedia (en inglés) lo explica muy bien. Sus caraterísticas principales:

    Conversation-driven
    Materials light
    Emergent language

  3. En un momento en el que sufrimos un ataque de regulación y todo tiene que estar secuenciado, medido, etc., algo como el Dogma ELE es un respiro. Solo hay que pensar en el orden en el que se enseñan los tiempos verbales, que hay quien toma como si fuera un orden natural y no una pura convención.
    Sin embargo, no sé si realmente el Dogma puro funciona… ¿No se produciría una interrupción constante precisamente de lo que queremos conseguir?
    Además, yo como estudiante a veces necesito sistematizar.

  4. ¿Si el Dogme puro funciona? Yo francamente lo dudo, Xavi (aunque hay gente que insiste que sí).

    Pero es como todos las metodologías, mejor no seguirla demasiado estrictamente.

    En algún momento he oído a Scott Thornbury hablar de "Dogme Light", pero jamás de Dogme duro.

    Curiosamente justo después de publicar esta entrada salir a dar una vuelta y me encontré a la puerta de IH con este poster.

    Dogme Light sería algo así: dar lugar a algo de improvisación, cosa que se facilita si no hemos entrado en clase con demasiado material que forzosamente hemos de hacer. Se trata quizás de sacar más partido de menos material…

    Por otra parte siempre me he preguntado qué haríamos los tutores que observamos las clases al ver que el formando no sigue su planificación previa… 😉

  5. Hola Tom:
    Realmente coincido contigo. Scott Thronbury solo lo conozco por fotos y por video, pero yo he tenido el placer de escuchar una de sus conferencias y es excelente, como se dice en Cuba, es uno de los caballos de Atila en la enseñanza de una lengua. Hay un libro de él que es un diccionario de metodología de la lengua que se llama A to Z, donde por orden alfabético se pueden buscar términos y categorías y no solo define sino que ejemplifica y demuestra.
    En mi caso yo también tengo de safarme del plan de clases, pero no sé como.

  6. Gracias por el comentario, Miroslava.

    Este es el libro, y lo complementa con un blog muy interesante (en inglés), con el mismo título.

  7. A eso es justo a lo que me refiero, Tom: a que el Dogma debe ser una corriente de aire fresco que nos libere de elementos innecesarios, no una cadena más.
    La primera vez que oí hablar de él me atrajo mucho la idea (tengo que reconocer que, en su momento, me llamó mucho la atención la corriente cinematográfica en la que se ha inspirado) y creo que lo que intentamos hacer Tom y yo en este blog es algo bastante cercano al Dogma, pero sin radicalismo.
    Yo creo, sin embargo, que es necesaria cierta planificación. Es muy bonita la anécdota de Scott Thornbury en El Cairo; pero, sinceramente, como estudiante espero algo más de mi profesor.
    Una planificación sin margen de maniobras, sigue con el símil bélico, no funciona, porque a menudo son los propios estudiantes los que boicotean tu temporización. Pero no creo que se pueda ganar la guerra sin estrategia.

  8. Estamos de acuerdo, Xavi, y me gusta esa frase: debe ser "una corriente de aire fresco que nos libere de elementos innecesarios, no una cadena más".

  9. Cuando estudiaba el Máster de ELE, Ernesto Martín Peris dijo una frase que de vez en cuando me obligo a recordar: "que la planificación sea un trampolín y no un corsé".
    Soy consciente que me cuesta muchísimo no agarrarme a la planificación, es como tener un salvavidas, supongo que por eso no veo viable el Dogme puro. Es más, cuando era alumna en el instituto, tuve un profesor de alemán que nos hacía clases así: traía un objeto, una imagen… Y de ahí, hablábamos. ¿Qué pasaba? Que muchos estabámos un poco perdidos (también teníamos 16 años) y no sabíamos "qué estudiar". Eso sí, teníamos todos un morro hablando en alemán inventado, que no os lo podéis ni imaginar.
    Por mi experiencia, de alumna y de docente, estoy más de acuerdo con vosotros, con el hecho de planificar y tener una estructura, pero no dejar que esa estructura se trague las necesidades de aprendizaje que aparezcan en el aula.

  10. Perdona el retraso en contestar, Laura 😉 !

    ¡Me gusta la frase de Ernesto Martín Peris que citas! Y lo del alemán inventado — seguramente más fácil (¡y divertido!) que el alemán de los alemanes 😉 !!!

    Pero me pregunto si el "problema" es demasiado planificación o demasiado material…

    Para mi aprender es hacer un trekking por las montañas: nunca está de más planificar la ruta con cuidado. Pero luego hay que saber disfrutar de los paisajes diferentes que van saliendo, y quizás ir variando la ruta en función de lo que encontremos, o los problemas (de la ruta, del tiempo, de las ganas…) que aparezcan.

    Y lo que nos fastidia la experiencia no es la planificación, o sus posteriores cambios, sino los kilos de más que llevamos en la mochila.

Deja un comentario