Warmer para romper el hielo: el aperitivo

Cacahuetes
Lo que llevo a clase: ¡cacahuetes! | Foto: Tom Walton

He aquí una actividad para romper el hielo y que los estudiantes se conozcan un poco más. Necesitarás una caja de mondadientes (y una bolsa de patatas fritas, o una bolsa de cacahuetes).

Escribe en la pizarra las palabras "aperitivo" y "picapica". Pregunta a tus estudiantes si saben el significado. Deja que lo expliquen o hagan hipótesis. Si desconocieran el significado, explícalo tú. ¿En qué situaciones se organiza toma un aperitivo en España? ¿Y un picapica? Si no lo dicen ellos, añade las posibilidades de organizar un picapica al final de un congreso, para presentar un nuevo proyecto o un máster, en una inauguración…

"¿Qué elementos no suelen faltar en un aperitivo típico español?", después de preguntarles esto y anotar sus respuestas en la pizarra, escribe la palabra "mondadientes". Anímales a hacer hipótesis sobre el significado. En cuanto lo adivinen o estén cerca, enséñales uno.

Después anímales a coger de tres a tantos mondadientes como quieran del paquete. Una vez que todos tienen como mínimo tres, les explicas que un picapica es una buena ocasión para conocer gente entre oliva y oliva. Así que cada estudiante tendrá que explicar una cosa sobre sí mismo por cada palillo que haya cogido. Todos tendrán que decir al menos tres cosas.

Puedes servir una bolsa de patatas fritas o cacahuetes para que se levanten y lo hagan mientras pican algo.

Añadir a favoritos el permalink.

7 Comments

  1. Curioso: nunca había oído la palabra "picapica", nunca enseñaría la palabra"mondadientes" sino"palillo" porque para mí es desusada, y en lugar de hablar de olivas hablaría de aceitunas. ¿Diferencias dialectales? Tengo curiosidad por saberlo. Gracias por la idea, aunque en mi clase organizaría una merienda, ya que doy clases por la tarde.😀

  2. Gracias por comentarlo, Marisa.

    Estoy contigo en lo del palillo, pero no en lo de pica-pica.

    No lo sé… ¿Pica-pica será influencia catalana, Xavi 😉 ?

  3. Me gusta mucho el comentario de Marisa, porque suscita una reflexión interesante sobre el léxico y sobre las ideas que colgamos aquí en el blog.
    En primer lugar, es evidente que todo lo que os proponemos desde el blog no es más que una sugerencia de la que partir y que siempre es necesario adaptar el léxico, la gramática, la dinámica, etc. a vuestra clase (según el nivel de los estudiantes, sus necesidades, sus gustos e intereses, el contexto en el que estudian…). Así pues, si la palabra "mondadientes" está en desuso y resulta más útil la palabra "palillo", pues la cambiamos; si en vuestra variedad dialectal usáis "aceitunas" y no "olivas", pues servís "aceitunas"; y si nuestra clase es a media tarde, organizamos una merienda (en la que yo, como buen barcelonés, serviría chocolate con melindros).
    Por otro lado, hacerles adivinar qué es un mondadientes o palillo es solo un primer paso para captar su atención. El objetivo principal es que socialicen, simular una situación real de práctica lingüística y presentar un elemento cultural. Aparte, activamos algún vocabulario de comida.

  4. Y para satisfacer la curiosidad de Tom…
    La palabra "picapica", no la he encontrado ni en los diccionarios de la lengua catalana ni en los de la lengua española, por lo que deduzco que es una de esas palabras coloquiales que pasan desapercibidas a los lexicógrafos.
    En cualquier caso, el origen está claro: es un derivado del verbo "picar" con el significado de "comer pequeñas cantidades", que creo que no es exclusivo de Cataluña (de hecho, en Argentina me consta que llaman "picada" a lo que yo llamo "picapica").
    Pero he investigado un poco más y, de acuerdo con Carsten Sinner, "picapica" es un término propio del castellano de Cataluña.
    (Sinner, C. El castellano de Cataluña : estudio empírico de aspectos léxicos, morfosintácticos, pragmáticos y metalingüísticos. Tübingen: Niemeyer, 2004)
    En este caso, sin duda, es la palabra que yo enseñaría a mis estudiantes en Barcelona.

  5. Gracias por toda la información. Era mera curiosidad lingüística, por supuesto que cada uno debe adaptar las ideas a su entorno. Me resultaba curioso encontrar tres diferencias léxicas en un texto corto, porque no tenía la sensación de que hubiera tantas diferencias entre el castellano de Cataluña y el de Madrid, no ya en un nivel más coloquial (donde siempre hay más), sino en un registro neutro como el de una entrada de blog. De nuevo gracias por todos vuestros comentarios. Aprovecho y vuelvo a preguntaros: ¿"olivas" es más frecuente que "aceitunas" en Cataluña?

  6. Marisa:
    Cuando observamos la lengua con atención, encontramos cosas verdaderamente fascinantes. A primera vista, nos puede parecer que el castellano que se habla en Madrid y el que se habla en Barcelona son prácticamente iguales; pero si nos fijamos un poco más encontraremos diferencias, y lo mismo con cualquier variedad que elijamos.
    Una de las diferencias entre variedades es la preferencia por las unidades léxicas. Por ejemplo, a mí la palabra "guisar" no me resulta desconocida ni extraña; pero en Andalucía la usan mucho más, en situaciones en las que yo diría "cocinar". Eso no quiere decir que en el castellano de Cataluña "guisar" sea un término inexistente ni que sea exclusivo del castellano de Andalucía, sino que dentro del fenómeno de la variación lingüística hay que tener en cuenta el papel que desempeña la preferencia de los hablantes.
    En cuanto a "olivas", es sin duda mucho más frecuente aquí que "aceitunas". Y en este caso hay una explicación: los hablantes bilingües normalmente sienten preferencia por aquellas palabras que existen con formas parecidas en las dos lenguas, de manera que extienden el uso en su variedad de las palabras que coinciden con el término que se usa en la otra lengua del lugar donde viven. Igual que nuestros estudiantes suelen preferir "similar" a "parecido" o "favorito" a "preferido", etc.

  7. Sí, tienes razón, y además la variación lingüística es un continuo en el que no se pueden poner fronteras. Gracias de nuevo por las respuestas.

Deja un comentario