La ley de Murphy para practicar el imperativo

En una ocasión propusimos trabajar con las famosas leyes de Murphy para practicar las oraciones condicionales. También puedes utilizarlas para practicar el imperativo.

Se trata de imaginar fórmulas mágicas para que suceda exactamente lo contrario de lo que aparentemente queremos.

Por ejemplo, cómo hacer que llueva… Diga:

  • ¡Qué día tan bonito!,¡ojalá siga así!
  • Lave el coche.
  • Riegue el jardín.
  • Lave toda la ropa que tenga y póngala a secar.
  • Organice una barbacoa.
  • Salga de casa a pie y sin abrigo.

O, por ejemplo, cómo hacer que llegue el autobús:

  • Llegue a la parada. Espere veinte minutos. Enciéndase un cigarrillo y, en la mitad de la primera calada, aparecerá.

Seguro que a los estudiantes se les ocurren muchas más…

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario