Decálogo para el/la profesor/a de ELE

Decálogo para el profesor/a de ELE

Hace unas semanas leí un artículo de la periodista argentina Leila Guerriero titulado "Arbitraria" en el que da una serie de consejos para periodistas noveles.

Cuando lo leí, me llamaron la atención algunas de las inusuales recomendaciones de la autora y el hecho de que muchas de ellas se corresponden perfectamente con lo que los profesores de ELE hacemos o deberíamos hacer en clase.

Como no creo que yo pudiera hacer una lista mejor, voy a parafrasear a Leila Guerriero para presentaros aquí mi propio decálogo para el profesor de ELE.

1. Respeta. Es un mandamiento muy básico, pero no debemos olvidar que trabajamos con personas, que nuestros estudiantes están en una situación de desventaja porque no dominan la lengua, que en la clase hay opiniones, intereses, necesidades, etc. que no tienen por qué coincidir con nuestras expectativas…

2. Exponte a la emoción ajena. Más que un imperativo es una realidad. En la clase de ELE se mueven muchas emociones y hay que estar preparado para lidiar con ellas.

3. Sé invisible. Los protagonistas son los estudiantes: escúchalos, ayúdalos, pero no seas el centro.

4. Sé curioso. Interésate por tus estudiantes y por todo lo que te rodea para que tus clases sean variadas, atractivas, ricas…

5. Aprende a trabajar con las manos. Este consejo es un poco raro, pero creo que es útil que pensemos en que en la clase se pueden hacer muchas cosas y que haciéndolas también aprendemos español.

6. Sé simple. La máxima de que “Menos es más”. Explicaciones sencillas y claras, actividades simples y eficaces, etc.

7. Ten paciencia. Como dice Leila Guerriero, ¿no es esta la clave para todo?

8. Equivócate. No pasa nada si algo sale mal, si una actividad no les gusta a tus estudiantes, si un ejercicio no da el resultado que esperabas… Persevera. El error bien utilizado es el camino del aprendizaje.

9. Acepta trabajos que crees que no puedes hacer y hazlos bien. Ese nivel que nunca has dado, ese estudiante con dificultades, la preparación de un examen… Hay muchos retos que te ayudarán a crecer como profesor.

10. Ten algo que decir. Haz que tus clases transmitan algo a los estudiantes. Intenta que descubran un autor o una canción, que las clases les sugieran ideas y opiniones, que gracias a ellas entiendan algo que les resultaba oscuro, que obtengan palabras nuevas con las que expresarse, que encuentren reconocimiento y aliento…

Os  recomiendo la lectura del precioso artículo, que apareció originalmente en la Revista Sábado de el periódico El Mercurio de Chile en abril de 2011 y que ha sido recopilado posteriormente en la antología Zona de obras, publicada por Círculo de Tiza en 2014.

¿Añadiríais algún otro consejo? ¿Cómo los interpretáis vosotros?

Añadir a favoritos el permalink.

Un Comentario

  1. Muy interesante, Xavi. El (1) y el (7) especialmente importantes y el (9) también, este último sobre todo para llegar a la edad de la jubilación con ganas de seguir enseñando 😉 !

    #11, disfruta de la experiencia de dar clase; porque si tú la disfrutas, ¿cómo puedes pretender que la disfruten tus alumnos, y si no la disfrutan, no van a aprender ni la mitad.

    Un recuento de sonrisas y risas tendría que superar siempre el número de páginas de gramática.

Deja un comentario