Tanta tecnología no es buena

Colecciono pintadas callejeras y otros graffitis y ésta me pareció curiosa.

Me hizo pensar también en l@s que acabáis esta semana nuestro módulo online de Tecnología en el aula de español.

En la última actividad del módulo, tenéis que proponer vuestra propia tarea 2.0, una actividad que siempre me ha gustado, y que siempre incluye propuestas excelentes (sobre todo las que se hacen – opcionalmente – como propuesta conjunta entre varios compañeros).

Entre las propuestas que no acaban de convencerme, siempre hay algunas que cometen el mismo error: el de querer incluir demasiada tecnología.

Claro, en el módulo vemos muchas cosas: blogs y podcasting y Google Drive y la web social y un largo etcétera… pero ¡no hay que incluirlas todas!

Las mejores actividades que implican el uso de la tecnología son casi siempre, a mi modo de ver, sencillas, con un uso limitado, más bien mínimo, de la tecnología.

En nuestras clases de ELE, practicar el idioma es nuestra dieta básica, son las patatas, por decirlo de alguna manera. La tecnología es la salsa que las convierte en patatas bravas… pero ¡conviene no abusar!

Añadir a favoritos el permalink.

8 Comments

  1. ¡Muchas gracias por la reflexión Tom!
    Actualmente estoy cursando el módulo de Tecnologías en el aula de español. Al empezar a realizar la tarea 2.0., mi grupo tuvo exactamente el problema que cuentas, pero por suerte al final ya hemos recortado un poco.

  2. You're welcome, Anna!

    La pintada, que ya me pareció curiosa (¿quién se dedica a escribir eso en una pared en la calle?), me resultó aún más curiosa cuando luego pensé: ¿no acaban el módulo de TICs esta semana? Coincidencia de las que me encantan 😉 !

  3. Estoy de acuerdo, aunque con una salvedad: lo que para algunos es demasiada tecnología, para otros significa una mayor motivación y no supone un esfuerzo adicional. De la misma forma que en una actividad se pueden integrar varias destrezas, se pueden integrar varias tecnologías. Yo creo que es justamente esa la mayor utilidad de la combinación de varias herramientas de la web 2.0 en una misma tarea.

    Para que no haya "exceso", yo diría que hay que tener en cuenta dos elementos: (1) tener claro el objetivo de la tarea y ver las herramientas como un medio, no el fin, utilizándose para generar un producto final único que, a ser posible, integre todo el contenido generado en la actividad (en un artículo de un blog, en un poster de Glogster, etc.); (2) el nivel de conocimiento tecnológico y el interés por el uso de la tecnología de los alumnos puede variar mucho. En nuestro trabajo hemos resuelto esta cuestión diferenciando las propuestas por niveles de tecnología (básico, medio, avanzado).

    Esto último sería como poner las salsas aparte para que cada uno las use a su gusto, dando varias opciones para ser creativos y enriquecer el producto final, que para todos es el mismo: un artículo de blog (unos pondrán texto y fotos, otros añadirán un vídeo, otros audio o quizás un "voki", etc.).

  4. Sí, Francisco, me gusta la idea de poner las salsas aparte y que elijan 😉 !

    Siempre y cuando no las pongan todas, claro…

  5. Una comparación más. Este comentario me ha hecho recordar lo que pasa a mucha gente con la fotografía hoy en día: que andan más preocupados por la cámara que usan que por las fotografías que hacen. Dedican más tiempo a mirar a la cámara para seleccionar entre todas las opciones que ofrecen las cámaras digitales de hoy en día que en MIRAR al mundo y VER lo que fotografiar. Me parece que confundir el fin con los medios es el problema.

    En el uso de la tecnología en el aula de español puede ocurrir algo parecido. El objetivo debe ser siempre el USO y la PRÁCTICA de la lengua, ¿no? Si los alumnos andan más ocupados resolviendo cuestiones técnicas que usando la lengua, eso es una señal de que quizás no estemos empleando la tecnología adecuadamente. Pero si emplean la lengua para buscar información, para comunicarse con los compañeros y para construir el producto final, estarán sacando provecho de cada una de esas acciones.

    En la fotografía, dominar la propia cámara es lo primero y puede bastar para lograr excelentes resultados. Acceder a mejores tecnologías está bien siempre que se sepa sacarles provecho, pero sin "perder el norte" ni olvidar que lo primero es VER. De la misma forma, en el aula, dominar una sola herramienta puede bastar y quizás sea un buen primer paso. Si nos vemos limitados o echamos en falta una funcionalidad que ofrece alguna otra tecnología, la vamos incorporando. Pero no "porque sí" o sin estar preparados. No nos vaya a salir "el tiro por la culata", "matemos moscas a cañonazos" o acaben diciéndonos "Manolete, Manolete, si no sabes torear, ¿pa' qué te metes?". 🙂

  6. ¡Hola Tom!

    ¡Muchas gracias por tenernos en cuenta en tu entrada!

    Yo también soy alumna del módulo Tecnología en el aula de español. Este es mi último módulo y estoy aprendiendo muchísimo. Las nuevas tecnologías siempre han sido mi asignatura pendiente, pero me estoy familiarizando con ellas a pasos agigantados y lo cierto es que "enganchan".

    Todo exceso es malo, pero cualquier recurso, utilizado con un fin concreto y en su justa medida puede hacer que nuestras clases sean distintas y dinámicas. La tecnología es un medio más, no un recurso imprescindible, pero puede servirnos como un gran elemento motivador, sobre todo entre esos muchachos que ya nacen con un iPad bajo el brazo y no conciben la educación sin algún tipo de artilugio de por medio.

    Una vez más, gracias por tu entrada y por tenernos en cuenta.

  7. You're welcome, Siliva ;-).

    Tienes razón: no podemos NO utilizar las TICs, por ese motivo — ya nacen suponiendo que forma parte de la vida (y de la vida, digo, no de la enseñanza).

    Pero allí también otra cosa a tener en cuenta: ver como su profe NO sepa utilizar la tecnología es quizás lo peor que le puede pasar a cualquier persona de menos de 20 años (y la cifra va creciendo de año en año). Lo mejor que podemos hacer: poner la tecnología en SUS manos y que sean ELLOS que la utilicen.

    Es un poco lo que decía Francisco: lo mejor que podemos hacer no es solamente dejar de hablar de cuántas megas y ponernos a sacar fotos y mejorarlas, sino entregar la cámara a nuestros alumnos y que, a través de las fotos que saquen, aprendan el idioma.

  8. Mi madre siempre me ha dicho que ningún exceso es bueno, así que pongamos la salsa cpn moderación para no perder el sabor del plato en cuestión. 😉

    Muchas gracias por a foto, ¡me encanta!.

    Leyre

Deja un comentario