ELE en México

Marta ConesaMarta Conesa nos explica sus impresiones después de año y medio como Directora de Estudios en IH Riviera Maya (Playa del Carmen, México).

La escuela es pequeña, y es fácil que se cree un ambiente familiar. Muchos estudiantes residen en la escuela, y el programa social tiene lugar en la escuela o en la residencia, por lo que la relación con el staff es bastante estrecha. Los alumnos se sienten acogidos y parte de la escuela.

La escuela es bastante joven y, a parte, nos encontramos en un lugar donde hay escasez de recursos pedagógicos; libros, gramáticas, materiales varios. Esta situación despierta mucha creatividad en cuanto a elaboración de materiales y rentabilización de éstos. Al mismo tiempo, hay una gran labor en adaptación de materiales a México mientras esperamos la llegada de los libros Edición Latina de niveles intermedios.

Clase de artesanía, cocina, cultura maya
En cuanto al Programa social: se potencian actividades como; baile, clase de artesanía, clase de cocina y hemos logrado una clase de cultura maya a la semana que está funcionando muy bien.

Referente a los Cursos de FP: ha sido una experiencia muy interesante. En primer lugar al tratarse de un curso realizado sólo por una tutora, ha habido mucho contacto con los alumnos.

La verdad, de entrada parece que uno no cambia de país cuando viene a México pues hablamos la misma lengua…. Pero durante este año y medio he visto que son muchas las cosas que nos diferencian lingüísticamente.

En el curso de Formación, por lo que respecta a los materiales, en muchos casos se necesitó hacer adaptaciones, muchísimas de vocabulario, claro, y otras de modismos. Por ejemplo cambiamos "El entierro de la sardina será mañana a las 19.00 en la plaza de la España Industrial" por "El grito es mañana a las 22:00 en el Zócalo" y "el domingo vamos a comer la mona a casa del tío Vicente" por "El domingo vamos por nuestra calaverita a la Plaza."

De lo más gratificante
A parte de estas pequeñas diferencias, mi experiencia en México como profesora y formadora ha sido de lo más gratificante, llevándome a descubrir un México que no conocía y a vivir la magnífica experiencia de compartir experiencias y conocimientos no sólo con los estudiantes extranjeros si no también con mis comadres y compadres, me atrevo a decir.

Apuntes

  • Vocabulario básico ¡Cuánta chamba! (cuánto trabajo); ¿Qué onda, guey? (¿Qué tal, tío?); la neta ("de verdad") — etcétera, etcétera…
  • Los mexicanos Acogedores, hospitalarios, simpáticos… aunque a veces son apariencias
  • El español mexicano Muy diferente. A veces los españoles les parecemos muy agresivos
  • Perspectivas profesionales Siempre más difícil si no eres del país. Hacer los papeles necesarios es muy complicado
  • Para saber más Un libro: Los hijos de Sanchez, de Lewis Oscar

>> Web de IH Riviera Maya

Un árbol genealógico diferente

Delante: Yo, mis hermanos; Detrás: mi padre, mi madre…

En la sala de profes, Maria Cabot nos explica una idea que se le occurió en mitad de la clase:

Hacer el árbol genealógico no parecía entusiasmarles mucho. Se me occurió pedirles que se levantaran y que representaran ellos el árbol, colocándose cada uno físicamente en su sitio — abuelos, padres, hijos, sobrinos etc. Era como si de repente se despertaran todos y de hecho lo volvimos a hacer: primero dibujaron un árbol nuevo y luego la mitad de la clase les explicaba a la otra mitad quién eran y dónde tenían que situarse. Se divirtieron mucho…

¿Por qué dio resultado?

Básicamente porque se implicaban en la tarea. Al implicarse físicamente, se implicaron también en otros niveles.

Los idiomas son como cauces de la actividad espiritual…

Los idiomas son como cauces de la actividad espiritual que en ellos se pone a fluir, pero cauces vivos y dotados de un oscuro poder de orientación que les hace conducir la líquida energía hacia campos sedientes e ignorados.

José Ortega y Gasset, "Problemas culturales: sobre la lengua francesa", en Obras completas, tomo I, Revista de Occidente, Madrid, 1966 (séptima edición), p. 547.