Resultados de la búsqueda para: microrrelatos

Tarea de microrrelatos para fans de Cortázar

rayuela2-14
Un ejemplo…

En el aeropuerto. Me pregunto ¿encontraré a @lejandra?

El principio (¿o el final…?) de la historia

En el blog hemos propuesto varias actividades relacionadas con los microrrelatos.

Aprovechando que este año se celebra el centenario del nacimiento de Julio Cortázar, os proponemos esta actividad (para niveles B2 y superior), inspirada en su obra capital: Rayuela.

Después de leer algún fragmento de la novela y de explicar a los estudiantes las diferentes formas posibles de leerla, vamos a pedirles que en grupos de 3 o 4 personas, escriban una micro Rayuela; es decir, una historia que se pueda leer de dos maneras distintas y, aun así, tenga sentido.

En los grupos se decide el argumento de la obra y cuáles van a ser los posibles órdenes de lectura. Después, de forma individual — pero colaborativa — cada una escribe un fragmento (o fragmentos) de la historia.

Finalmente, colgamos los fragmentos en las paredes de la clase, para que todos los equipos puedan leer las diferentes historias (pero os recomendamos también documentos compartidos en Google Drive para todas las tareas de expresión escrita).

Quizás les puede ayudar un ejemplo… Os proponemos éste con continuación de nuestra historia de @lejandra:

La conocí en Twitter, donde cuelga lo que pinta. Luego, cansado de seguirla sin encontrarla nunca, he venido una semana a #barcelona para buscarla. @lejandra me va dejando pistas, también en Twitter: por qué barrios anda, qué ha pintado…

Yo le contesto por Twitter… con foto si encuentro la pared donde ha pintado; o sin, si no encuentro nada, que es casi siempre.

Parece difícil, pero salen cosas muy interesantes y el resultado quizás no importa tanto como el debate que todo el proceso puede generar (cómo hacerlo, cómo mejorar el primer borrador, si la historia y sus diferentes lecturas "funcionan"…)

Mi respuesta es obvia...

Por delante, todo un futuro…

El final (¿o el principio…?) de la historia

¿Nuestro historia "funciona" de dos maneras diferentes…?

Animaos a probarlo con vuestras clases y contarnos vuestra experiencia.

Concurso de microrrelatos

¿Te cuesta que tus estudiantes escriban? ¿Les gusta escribir y te gustaría motivarles? ¿Queréis hacer algo creativo y desafiante en el aula?

Estas pueden ser algunas de las razones para animar a tus estudiantes a presentarse a un concurso de microrrelatos. Podéis escribir uno entre toda la clase (si las bases del concurso lo permiten) o por grupos o de forma individual.

Nosotros os proponemos este de Radio Lanzarote (¡si no podéis ir de vacaciones a Lanzarote, al menos podéis enviar vuestras palabras!).

100 palabras de tema libre pero con la obligatoriedad de que la radio forme parte del argumento.

¡Manos a la obra!

Taller de microrrelatos

En una entrada anterior se había comentado lo estimulantes que pueden resultar los microcuentos o microrrelatos en el aula. ¿Qué tal si montamos un pequeño taller y probamos la escritura creativa…?

Haz una introducción al microrrelato para ponerlos en contexto. Puedes aprovechar la actividad que aparece en Gente 3, Lección 11, donde se presentan tres microrrelatos de Augusto Monterroso y explicarles que es el autor de El dinosaurio.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Invítalos a que lo busquen desde sus móviles u ordenadores. Anímalos a discutir sobre este cuento y a descubrir más sobre el género.

Agrúpalos como te resulte más conveniente dependiendo del número de estudiantes y pídeles que busquen información en Internet sobre las características del género y que seleccionen dos ejemplos que crean que pueden gustar al resto de los compañeros.

Organiza una puesta en común sobre la estructura y haced una lectura en abierto para comentar los microcuentos. Verás que los microrrelatos se pueden clasificar por subgéneros. Es importante que en la pizarra recojas los distintos subgéneros según los ejemplos que se van presentando. Ellos mismos pueden irlos clasificando: de miedo, de humor, de misterio, paródicos, con juegos de palabras… Remarca la importancia que tiene el título en los minicuentos.

La tarea final consiste en hacerlos escribir dos microrrelatos distintos. Uno de terror y otro humorístico, por ejemplo. Al final hacemos un concurso y votamos los dos que más nos han gustado.

A continuación 3 ejemplos de los microrrelatos que escribieron estudiantes de B2: Continue reading

Ideas curiosas para escribir

¿Habéis leído la novela La disparition de Georges Perec? La novela está escrita sin usar la letra e. En español se tradujo como El secuestro y la vocal prohibida fue la a.

Recientemente, he leído El sentido interrogativo, ¿una novela? de Padgett Powell, una novela escrita únicamente con preguntas.

¿Por qué no proponerles a nuestros estudiantes que escriban un pequeño relato siguiendo alguna regla de este tipo?

Una frase sin la vocal "e" o "a". Incluso un párrafo o todo un relato. Puede ser un microrrelato (ver las entradas que hemos publicado al respecto).

O un texto en el que todas las oraciones deban ser interrogativas o condicionales o negativas…

Puede ser una manera muy divertida de fijar determinadas estructuras (los interrogativos, trabajar la entonación, el cambio de orden, etc.; los tiempos y los conectores de las condicionales; la doble negación, los indefinidos negativos; etc.).

Los micropoemas de Ajo

Hace unas semanas os proponíamos diferentes maneras de utilizar los poemas como actividades de calentamiento; la semana pasada, un taller de microrrelatos.

Ahora os proponemos un material que es una joya para la clase de español: los micropoemas de Ajo:

Te voy a tener que matar,
no me queda otro remedio,
el día menos pensado
te encuentran cosido a besos.

Para qué quiero un reloj
si es tiempo lo que no tengo.

Te adoraré siempre y me importas un pimiento
todavía no riman
pero ya rimarán con el tiempo.

También, en general, detecto
mucho miedo y poco peligro.
No hay peligro suficiente
para tanto tiempo como tenemos.

En Youtube encontrarás otros poemas recitadas por la propia autora.

¿Cuándo usarlos?
Para empezar la clase con los estudiantes puntuales, para terminarla, para dar paso a la pausa, cuando nos parece que los estudiantes están cansados, para presentar un tema…

¿Cómo usarlos?

  • Simplemente escuharlos o leerlos, sin más.
  • Pero también se puede analizar alguno de los juegos lingüísticos que aparecen en los poemas.
  • Debatir sobre el significado o sobre si se está de acuerdo.
  • Escribir una réplica o un poema de características similares.

¿Más propuestas…?