Resultados de la búsqueda para: whatsapp

Recortes de prensa en un grupo de WhatsApp

Lo que cobran los jugadores
Un ejemplo: lo que más ha dado de si este verano

Aquí una idea que ha funcionado muy bien: cosas que salen en la prensa, fotografiadas con el móvil y compartidas en un grupo de WhatsApp.

Con un grupo de amigos, ingleses y españoles (y ahora también una francesa — salut Marie!), llevamos varios meses compartiendo lo que sea: ha de ser interesante y el reto que nos hemos propuesto es generar debate y a través del debate aprender el idioma – que en nuestro caso son DOS idiomas (¡ahora tres!)

Es informal, divertido, a veces algo caótico pero adictivo y sorprendente cuánto consideramos que (al menos algunos) hemos aprendido.

Creo que puede funcionar también con una clase más formal – siempre y cuando todos los alumnos tengan WhatsApp y estén dispuestos a jugar…

Ver también Pictures taken by learners, shared via WhatsApp

10 entradas que tiran más de la imaginación que de la fotocopiadora

No surrender

Porque aprendí más de Springsteen que de Krashen…

No hemos decidido todavía si este blog va a continuar o no. Intentando aclarar qué deberíamos hacer, pasé parte de eso días que eran para algunos "puente" releyendo entradas viejas y – aunque lo diga yo – hay entradas que me gustan, que quizás no habría que dejar olvidadas en la consigna que es el archivo del blog, la antesala a la papelera digital que es el ciberespacio en general y la blogosfera en particular.

Aquí 10 entradas que disfruté releyendo, entre otras cosas porque, como profe viejo que soy, releer es también recordar caras (a veces acompañadas de nombres) de alumnos que hicieron algunas de las actividades que hemos propuesto en este blog.

Por orden aproximado de su fecha de publicación, 5 mías y 5 de Xavi.

Casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora

  • Porque con la actividad propuesta recuerdo haberme reído mucho en clase, eso sí, con grupos de personas que se sientan a gusto juntos, factor vital para el éxito de casi cualquier actividad, 10 cosas que los profes no soportamos
  • Porque aún recuerdo lo mucho que nos divertimos con el Lego en una clase de “English for Design”, hará ahora más de 20 años, Lego en la clase de español
  • Porque la actividad propuesta requiere que los alumnos dibujen, y me encantan las actividades de dibujo, La vuelta al mundo con ser y estar
  • Porque es una idea sencilla, pero funciona – y casi todas las mejores actividades para una clase de idiomas son así, tirando más de la imaginación que de la fotocopiadora, Si mi pareja ideal fuera un postre, sería…

Uso o usan

  • Porque a mi modo de ver, es una pregunta clave, y en la enseñanza de los idiomas creo que nos hemos equivocado terriblemente de camino, ¿Uso o usan la tecnología?

3 cosas que pregunto el primer día de clase

Sistema palitos

Sistema palitos para averiguar rápidamente qué herramientas pueden funcionar sin que yo tenga que hacer de soporte técnico

Cuando me encuentro por primera vez con un grupo nuevo, entre otras cosas hay tres que siempre me gusta averiguar: (1) ¿qué uso hacen de la tecnología?; (2) ¿quién "sabe" de tecnología?; y (3) ¿quién sabe dibujar?

(1) ¿Qué uso hacen mis alumnos de la tecnología?
Hay maneras sofisticadas de recoger información pero siempre elijo la opción fácil si hay, en este caso una hoja de papel reciclado y sistema "palitos". En el papel, los alumnos me indican qué herramientas utilizan y qué opinan sobre el uso de la tecnología, como podéis ver arriba.

¿Qué información me da?

  • Son usuarios — y por lo tanto puedo pedirles que usen la tecnología
  • Tienen Internet en casa — y por lo tanto puedo pedirles que hagan cosas fuera de las horas de clase
  • Tienen móviles — y por lo tanto voy a aprovecharlos (y no, no me preocupa que solo 11 de 12 tienen)
  • Descartaré Twitter, pero (más adelante) veremos si los 2 que no tienen cuentas de Gmail pueden abrir una, para aprovechar las posibilidades de Google Drive
  • Son todos usuarios de Facebook y por lo tanto creo que funcionará un grupo de Edmodo o una comunidad privada de Google+ con ellos (pero sigo diciendo Facebook, no gracias 😉 !)

Más adelante, quizás después de un par de semanas, cuando como grupo nos conozcamos mejor, cuando ya haya confianza, propondré una herramienta y comenzaremos a trabajar con ella y, quién sabe, si resulta que es uno de esos grupos donde hay ese feeling especial, quizás haremos un grupo de WhatsApp.

Pero eso sí, primero cuidemos la parte social, la buena dinámica de grupo, antes de digitalizarnos.

Ver también (2), abajo, para saber quién va a gestionar los grupos "tecnológicos".

Herramientas para crear encuestas
Si utilizáis un grupo de Edmodo, tenéis una herramienta excelente para las cosas así, las encuestas:

Encuesta de Edmodo

Encuesta de Edmodo, para recoger feedback de los alumnos

Los formularios de Google Drive también son increíbles, y muy fáciles de crear, para las encuestas.

 

(2) ¿Quién "sabe" de tecnología?

Como profesor de español, en clase estoy de soporte lingüístico, no de soporte técnico

Me gusta averiguar quién sabe de TICs porque luego a la hora de crear grupos para cualquier actividad que implicará usar la tecnología, conviene tener uno que "sabe" en cada grupo: de esa manera cuando necesitan "soporte técnico" para realizar cualquier tarea, no acuden primero a su profesor/a, sino a un compañero de grupo. Y no solamente que "sepa" sino que también gestione, que recoja por ejemplo los emails y que gestione los documentos de Google Drive.

Como profesor de español, en clase yo estoy de soporte lingüístico, no de soporte técnico, y si sé que saben — al menos algunos — de TICs, voy a aprovecharlo; si resulta que tienen que explicar a sus compañeros cómo crear y compartir, por ejemplo, un documento de Google Drive, me alegro: ¿hay acaso tarea más "real" que ésa?

Averiguar quién sabe cuánto es fácil: les pido a los alumnos que se pongan de pie y que se coloquen en línea, desde el que menos sabe al que más, en el orden exacto, haciéndome pasar por uno que más bien no sabe, y colocándome yo también donde corresponda:

Pies

Del 1 (los que –dicen– no saben nada) al 5 (los que manejan las TICs con facilidad)

Lógicamente, para hacerlo necesitan hablar con sus compañeros de clase, con lo cual también es una buena actividad para romper el hielo.

(3) ¿Quién sabe (más o menos) dibujar?
A la hora de crear grupos para cualquier actividad, pongo por lo tanto uno que se defiende con las TICs. Pero me gusta también tener otro que le gusta dibujar, porque de esa manera alguien en cada grupo puede ilustrar el trabajo que hagan juntos sin recurrir al pillaje en Google Images.

No hace falta que todo el mundo sepa dibujar: hace falta tener uno que esté dispuesto a hacerlo y que los demás le expliquen qué ilustraciones necesitan.

Averiguar quién sabe dibujar es fácil: os propongo una actividad divertida que vimos el año pasado para hacerlo. Dará como resultado cosas así:

3 personajes historicos

Gente famosa, dibujado por mis alumnos  ¿Reconoces quiénes son?

Ver también: ¿Qué haces el primer día de clase?

5 ingredientes vitales para cenar rico y a gusto en casa de ELE

Mi hermana y yo (los dos somos profesores de idiomas) somos diferentes, como puedes comprobar en la imagen, arriba. Nunca la he visto en clase pero me imagino que sus alumnos van a sus clases como los invitados a cenar en su casa, ilusionados, y se van con una sonrisa en los labios, no por la comida sino por lo bien que lo han pasado.

La semana pasada, hice la siguiente foto de un grupo de alumnos de mis compañeras Marta y Geni (en la foto, a la izquierda) que también se iban de nuestra casa (era el último día de su curso de formación inicial) con una sonrisa en los labios:

Ya somos profes!

Creo que se nota que hubo una buena dinámica de grupo, y como he dicho antes, eso ha de ser el objetivo #1 de todo profesor (aunque Xavi no esté de acuerdo 😉 )!

Hace casi nueve meses, comencé esta serie de citas con algo que dijo un tutor mío hace muchos años. Para la cita de esta semana, en esta penúltima entrada de la serie — a menos de 24 horas del inicio de nuestro Encuentro Práctico — voy a volver a otra cosa que dijo el mismo tutor, Neil, si mal no recuerdo el primer día de un curso de formación que hice con él como alumno:

Learning is first and foremost a social experience | Neil Forrest

Es decir, que la experiencia de aprender ha de ser ante todo una experiencia de compartir cosas. Las horas de clase que estamos juntos, las cosas de creamos juntos, las que comentamos y recordamos después, han de generar las mismas sensaciones, han de ser la misma experiencia, que estar una tarde en casa con invitados.

Cinco ingredientes sanos
¿Cómo conseguirlo? En parte depende de los alumnos, de quién tengas la buena suerte de tener en tu grupo, pero también puedes influir tú en la dinámica, como anfitrión/a. Aquí, cinco ingredientes que siempre intento poner en mis clases.

1 | Mantener siempre la expresión corporal positiva
¿Cómo recibes a los invitados en tu casa? Con los brazos abiertos, ¿verdad? con un abrazo y un beso. La expresión corporal también es importante en clase y si no te convence lo que diga Wikipedia, en YouTube o en TED.com, siempre puedes encontrar magníficos ejemplos (y también malos), explicaciones y tutoriales:

¿Cómo indicas a tus alumnos dónde han de sentarse en la mesa de tu comedor? ¿Con las palmas hacia arriba, hacia abajo o señalando con el dedo…?

2 | Regalar y generar sonrisas
En una entrada anterior, Xavi preguntaba ¿Cuál es el papel del humor en la clase de español?. Tiene muchos papeles diferentes, pero uno es ése: reírnos juntos es compartir algo sin fórmula pero a la vez es parte de la receta para que nuestros alumnos estén a gusto, que salgan contentos.

Como profesor, sé que tengo fama de duro y exigente pero, cuando era joven, siempre conseguía hacer reír a mis alumnos (me lo proponía siempre como reto, en cada una de mis clases). Sin embargo, con los años me he vuelto aún más serio y cínico, visto el estado del mundo, pero me ayudó ver este otro vídeo de TED:

¿Cuántas veces sonríes en clase? No cuesta nada y — según Ron Gutman — cada sonrisa estimula el cerebro (¿de nuestros alumnos?) tanto como 2,000 (!!!) barras de chocolate.

Pero, por muy viejos que seamos, hay que hacer el esfuerzo de regalar y generar sonrisas.

3 | Crear cosas juntos
A mi modo de ver, las cenas más ricas son casi siempre cuando los invitados no solamente cenan sino que también ayudan a preparar la comida (por no hablar de lavar los platos 😉 )! Aunque solo hagan la ensalada, o preparen unos bocatas, participar, y crear algo juntos, ayuda a generar esa buena dinámica de grupo.

Hemos propuesto varias actividades de dibujo que implican creación (aquí una que me encanta, una propuesta de mi compañera Susana Ortiz) pero también podemos crear imágenes o grabaciones (me encanta Spreaker Studio para que los alumnos hagan eso).

4 | Compartir lo que hemos creado
Tener dónde compartir lo creado también ayuda. Un espacio digital compartido — una comunidad de Google+ (es como un grupo de Facebook), una cuenta de Instagram (la actividad #3 aquí muy interesante), un grupo de WhatsApp — es posiblemente el mejor uso que podemos hacer de la tecnología con nuestros alumnos, y no porque es tecnológico, sino porque es social.

Además de lo creado como productos de las actividades de clase, esos espacios también permiten que tanto profesor/a como alumnos compartan cosas que nos gusten, que nos diviertan, que nos parezcan interesantes — y que puedan generar debate y uso del español.

Aquí un vídeo que compartí con alumnos  a través de un grupo de WhatsApp, porque me pareció divertido. "¿Alguien entiende de verdad el humor británico?", les pregunté:

Y aquí una canción que compartieron los alumnos: ¿alguien me puede explicar cómo consigue ese tipo 60 millones de vistas en solo 15 días…?

Como profesores de idiomas, además de compartir lo creado, deberíamos aprovechar las posibilidades comunicativas de los "comentarios" que podemos hacer con casi todas las herramientas "2.0". Leer lo que escriben los demás, proponer mejoras y/o proponer premios (premio a la historia más divertida, la más original, por ejemplo).

Los comentarios, además de ser nuevas oportunidades para practicar el idioma, son como la sobremesa, a menudo la parte más rica de una cena, son quizás la mejor oportunidad de ser "sociales".

5 | Entender que importa la sobremesa, más que la comida en sí
Creo que uno de los errores que cometemos muchos profesores es llevar demasiado material a clase (y posiblemente también demasiada tecnología).

Pero para que los invitados lo pasen bien, tampoco es necesario llevar más platos a la mesa, ni complicarlos elaborándolos con el Thermomix. Quizás es eso lo que siempre ha entendido mi hermana: si hay una sobremesa grata, si ayuda hábilmente a propiciarla, sonriendo, callándose para que hablen los invitados, animando la conversación cuando pasara un ángel (mi hermana), tampoco es necesario pasarse con los platos.

En mi casa, pan y queso; pizza; o bocatas; en mis clases, actividades con un material mínimo. Me pregunto a veces que diría Neil de lo que luego ocurre.

Para ser un buen profesor de idiomas, no necesitas ser un crack en tecnología y, en mi opinión, pierdes el tiempo elaborando demasiado los platos. No hay nada como una pizza hecha en casa, sobre todo si te la presentan con una sonrisa, y encima colocaste las anchoas.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #29
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.

¿Cuál es el papel del humor en la clase de español?


De nuestra cuenta de Instagram, uno de los pocos roles que no se incluyó en la viñeta original: el de hacerte el hombre invisible…

Hace ya tiempo, el genial Forges adaptó una viñeta suya sobre las amas de casa para los profesores de español –a partir de una idea de Lourdes Miquel y con texto de Nieves Alarcón– que seguro que todos conocéis. (Si no, es muy fácil encontrarla en la red 😉 ).

Llevar esta viñeta a clase puede ser una gran idea para discutir con nuestros estudiantes qué esperan del profesor en el aula y tratar con ellos el papel del profesor. O podríamos aprovechar la viñeta para reflexionar sobre algo probablemente mucho más importante: qué se espera de los alumnos en clase… Como actividad de lluvia de ideas, podrían recrear la viñeta de Forges, pero para alumnos de español.

En cuanto a los profesores, ¿estáis de acuerdo con lo que se dice en la viñeta sobre el profesor de español? ¿Suprimiríais algo? ¿Echáis algo en falta? ¿Cómo trabajáis (o trabajaríais) con la viñeta en el aula?

[Ver también otras actividades que hemos propuesto sobre los 1001 roles que han de asumir profesores y alumnos.]

Yo, personalmente, añadiría el papel de payaso. De hecho, cuando hice el curso de formación de profesores, una de las cosas que mis tutoras (¡Isabel, un abrazo!) valoraban más de mis actuaciones estelares en clase (con las fotocopias volando por el aula y otros accidentes similares) era que a los estudiantes les resultaba gracioso lo que hacía y las caras que les ponía (sin proponérmelo, algo que una clown profesional me enseñó que es la forma más eficaz de ser gracioso).

Y el misterioso personaje con el que hablan las personas que salen en este vídeo, ¿podría ser un profesor de español?

Vi el vídeo hace unos días y me gustó mucho (¡estoy totalmente de acuerdo con el objetivo de la campaña!) y creo que se le puede sacar mucho partido en clase. ¿No os parece?

Volviendo a la viñeta de Forges, hablando con Tom sobre ella, nos dimos cuenta de que, a pesar de que no hace mucho os traje una cita del cómico estadounidense Steven Wright, no hemos dicho nada sobre el humor en la clase de ELE.

¿Qué papel tiene el humor en el aprendizaje de una lengua?

A mí, personalmente, me parece que el humor es fundamental en una clase, por muchos motivos. En primer lugar, porque la risa tiene un efecto positivo en el estado de ánimo y hace que los estudiantes estén más relajados y se sientan más cómodos y, en consecuencia, estén más abiertos a la interacción y al aprendizaje, etc. En segundo lugar, el sentido del humor es una muestra de inteligencia y ya hemos hablado en varias ocasiones de la importancia de proponer a los estudiantes materiales y actividades estimulantes. Por último, el humor es algo universal, que une a todas las culturas.

Y no estoy solo: le he hecho la misma pregunta a mi compañera Elo y me ha contestado más o menos lo mismo que digo yo y me ha regalado (¡muchas gracias!) otra de sus locas y geniales ideas para la clase que voy a compartir con vosotros. Este tutorial para hacer un anuncio de teletienda, con el que está trabajando la descripción de objetos y productos con sus estudiantes. (Elo, de verdad, me preocupa lo que haces los fines de semana… 😉 ).

Pero el humor también es algo muy delicado y personal… El vídeo nos ha parecido divertido, pero ¿lo podríamos poner en clase? ¿O quizás pasa esa línea roja que no deberíamos cruzar? Hay algunos aspectos que nos parecen controvertidos, incómodos o, incluso, inapropiados. Hace unos años Fanta sacó una campaña publicitaria que levantó mucha polémica porque ridiculizaba determinados colectivos. ¿Qué tipo de humor es aceptable en clase?

Quizás podríamos confeccionar una pequeña lista entre todos con vídeos divertidos que os parecen aptos para cualquier clase de español. ¿Os parece?

¿Recordáis cuando los videoclubs eran populares? Muchas veces, al ir a devolver una película, salías con una recomendación de lo más sui géneris que el friqui dependiente del videoclub insistía en que debías ver. De esta forma, yo descubrí rarezas como Tu madre se ha comido a mi perro y otras obras de culto.

Ese es otro papel de los profesores de español, "recomendador". La de canciones, películas, poesías, cuentos… que hemos descubierto en una clase de idiomas y que se han quedado con nosotros para siempre. ¿O no?

Bueno, al final casi nos olvidamos de la cita de esta semana. Yo os propongo la última frase de la viñeta de Forges: "profe de español, que es lo mismo". A primera vista puede parecer poca cosa; pero, como veis, ha suscitado un debate interesante en el que os animamos a participar.

Pero como hablamos de humor, a clase podríamos llevar algo como:

La marihuana causa amnesia y... otras cosas que no me acuerdo

Es una de esas frases que se comparten en las redes sociales y que tanto gustan a (casi) todo el mundo. Seguro que nuestros alumnos podrían encontrar algunas muy fácilmente si buscan en sus páginas de Facebook o Twitter o en su WhatsApp, ¿verdad?

Os recomendamos comprobar si es cierto (¡que lo es!) y pedirles que traigan a clase cosas graciosas (preferiblemente en español, pero, si no tienen, aquí hay una pequeña actividad de traducción), compartirlas y votar para ordenarlas de más a menos graciosas y quizás comenzar una colección entre todos (un blog, un grupo de WhatsApp, etc.). Si tenemos una clase de larga duración (todo un trimestre, un año entero…), podríamos tener un pequeño espacio de humor, un "5 minutos", cada semana con quizás un pequeño premio al chiste, la viñeta… de la semana.

Desde aquí os animamos a compartir con nosotros vuestras reflexiones, opiniones e ideas respecto a esos debates que el tema genera.

  • ¿De qué manera debe estar presente el humor en la clase?
  • ¿Cómo lo lleváis al aula?
  • ¿Qué vídeos os parecen apropiados y cuáles no?
  • ¿Dónde está la línea roja que no se debe pasar?
  • ¿El humor es universal o cultural?

Porque el humor es una cosa muy seria.

Logo 30 años formando profesores30 años en 30 citas, #24
Para celebrar los primeros 30 años de IH Barcelona como centro de Formación ELE, vamos publicando cada semana una cita o frase de las que nos han ayudado a formarnos como profesores y como personas.